DIMENSIONES DE LA PRIVATIZACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO*

fundacion-blog-arquia-arquitectura-paisaje-transversal-espacio-publico

Por Paisaje Transversal

La plaza «Prohibido jugar al balón» se encuentra en el barrio de Egia de Donostia. Paisaje Transversal la descubrimos durante #EgiaMapa, el mapeo colectivo de espacios en desuso que realizamos allí por encargo del Centro Internacional de Cultura Contemporánea Tabakalera. Aunque popularmente se conozca como plaza Kata –en honor al único bar que hay-, este pequeño espacio enclaustrado entre altos edificios de vivienda colectiva cuenta con un cartel que dicta semejante restricción como único elemento identificativo oficial. Por lo que más de una persona podrá pensar que, efectivamente, esa es su denominación real. Quién sabe, plazas con nombres más raros se han visto, se puede argumentar (¿conocéis el curioso caso de la Plaza de la Memoria Vinculante de la Meseta de Orcasitas en Madrid?).

Más allá de este ejemplo rayano en lo absurdo, la prohibición de jugar a la pelota en el espacio público se ha convertido en un fenómeno muy extendido en España. Tal es así, que incluso el actual Gobierno se planteó en los primeros borradores de la controvertida Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana (más conocida como Ley Mordaza) penalizar la práctica del deporte en la vía pública. Una tentativa que, en gran medida, responde a ese imaginario colectivo sobre las molestias que causan los niños y niñas cuando se divierten en las plazas: así lo ratifican los cientos de letreros como el de la citada plaza donostiarra que inundan nuestras ciudades. Nos quejamos de que las niñas y niños jueguen en la calle. Y también lamentamos amargamente que hoy en día se encierren en sus casas a jugar a los videojuegos… Si se limita la utilización del espacio público y no se hace atractivo para los sectores más jóvenes de la población, ¿cómo pretendemos que éstos apaguen sus pantallas y salgan a la calle a jugar? (…)”

 

 

Accede al artículo AQUÍ

Autor:
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts