Últimos posts
Tema - Becas
Tema - Canal Fundación Arquia

Paula Vargas: «No resulta fácil adivinar qué hace la gente en MVRDV. Y creo que incluso a ellos les gusta la ambigüedad.»

Vista de las salas de colores de MVRDV desde Achterklooster, Rotterdam. Cortesía de MVRDV. © Ossip van Duivenbode.

Paula Vargas Torres, estudiante de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, terminó las prácticas en el estudio MVRDV en Rotterdam el pasado mes de agosto. Este es su testimonio:

 

«En la entrada de la oficina de MVRDV en Rotterdam se puede leer “we create happy and adventurous places”.

En letras grandes sobre la marquesina que cubre la entrada dice “MVRDV”.

Desde fuera, si recorres la manzana, verás las salas de colores, especialmente cuando se hace de noche. Porque se ilumina como un escaparate, e incluso entonces, puede que veas gente trabajando. Desde lejos MVRDV no pasa inadvertido.

No resulta fácil adivinar qué hace la gente en MVRDV. Y creo que incluso a ellos les gusta la ambigüedad.

Por eso, a mi llegada me costó entender que en MVRDV no solo estaba trabajando para un estudio de arquitectura, sino que estaba trabajando bajo un nombre, una firma, una marca. MVRDV vende también su imagen. Y ese concepto es volátil. Sobre todo cuando se refiere a un proyecto.»

 

Lee el testimonio completo de Paula AQUÍ

 

Paula Vargas delante de la puerta del estudio MVRDV. Rotterdam 2020.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts