Últimos posts
Tema - Arquitecto y sociedad
Tema - diseño
Tema - Pensamiento y crítica
1

Según datos del INE 2020, España, el volumen de unidades familiares (demanda) que encajaría en el modelo de familia nuclear es del 43,7%, mientras que la oferta de viviendas de este modelo es del 98,55%.

2

Sobre las posibilidades de relación espacial y programática entre espacios privados y comunes en la vivienda colectiva, recomiendo ver el trabajo del estudio de arquitectura Dogma.

3

En el S. XIX, en Londres, Henry Roberts, junto a la Sociedad para la Mejora de las Condiciones de las Clases Trabajadoras , desarrolló casas de alojamiento con una amplia diversidad de tipologías para todo tipo de familias. No obstante, se trataron de limitar los espacios de encuentro entre la vecindad, entendiendo estos como un peligro moral que perjudicaba la voluntad de reforzar la privacidad y el sentimiento de propiedad. En “The Home at Work: una genealogía de la vivienda para las clases trabajadoras”, revista El Croquis, nº 208.

La gran revolución doméstica

Imagen de la película Nomadland, 2020 Una mujer se embarca en una nueva vida nómada viajando en caravana. Su casa, más que la caravana, es la suma de todos aquellos espacios compartidos a los pies de la misma.

En 1982 Dolores Hayden publica “The Grand Domestic Revolution”, un libro que visibiliza las reivindicaciones del movimiento de feministas materialistas de finales del siglo XIX para imaginar soluciones colectivas ante las desigualdades de género asociadas a una organización económica que aislaba a las mujeres en el ámbito doméstico de la casa.

 

Actualmente, da la sensación de estar presenciando otra gran revolución en la que, de nuevo, la vivienda es analizada y problematizada con mayor énfasis en base a una crítica social al ideal de familia nuclear.

 

La vivienda, partiendo de una idea de “tipología” influenciada por los modelos de construcción industrializada del S.XX, respondía, hasta ahora, a una solución espacial “tipo” para una forma de vida “tipo”.1 Hoy, la vivienda deberá responder a las necesidades contemporáneas de una sociedad atravesada por enormes cambios: el uso masivo de tecnología, las relaciones laborales, la familia, la sexualidad, la concepción de las etapas de vida más vulnerables –infancia, juventud y vejez– o los roles asociados al género.

 

No obstante, y tratando de evitar caer en soluciones asépticas, veo importante extender esta problematización más allá del ámbito privado de la casa como espacio familiar (independientemente del tipo de familia), e incorporar un segundo elemento, a mi juicio necesario, como es la importancia de repensar la vivienda desde un punto de vista tipológico que parta de la incorporación de espacios para el encuentro.

 

Y es que la inclusión de este tipo de espacios comunes, lejos de ser una moda pasajera o un añadido deseable, puede convertirse en una cuestión fundamental a la hora de desarrollar una verdadera capacidad transformadora hacia modelos de vivienda colectiva alternativa. Un elemento que nos obliga a repensar y resignificar, no sólo el concepto de familia, sino también otros como el de intimidad o propiedad. Volver a entender la casa (y por extensión, la ciudad) como la continua negociación entre lo individual y lo colectivo.

 

Si del libro de Hayden se desprende la capacidad del poder de expresarse a través de la arquitectura, y de cómo la forma arquitectónica puede ser clave a la hora de reformular dichas relaciones de poder, cabe preguntarse si podemos reapropiarnos de esta capacidad performativa de nuestra disciplina.

 

Pero conviene no llevarnos a engaño. La posibilidad de compartir no es únicamente un problema de usos solucionado con la incorporación de nuevos espacios colectivos para el ocio. Tampoco de dimensiones, en el que redefinir el tamaño de la vivienda en favor de nuevos espacios comunes. El reto al que la sociedad contemporánea nos enfrenta como disciplina consiste en incorporar lo colectivo, no como una capa más dentro del programa residencial, sino como un espacio que, junto con la vivienda privada, genere un conjunto espacial y tipológico único en el que ambos usos convivan y dialoguen, manteniendo una relación constante de interdependencia. 2

ONE ROOM HOUSING: Vivienda Colectiva en el Centro Histórico de Cuenca, Ecuador. Módulo tipológico. Proyecto académico de investigación aplicada realizado por ofic.coop. Elaboración propia

La arquitectura y la producción de vivienda no deberían ser ajenas al contexto social y económico actual ni a sus lógicas de acumulación. Nuestra disciplina puede, por el contrario, ofrecer herramientas que garanticen una redistribución del poder más justa y sostenible, generando las condiciones para que sea la ciudadanía la que recupere parte de ese poder.

 

En un contexto social en el que las formas de vida y trabajo se encuentran cada vez más atomizadas, veo en la capacidad de encontrarnos una posibilidad verdaderamente revolucionaria.3 Y es aquí donde debemos preguntarnos, ¿de qué lado está la arquitectura?

Notas de página
1

Según datos del INE 2020, España, el volumen de unidades familiares (demanda) que encajaría en el modelo de familia nuclear es del 43,7%, mientras que la oferta de viviendas de este modelo es del 98,55%.

2

Sobre las posibilidades de relación espacial y programática entre espacios privados y comunes en la vivienda colectiva, recomiendo ver el trabajo del estudio de arquitectura Dogma.

3

En el S. XIX, en Londres, Henry Roberts, junto a la Sociedad para la Mejora de las Condiciones de las Clases Trabajadoras , desarrolló casas de alojamiento con una amplia diversidad de tipologías para todo tipo de familias. No obstante, se trataron de limitar los espacios de encuentro entre la vecindad, entendiendo estos como un peligro moral que perjudicaba la voluntad de reforzar la privacidad y el sentimiento de propiedad. En “The Home at Work: una genealogía de la vivienda para las clases trabajadoras”, revista El Croquis, nº 208.

Autor:
(Águilas, 1987) Socio cooperativista y cofundador de la Oficina de Innovación Cívica S. Coop. Miembro de la red internacional CivicWise.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts