1

En términos generales puede partirse siempre de los requisitos del Conacyt, los criterios del JCR de Thomson–Reuters, Latindex y los criterios de FECYT (este último referido a España) entre otros muchos.

2

Una vez iniciada la publicación será más difícil acometer dichos cambios.

3

Algunas de estas entidades no han sido ajenas a la situación actual provocada por la COVID-19, han reducido la actividad de estudio e incorporación de nueva revistas y han aprovechado para la revisión y actualización de criterios.

Érase una vez… una revista científica (V)

CC0 Public Domain .Gratis para uso personal y comercial. No se requiere ninguna atribución Fuente: Pxhere

Érase una vez… La política editorial de las revistas científicas.

 

Otro punto importante dentro de las mismas ya que son los requisitos y condiciones que estas establecen para poder participar, además deben ser públicas y de fácil acceso. Tienen por tanto una doble misión, por un lado pautar las reglas del juego, y por otro marcar la temática y la estructura de la propia revista. Este conjunto de normas es capital para el futuro de la revista y conviene definirlas desde su inicio, puesto que es una de las secciones en las que las organizaciones evaluadoras, calificadoras e indizadoras1 hacen mayor hincapié.

 

Si estudiamos detenidamente los criterios y estándares más exigentes de las principales entidades evaluadoras podemos detectar dos bloques, uno regido por el “tiempo” (asociado bien al número de volúmenes publicado al año y/o bien de antigüedad) de la revista y otros más o menos “técnicos”. Es decir cada entidad evaluadora marca unos criterios iniciales para solicitar evaluación, por lo que anticiparse a los más exigentes es lo recomendable.2 También cabe recordar que estos índices se revisan cada año y por tanto los criterios exigidos pueden sufrir modificaciones para adaptarse a los nuevos tiempos. 3

 

La política editorial permite reglamentar y pautar el flujo del proceso editorial y los estándares de envío, recepción, evaluación y de publicación de una revista. Así se podrá garantizar un buen desarrollo y funcionamiento del trabajo editorial, conservando una homogeneidad y transparencia durante todo el proceso administrativo y editorial de la revista. Gracias a programas como OJS PKP, se facilita la toma de decisiones en cualquier momento durante el proceso editorial.

 

Por tanto esta sección, común a todas las revistas independientemente del campo, nivel y temática al que se enfoquen,  debe recoger de forma clara las reglas, normas y requerimientos por las que se rige y así marcar el buen desarrollo de la publicación. Estos elementos de la política editorial referidos al caso particular de VAD. veredes, arquitectura y divulgación son:

  1. a) Políticas de sección
  2. b) Proceso de revisión por pares
  3. c) Frecuencia de publicación
  4. d) Política de acceso abierto
  5. e) Archivar
  6. f) Principios éticos y Guía de buenas prácticas.
  7. g) Política antiplagio
  8. h) Monográficos y números extraordinarios

 

Estos criterios deben estar perfectamente preestablecidos, ser accesibles y cumplidos puesto que son requisitos imprescindibles para el buen éxito de la publicación. Como ejemplo podemos analizar una base como latindex (en concreto en catálogo 2.0) establece 35 marcadores y dos años de vida, para evaluar e incluir una revista en su base.

 

Marcar la política editorial es una labor que recae inicialmente en los miembros del equipo editorial y consejo asesor que se encarga de analizar, discutir, orientar y aprobar los diversos aspectos editoriales y/o problemas que puedan surgir durante el desarrollo de la publicación.

 

La finalidad es estandarizar y obtener la mayor calidad y transparencia del proceso editorial en todas sus fases, desde que el artículo es propuesto por el investigador hasta que finalmente es publicado, pasando por la recepción en la redacción y es asignado a los diferentes revisores.

 

Como vemos, la puesta en marcha de una revista científica conlleva varios caminos en paralelo y adelantarse a los requerimientos futuros, en definitiva establecer un marco pero lo verdaderamente importante ya lo expresó Mies van der Rohe

«Yo suelo comparar la arquitectura con el lenguaje.»

Érase una vez…


Ver post relacionados:


* Esta serie pretende recoger el proceso realizado para poner en marcha la revista científica VAD. veredes, arquitectura y divulgación. Se describirán los procesos realizados, de forma que cualquier lector (o persona interesada) pueda implementar de forma (exitosa) una publicación periódica en formato digital –revista científica o e-p-journal–. Se tratará de seguir el orden empleado pero como todos supondréis algunos procesos son paralelos y/o dependiente de otros.
** Imprescindible la colaboración que realiza Silvia Blanco, y todos los miembros de forman parte del comité científico, consejo asesor, arbitraje externo y nuestro querido informático DAO.
Notas de página
1

En términos generales puede partirse siempre de los requisitos del Conacyt, los criterios del JCR de Thomson–Reuters, Latindex y los criterios de FECYT (este último referido a España) entre otros muchos.

2

Una vez iniciada la publicación será más difícil acometer dichos cambios.

3

Algunas de estas entidades no han sido ajenas a la situación actual provocada por la COVID-19, han reducido la actividad de estudio e incorporación de nueva revistas y han aprovechado para la revisión y actualización de criterios.

Autor:
Arquitecto autónomo y no colegiado (@AAlonsoOro), que compagina la labor de editor en veredes, arquitectura y divulgación (@veredes) con las tradicionales de arquitectura. En 2019, lanza VAD. veredes, arquitectura y divulgación es una revista científica internacional de periodicidad semestral y formato digital y físico que pretende ser un canal de difusión de trabajos y reflexiones centrados en la cultura, la teoría y el proyecto de arquitectura.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts