Últimos posts
Tema - diseño
Tema - edificación
Tema - Pensamiento y crítica
1

Concepto extraído de Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó: “¿Están nuestras casas preparadas para el #yomequedoencasa provocado por el coronavirus?” disponible en Stepienybarno (Marzo 2020)

2

Ejemplo extraído de Elizabeth Fazzare: “How Four Creatives Are Reinventing Their Spaces to WFH” disponible en en Architectural Digest (Marzo 2020)

CO-vivir 2020: Un relato sobre la transformación del espacio de habitar

Imagen: CO-VIVIR 2020: Un relato sobre la transformación del espacio de habitar. Dibujo de autora, 2020.

Desde hace 63 días Juan vive en su apartamento. Esta afirmación podría resultar obvia meses atrás, pero en las últimas semanas se ha convertido en una situación sin precedentes. Su rutina y hábitos han pasado de realizarse en lugares diferentes a concentrarse todos ellos en un único espacio: el apartamento que comparte con su familia. Juan, al igual que la mitad de la población mundial, no puede salir a la calle. El tiempo que empleaba en trasladarse a su lugar de trabajo se ha reducido considerablemente: de 10 horas a la semana a tan solo unos pasos a la habitación de al lado 1 . Las conversaciones y reuniones con sus amigos han sido sustituidas por una ventana de 46.5×26.2 cm de altura que lo conecta con el mundo real. Al igual que el balcón. Sí, ese espacio hasta ahora ignorado en los hogares y suprimido en muchos de ellos por el deseo alocado de querer ganarle m2 a la vivienda… ¡Lo que darían ahora por volver atrás!

El apartamento de Juan se transforma casi a diario en miles de sitios para albergar la vida de 5 personas 24/7:

El salón se ha transformado en la oficina de trabajo de Juan durante la jornada laboral, en sala de yoga y gimnasio al atardecer o en sala de cine que visita con su padre los fines de semana.

El pasillo de la vivienda –hasta entonces utilizado como distribuidor a las habitaciones– ha sido transformado por el abuelo de Juan en una calle temporal por la que pasear 2-3 veces al día.

La habitación de Juan y su hermano tiene una cama. O dos. Depende del momento del día. Tiene una mesa. O también dos. Por la mañana se transforma en oficina de trabajo. Por las tardes, en taller de manualidades y lettering para el que utiliza un baúl a modo de mesa y un cojín para sentarse en el suelo. Dice que esa postura le relaja. Y algunas noches se convierte en un pub lleno de amigos que siente cerca, aunque estén lejos.

Esta etapa ha obligado a Juan y a su familia a la transformación, casi sin darse cuenta, del espacio doméstico que habitan proponiendo un nuevo concepto: la vivienda como proceso. Aquella entendida como la suma de decisiones y deseos de los usuarios. Una transformación de la casa –impuesta como producto de consumo repetitivo y acabado– por medio de los objetos y acciones domésticas que lleven a cabo sus habitantes. Son los deseos y necesidades de Juan las que dibujan la escena de habitar: convertirse en chef o peluquero durante unas horas, alimentar su espíritu cinéfilo, transformar una estancia en un estudio de fotografía 2 o en un gimnasio…

La arquitectura residencial debe permitir transformar nuestro entorno para adaptarlo a nuestras necesidades y no –como venimos haciendo desde hace tiempo– adaptarnos nosotros a un espacio resultado de la construcción repetitiva y acabada como forma de construir la ciudad densa que no refleja la humanidad de quienes la habitan. Tal vez esta etapa nos ha forzado a repensar el lugar donde habitamos. A transformarlo –mínimamente– en un lugar deseado. Y nos ha demostrado lo que para muchos era evidente hace muchos años: la arquitectura residencial necesita una revisión. O dos.


Read this post in English Lenguage.
Notas de página
1

Concepto extraído de Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó: “¿Están nuestras casas preparadas para el #yomequedoencasa provocado por el coronavirus?” disponible en Stepienybarno (Marzo 2020)

2

Ejemplo extraído de Elizabeth Fazzare: “How Four Creatives Are Reinventing Their Spaces to WFH” disponible en en Architectural Digest (Marzo 2020)

Autor:
Arquitecta por la ETSAS (2017). Su proyecto final de carrera Paisajes Domésticos: sobre la arquitectura, lo social y el juego ha sido seleccionado en la Bienal de Venecia 2018. Creatividad, ganas e ilusión por mejorar cada día son características que la definen. Actualmente estudia el Máster de Diseño de Instalaciones en Arquitectura y Eficiencia Energética.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts