Últimos posts
Tema - Arquitecto-cliente
Tema - Futuro
Tema - Profesión

Linkedin para arquitectos (o cómo estar perdido y ser hallado)

Internet hace posible que los arquitectos seamos accesibles y visibles para quienes quieran hallarnos. Si somos nosotros los que buscamos a otros, resulta recomendable que formemos parte de las redes sociales. Y para que ello tenga lugar siempre en el ámbito profesional, tendremos que registrarnos en LinkedIn.

 

Al hacerlo, nuestro currículum pasa de ser un listado de experiencias a ser un proyecto vivo, con vínculos interactivos. Cada acción formativa o profesional se convierte en una fuente de conexiones. Podremos contactar con alumnos de la universidad en la que hemos estudiado o con antiguos compañeros de trabajo (siempre y cuando estén dados de alta en la plataforma). Como en LinkedIn sólo se permite conectar con perfiles de segundo grado, resulta importante detallar nuestra trayectoria en la medida de lo posible.

 

Más grupos, por favor

Intervenir en grupos de LinkedIn puede ser una manera plausible y sostenible de aumentar nuestra red de contactos. Conviene prestar atención a nuestra marca personal para seleccionar grupos que verdaderamente nos reporten algún beneficio (en este artículo apuntaba cómo empezar a hacerlo). En el ámbito de la Arquitectura, existen muchos grupos en los que se publican novedades para especialistas, como The Project Manager Network o Revit España.

 

Ahora bien, cuanto más varíe la ocupación de quienes integran el grupo, más sencillo resultará encontrar sinergias. La mejor forma de llamar la atención consiste en compartir publicaciones que constituyan una fuente de información o de inspiración. Si ensalzamos logros personales reiteradamente o nos excedemos en el número de artículos publicados, con contenidos ajenos al leitmotiv del grupo, correremos el riesgo de parecer “cansinos” o poco rigurosos.

 

Gerente o asalariado, selecciona tus contactos

Tras lograr establecer contacto con cierta masa crítica de perfiles, podremos hacer uso del buscador de LinkedIn para conectar con profesionales alejados de nuestro círculo habitual. Los criterios de búsqueda de dichos perfiles serán distintos si nuestro objetivo es conseguir nuevos clientes o acceder a un contrato laboral.

 

Quienes deseen encontrar ofertas de empleo para trabajar por cuenta ajena, deberían intentar contactar con la mayor cantidad posible de reclutadores para arquitectos que formen parte de consultorías de recursos humanos y de compañías pertenecientes a nuestro sector (estudios, constructoras, ingenierías, promotoras, compañías de project management, real estate, tasadoras, universidades, entidades de formación, etc.).

Así, podremos acceder a información actualizada sobre nuevas oportunidades laborales a través de publicaciones en su feed o por mensaje directo.

 

En cambio, si gestionamos nuestro propio estudio, deberíamos tratar de conectar con posibles clientes que ostenten cargos directivos o que sean  responsables de departamento. También podríamos tratar de vincularnos con potenciales colaboradores que ofrezcan servicios complementarios a los nuestros, con los que una alianza suponga para ambos un win-win. Una vez formemos parte de su red, es importante que estudiemos cómo abordarlos. Estos perfiles suelen recibir muchas invitaciones, y si resultamos molestos, obtendremos el resultado contrario al que esperamos.

 

El buscador que ayuda a encontrar

En vez de buscar contactos, podemos preparar nuestro perfil para recibir la mayor cantidad de visitas posible. Lo conseguiremos si tenemos en cuenta que los empleadores nos buscan (y encuentran) con combinaciones de palabras clave intuitivas que añaden a la titulación académica un factor de especialización, como  “arquitecto jefe de proyecto”, “responsable de construcción”, “infografista”, etc.

 

Por el contrario, si nos definimos como “arquitecto en búsqueda activa de empleo” será más difícil aparecer en las búsquedas que se centren en localizar atributos relativos a la experiencia, la especialidad, las habilidades de gestión, de creación, manejo de software o conocimiento de un idioma.

 

Podemos optar por estandarizar nuestro titular profesional como sugieren los enunciados de los  procesos de reclutamiento o las descripciones de compañeros con una trayectoria similar a la nuestra. En cualquier caso, conviene apostar por la diferenciación si lo que queremos es que nos encuentre alguien que comparta ideario con nosotros. En ese caso, esperemos que surja el flechazo.

Autor:
Arquitecta en Morph Estudio y Directora de Proyectos de Hospitality. Es arquitecta por la UPV con un posgrado en Interiorismo en IED Barcelona. Ha colaborado como Consultora de Interiorismo en Retail con la Cámara de Comercio y fue la Coordinadora del Proyecto Umbrales by Philips de Visual Merchandising. Fundó un estudio propio y un centro de formación después de trabajar en Typsa durante varios años. Como docente y ponente, ha participado en charlas y talleres en el COAM, la Universidad Rey Juan Carlos, o las Facultades de Arquitectura de Valencia y Alicante. También ha colaborado con la agencia de comunicación de Arquitectura Pati Núñez Agency (Barcelona). Ha diseñado Pabellones, Panteones, Clínicas, Hoteles, Viviendas... y ha publicado proyectos en Proyecto Contract y en Dezeen.
  • Guido - 20 enero, 2019, 10:08

    Perdona, pero no encuentro el fin de este post… Linkedin para dummies? Hasta mis alumnos en la universidad ya usan linkedin, y de manera mas sugerente….
    Me llama la atención que Arquia considere esta guía en el apartado pensamiento y crítica…

    • Marian - 1 octubre, 2019, 13:13

      Tú lo has dicho …..tus alumnos,eso quiere decir que tienes trabajo fijo remunerado!!!!!Tienes suerte compañero!

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts