Arquitectura para todos los públicos

Imagen de Madrid para la promoción de “The Last of Us” en Europa, © Naughty Dog 2013.

“No sé cuándo has tenido tiempo de visitar todos los países que me describes. A mí me parece que nunca te has movido de este jardín”.

Kublai Kan a Marco Polo en Las Ciudades de Invisibles, de Italo Calvino.

Existe, sin duda, una forma diferente de conocer y explorar la arquitectura. Diferente a la concebida tradicionalmente y, sin embargo, no es nueva ni mucho menos . Conocer ciudades cercanas, lejanas, reales o incluso inventadas, no es nada extraño para los amantes de la lectura; pero es gracias al lenguaje audiovisual que hemos dado un salto cualitativo en la experiencia de descubrir espacios sin salir de la comodidad de nuestro hogar.

El día de la bestia, Dir. Álex de la Iglesia, 1995.

 Muy lejos de los enrevesados discursos contemporáneos del lenguaje arquitectónico existen las reminiscencias de la importancia de la arquitectura en la, me atrevería a decir, práctica totalidad de los proyectos que utilizan lenguaje visual. A veces como telón de fondo, a veces como protagonista, el espacio está siempre ahí, mudo pero lleno de mensajes a la espera de que un buen espectador sepa leerlos. A todos los que hemos paseado nuestros pies por una escuela de arquitectura se nos ha dicho aquello de “aprende a ver el mundo con ojos de arquitecto”, y la verdad es que, con un poquito de capacidad de observación, esta habilidad te permite disfrutar de las cosas de un modo diferente. Por ejemplo, volver a ver “El día de la bestia” de Álex de la Iglesia y descubrir que la película comienza en el Monasterio de Aranzazu, o encontrar referencias a “Mon Uncle” en la última campaña publicitaria de la marca Desigual, con lo que eso supone para la arquitectura.

Campaña publicitaria Desigual, 2015.

Mon Uncle, Dir. Jacques Tati, 1958.

Más allá de la propia percepción arquitectónica de los espacios o incluso de su experimentación, está la imagen ficcionada de los arquitectos. Aunque a priori pueda parecer que la percepción general está más cercana al arquitecto elegante y señorial de “Matrix” (1), no son pocas las referencias al arquetipo de trabajador explotado con más ilusión que fortuna y dejándose la piel por su trabajo. Son buenos ejemplos de esto la amplia colección de clichés recreados por Ted Mosby (Josh Radnor) en la serie “Cómo conocí a vuestra madre” (2), la explotación sufrida por Michael Newman (Adam Sandler) hasta convertirse en socio del estudio en “Click” (3), o la frustración de Tom Hansen (Joshep Gordon-Lewit) quien después de estudiar arquitectura acaba diseñando tarjetas de felicitación en “500 Days of Summer” (4).

La importancia de estas relaciones van teniendo cada vez más el reconocimiento que merecen. Ya no es tan sorprendente ver en publicaciones consolidadas secciones enteras dedicadas al binomio Arquitectura y Cine (http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/category/cine-y-arquitectura), centradas directamente en esta relación con el medio audiovisual (http://metaspaceblog.com/) e incluso la proliferación de Festivales dedicados exclusivamente a esta temática (http://www.ficarq.es/). Ni tan siquiera es algo excepcional encontrar este tipo experimentaciones en las propias aulas aunque sea al margen de los planes de estudios, como en el caso de Arquitangentes (https://www.facebook.com/arquitangentes/) o la Semana de la Arquitectura de Alcalá (http://semanaarquitecturaalcala.es/).

Taller de Pedacicos Arquitectónicos + Magicarch Architecture en la SAA 5.0.

Por supuesto, sacar el valor de lo arquitectónico más allá de los círculos de arquitectos sigue siendo un reto a día de hoy, pero ¿acaso no se lleva haciendo desde hace tiempo de una manera de manera natural a través de la pequeña y gran pantalla?

Autor:
(Murcia, 1986) Arquitecto y Arquitecto Técnico por la UCAM. Dirige el blog Pedacicos Arquitectónicos junto a Antonio Navarro y Juan Francisco Martínez además de MetaSpace Blog junto a Manuel Saga, desarrollando paralelamente su labor profesional en el campo de la construcción, el diseño y la docencia.
  • Manuel Saga - 21 febrero, 2016, 21:32

    Que te voy a decir… ¡jugar a ser arquitecto es la afición número I del siglo XXI ! Cada dos por tres andamos jugando a que somos alcaldes, generales, presidentes o jefazos que planean como van a ser las cosas; o nos aficionamos a series y películas de ficción dónde los personajes desempeñan este papel. Arquitectos! Arquitectos everywhere!

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts