Como exprimir al máximo una erasmus (de arquitectura)

0. andy mangold rucksack CC by-arquitextonica-fundacion-arquia-blog 650

Foto Rucksack CC by Andy Mangold

Cuando era pequeño, mi madre siempre me decía que no tenía edad para dar consejos.
Ahora, con casi cuarenta y recién acabada mi segunda erasmus creo que tengo tablas como para dar alguno…

Así que hemos decidido escribir este pequeño tutorial para mejorar lo que debe ser siempre una fantástica experiencia.

  • ¿Qué arquitectura te interesa?
    En mi primera erasmus elegimos el sitio porque era el único en el que el idioma lo dominábamos mi (todavía) pareja y yo. Tuvimos suerte y nuestra estancia coincidió con el boom de la arquitectura holandesa del 99. Pura casualidad… ¿Te interesa el restauro italiano?¿prefieres el barroco alemán? Infórmate y elige.

  • Una erasmus no son unas vacaciones
    Viajar, conocer gente nueva, divertirse, es parte indispensable de la erasmus, pero no es su finalidad.
    Además, en el extranjero también hay entregas ¿cuántas has conseguido compatibilizar con ir de fiesta en casa?

  • Nada de buscarte un trabajo
    Si no lo necesitas y te pones a trabajar para hacer currículo estás desperdiciando la posibilidad de exprimir al máximo tu nueva escuela. Y no, no es excusa el que el 99% de los estudios extranjeros las prácticas se cobren.

  • Aléjate de los españoles
    Los españoles tendemos a hacer pandilla súper rápido y de una forma algo autárquica.
    Creo que es mucho mejor acercarse a los autóctonos. Te dará una vivencia del entorno muchísimo más profunda, y además, como tú te irás y ellos se quedarán, tendrás muy buenos amigos a los que visitar.

  • Búscate un piso
    Las residencias son más cómodas, pero si te vas a un piso compartido, mucho mejor. Sobre todo si, como nos pasa a muchos españolit@s, nunca has vivido *fuera de casa *. Si además el piso compartído es con autóctonos de la ciudad, mucho mejor, te ayudará a conseguir el punto anterior.

  • Localiza un despacho de dirección/secretaría/catedrático…
    Y encuentra el servício que esté más cerca. Tendrá los retretes más limpios de toda la escuela cuando los necesites. Esto es un invariante mundial.

  • Aprovecha la escuela
    Todas las escuelas tienen algo especial. Un taller de maquetas brutal, un laboratorio de materiales puntero, una cátedra sobre diseño computacional… Infórmate bien y aprovecha al máximo lo que hace especial tu destino.

  • Deja de hacer arquitectura a la española
    Para eso te quedas en casa ¿no? En cuanto entres en un taller de proyectos con los ojos abiertos te darás cuenta de que se trabaja de manera muy distinta y de que el resultado no tiene nada que ver con aquello a lo que estás acostumbrado. Ese precisamente es uno de los objetivos del intercambio. Empápate. Trata de esponjar todo lo que puedas. Posiblemente te salga uno de los proyectos más horribles de tu vida, pero seguro que incorporarás algo bueno a tu caja de herramientas.

  • Prepárate para la vuelta
    Cuando regreses a casa todo va a ser distinto, y posiblemente más duro. La escuela será más rígida que antes, tu casa se te quedará chica, las clases te parecerán más pesadas y los proyectos menos interesantes… La única medicina para esto: acabar pronto, y volver a salir. A nosotros nos costó casi veinte años… (volver a salir, no acabar ¡eh!)

  • Se generoso
    Cuando ya en casa, veas a un erasmus estresado con la matrícula o a un guiri desnortado, ayúdalo. Acuérdate de que tú has estado así…

Construye Europa.

Autor:
[Miguel Villegas] Soy arquitecto, editor y consultor en arquitextonica, docente en la Escuela de Diseño CEADE-Leonardo y además de desarrollar mi tesis doctoral sobre arquitectura informacional, me dedico a hacer arquitectura al servicio de las personas junto a Lourdes Bueno Garnica en villegasbueno arquitectura. Lourdes Bueno y Miguel Villegas.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts