Últimos posts
Tema - Crítica de la arquitectura
Tema - diseño
Tema - edificación
Tema - Pensamiento y crítica
Jaume Prat avatar

Romper la baraja

Museo del Clima, Lérida. Toni Gironès, arquitecto. Foto: Fernando Alda

El pasado 22 de julio tuve el honor de ser citado por Pedro Torrijos en un artículo que usaba un proyecto de Harry Gugger que había colgado en Twitter como base para una reflexión interesante sobre lo inacabado. Por alusiones, me sumo a ella.

 

Primero. Twitter es aquel lugar donde sueltas un proyecto sin poderlo acompañar de una reflexión completa y estructurada. Su difusión cobra vida propia y, a veces, deja al margen algunas de las intenciones iniciales de quien ha colgado el proyecto, en este caso yo mismo. Colgué este proyecto profundamente turbado: me parecía (me parece) un buen edificio animado por planteamientos elitistas en extremo. Gugger juega con lo inacabado para legitimar los planteamientos postmodernistas más rabiosos: la celebración de la forma codificada según convenciones intelectuales oscuras, la estética de lo decadente, de lo ausente, de lo frío e impopular. Es decir: es un (buen) proyecto que legitima la enésima revisión del canon que los arquitectos hemos impuesto a los ciudadanos, un canon pensado más para representar y legitimar el poder, el establishment, lo institucional, un canon que legitima una estética antipática que ha expulsado lo atractivo, lo doméstico, lo cómodo. Lo agradable. Un canon que propone un gozo intelectual, ausente, apolíneo, mojigato y puritano. Los ciudadanos, el público, nada convencidos de sus bondades, que las hay, ahora impulsados por reflexiones propuestas desde redes sociales al margen de una academia (y, bastante, de unos COAs) que hasta hace 20 o 25 años, es decir, hasta ayer, tenían el monopolio de la opinión y de la difusión y que ahora, desconcertados, notan su pérdida de influencia sobrepasados por unas cifras de difusión que no podían ni soñar, pero que envidian profundamente. El mismo Pedro Torrijos es capaz de llegar tranquilamente a un millón de seguidores, cifras más de televisión generalista que de revista de arquitectura al uso. El truco: detectar, hablar, reflexionar sobre lo que está en la calle sin intentar imponer unos discursos que arrastran un canon cada vez más en crisis.

 

Tampoco es que lo vayamos a echar de menos.

Autor:
(Barcelona, 1975) Arquitecto por la ETSAB, compagina la escritura en su blog 'Arquitectura, entre otras soluciones' con la práctica profesional en el estudio mmjarquitectes. Conferenciante y profesor ocasional, es también coeditor de la colección de eBooks de Scalae, donde también es autor de uno de los volúmenes de la colección.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts