eixample

Urbanismo contra las epidemias

Barcelona modificó su tejido urbano en el siglo XIX para acabar con la insalubridad de la ciudad

Por Silvia Angulo desde La Vanguardia (Marzo 2020)

“Los problemas de salud pública fueron los que hicieron repensar la ciudad, porque las enfermedades afligían tanto a los ricos como a los pobres” .

Richard Sennet, en Construir y habitar .

Esta fue la principal razón del nacimiento del urbanismo moderno en Barcelona. De la mano de Ildefons Cerdà se planificó un nuevo barrio más allá de las murallas que fueron derribadas en 1854 para luchar contra las epidemias que azotaban en el siglo XIX las grandes urbes, cada vez más pobladas y con un grave problema de hacinamiento. Las cuarentenas impuestas en Barcelona para afrontar las enfermedades no habían funcionado, y el desarrollo de la ciencia y la estadística impuso la idea de “una ciudad higiénica y funcional que debía permitir una condición de igualdad entre todos los residentes que la utilizaban”, en palabras del urbanista Joan Busquets.

La Barcelona resiliente salió adelante de estas epidemias periódicas a través del urbanismo. Cerdà, que era ingeniero, pero fue el primero en escribir esta palabra en un texto impreso, implantó un nuevo tejido urbano y estudió las condiciones de vida de los obreros. El arquitecto Vicente Guallart explica que, al pertenecer a la corriente de los socialistas utópicos, estaba muy interesado en mejorar la situación de los trabajadores que vivían en las zonas más deprimidas y en situación de insalubridad, y el estudio lo hizo a través de la estadística. (…)

Los profesionales de la arquitectura destacan que es complicado llevar las lecciones del plan Cerdà a la actual epidemia por coronavirus que sufre Barcelona. Pero sí que coinciden en señalar que el encierro obligatorio de la población en los domicilios particulares debería suponer un antes y un después en la concepción de las nuevas viviendas que vayan a levantarse.

El confinamiento se produce a la escala de la vivienda y se convierte en el lugar en el que vivir, trabajar y descansar (living , working and resting , son microciudades. El teletrabajo ahora es más importante que en los años noventa, y desde las viviendas producimos”, apunta. De ahí que abogue por desarrollar edificios ecológicos que desde dentro puedan mirar hacia fuera y en los que se incorpore vegetación que pueda regarse con aguas grises. “Una naturaleza que muchos barceloneses, en estos días de encierro, echan de menos”.

Vicente Guallart, fundador del IAAC – Institute for Advanced Architecture of Catalonia.

Lee la noticia completa AQUÍ

 


Imagen de portada: El Eixample. En 1860, Cerdà inició la construcción de un nuevo barrio construido a través de islas de viviendas salpicadas de espacios verdes distribuidos por la ciudad (Àlex Garcia). Fuente: La Vanguardia

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts