Últimos posts
Tema - Becas
Tema - Canal Fundación Arquia

Nina Millet: “Trabajar en amid.cero9 se ha convertido en un máster particular”

Nina Millet Ripsa, beca Arquia 2019 en amid.cero9, Madrid (febrero – julio 2020).

A principios de 2019, frustrada con la carrera de arquitectura, indecisa sobre qué dirección tomar en la vida y decepcionada con los futuros prospectos profesionales (explotada y mal pagada, si tengo la suerte de encontrar trabajo), resumiendo: en medio de una crisis existencial, encuentro por casualidad la convocatoria de becas arquia. En ese momento de mi vida parece la excusa perfecta para alejarme de la universidad un rato y cobrar un sueldo decente trabajando como becaria en un despacho prácticamente inaccesible para el común de los mortales. La experiencia me aportó mucho más…

becas-nina-millet

Propuesta ganadora del concurso Becas Durch Den Wald, Nina Millet 2019.

En el despacho pre-covid

Cuando empiezo las prácticas estoy trabajando sola junto a Cristina y Efrén, lo que se convierte prácticamente en un máster particular. Desde el principio me incluyen en el proceso creativo de distintos concursos, la parte que más me interesa y en la que no se suele trabajar siendo becario. Me fascinan las infinitas referencias artísticas que buscan para cada nuevo proyecto y el sistema de conversaciones que emplean para tomar decisiones a diario. Definitivamente tengo la sensación de haber aprendido más procesos proyectuales en pocos meses en amid.cero9 que en los 5 años de universidad. Las conversaciones durante las pausas me devuelven una ilusión por la arquitectura que daba por perdida. Mezcladas con anécdotas de sus vidas profesionales y personales, éstas configuran un entorno muy acogedor e inspirador

En el despacho post-covid

Tras solo un mes y medio viviendo en Madrid empiezan las preocupaciones por el virus. Antes del cierre de las primeras universidades de la capital, Cristina y Efrén me proponen volver a casa, temiendo que la situación se complique rápidamente y me quede encerrada en Madrid en una habitación de 5 m2 sin balcón. Por razones personales, decido viajar a Viena. Tal y como acordamos con el despacho, empiezo el teletrabajo desde Viena, que pronto se convierte en mi nueva normalidad, sin futuros prospectos de volver a Madrid. Gracias a la beca puedo seguir pagando mi habitación en Madrid, donde siguen estando mis cosas, y a la vez parte del alquiler y gastos del piso de Viena. Para Cristina y Efrén ya era habitual viajar a menudo para dar clases y desarrollar proyectos. Tenían la costumbre de trabajar a distancia con su equipo, por lo que resultó muy fácil la transición al teletrabajo. Con un Zoom diario se mantienen las conversaciones y el mismo espíritu. (…)

Ver testimonio completo de Nina AQUÍ

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts