Fernando Higueras: el talento por castigo

Por: Luis Alemany

Desde: La esfera de  Papel

En 1962, la vida de los pintores Lucio Muñoz y Amalia Avia empezaba a despegar. Él había trabajado con Oiza, Oteiza y compañía en las obras del Santuario de Arantzazu y así había juntado 800.000 pesetas para construir un chalé para los sábados y los veranos en Torrelodones, a 30 kilómetros de Madrid. Importante: 800.000 pesetas eran 800.000 pesetas, ni un duro más. Lo suficiente para hacer algo bonito, sencillo, normal. Una casita de clase media en el monte.

En ese momento, Lucio y Amalia tuvieron un golpe de suerte y una desgracia: cuando buscaron un proyecto, encontraron entre sus amigos a Fernando Higueras, el peor arquitecto posible para hacer algo bonito, sencillo, normal. Y mucho menos barato.

 

Acceder al Artículo AQUÍ

Autor:
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts