1

Algunos me habéis mencionado la obra completa de arquitectos como Robert Venturi, Peter Eisenman, Daniel Libeskind, Aldo Rossi… Estoy (más o menos) de acuerdo, pero no me quiero referir a arquitectos que se han ganado una gran fama sin que sepamos por qué, sino de arquitectos a quienes respetamos y admiramos y cuya obra, o buena parte de su obra, nos parece admirable, pero han hecho alguna que otra cosa inexplicable, intolerable en ellos. Me refiero a obras malas que aun siéndolo han recibido un benévolo interés porque “son de Fulano”.

Cuando los críticos han señalado que alguna obra de Kevin Roche es mala él siempre ha contestado: “Tranquilos: Soy capaz de hacerlo mucho peor”.

LA FIRMA (II)

 

En un artículo anterior proponíamos la duda de si ciertas obras solo se aprecian por ser de quien son, y sospechábamos que de no llevar la firma de un autor ilustre habrían pasado totalmente desapercibidas o despreciadas.

Como el asunto tiene cierto morbo, algunos lectores me pidieron más ejemplos y otros me propusieron algunos, y la verdad es que esto puede ser un no parar.

Antes hay que decir dos cosas: La primera es de Julio Cano Lasso, a quien he leído que un buen arquitecto puede hacer algunos malos proyectos, pero un mal arquitecto nunca hará ni uno bueno. Y eso es cierto. Un proyecto puede salir mal por muchas razones: un mal planteamiento, una caída de tensión del arquitecto, una falta de atención a algún detalle, una comodidad, un poco de pereza o de descuido… y también por algunas no imputables al arquitecto. Pero, un buen proyecto no sale de chiripa. Nunca. Es todo tan difícil… Y por lo tanto, siempre deberíamos mantener en nuestro aprecio la buena consideración que nos merece cada arquitecto por sus mejores proyectos.

Y la segunda es que, por otra parte, hay que intentar mantener el espíritu siempre crítico e independiente, y si un arquitecto a quien admiramos hace una obra que no nos termina de gustar no debemos engañarnos a nosotros mismos ni intentar disimular, sino mirarla inquisitivamente, buscando y descubriendo.

Por lo tanto, una vez declarado mi respeto y mi admiración por los autores, pero también mi crítica a alguna de sus obras, os propongo que hagáis lo mismo y que me contradigáis en alguno de los ejemplos que siguen (o en todos), que me apoyéis en otros (o en ninguno) y que dejéis  comentarios proponiendo más. Al final, hasta podríamos hacer un ranking de proyectos que no están a la altura de arquitectos que consideramos grandes.

Pienso, por ejemplo, en el proyecto de Adolf Loos para el concurso del Chicago Tribune. ¿De verdad es eso de recibo? ¿De verdad tiene eso algo que ver con Adolf Loos? Ya no se trata de que sea malo (que lo es), sino de que no tenemos ni la menor idea de a qué vino eso.

Oscar Niemeyer en Avilés era un hombre muy mayor que disfrutó haciendo un esquema sin pensar, sin medir, sin valorar, sin proporcionar, sin ajustar, sin nada. Un pre-esquema. Un divertimento. Y así quedó. Luego una serie de técnicos lo hicieron viable, pero el talento creador se quedó en una tonta caricatura.

El gran Sáenz de Oíza nos dejó cariacontecidos con unas cuantas obras. Era un hombre tan extremo y tan apasionado que cuando lo hacía mal lo hacía muy muy mal. Pienso por ejemplo en la Casa Fabriciano.

Igualmente las últimas obras de Moshe Safdie, de Kevin Roche y de muchos otros, realizadas por grandes oficinas ya sin carácter y entregadas a la comercialidad con toques chispeantes y excitantes patinan a menudo en el kitsch más descarado.

¿Seguimos?1

Notas de página
1

Algunos me habéis mencionado la obra completa de arquitectos como Robert Venturi, Peter Eisenman, Daniel Libeskind, Aldo Rossi… Estoy (más o menos) de acuerdo, pero no me quiero referir a arquitectos que se han ganado una gran fama sin que sepamos por qué, sino de arquitectos a quienes respetamos y admiramos y cuya obra, o buena parte de su obra, nos parece admirable, pero han hecho alguna que otra cosa inexplicable, intolerable en ellos. Me refiero a obras malas que aun siéndolo han recibido un benévolo interés porque “son de Fulano”.

Cuando los críticos han señalado que alguna obra de Kevin Roche es mala él siempre ha contestado: “Tranquilos: Soy capaz de hacerlo mucho peor”.

Autor:
José Ramón Hernández
Soy arquitecto desde 1995, y desde entonces vengo ejerciendo la profesión liberal. Arquitecto “con los pies en el suelo” y con mucha obra “normal” y “sensata” a sus espaldas. Además de la arquitectura me entusiasma la literatura. Acabo de publicar un libro, Necrotectónicas, que consta de veintitrés relatos sobre las muertes de veintitrés arquitectos ilustres.
  • Juan Antonio Cabezas - 11 abril, 2018, 16:13

    La Fundación Miró de Moneo en Palma. El discreto pero maravilloso estudio que le hizo Sert a pocos metros saca todas las vergüenzas a un edificio tan grandilocuente como banal.

  • José Ramón Hernández
    José Ramón Hernández - 11 abril, 2018, 16:29

    Muchas gracias, Juan Antonio.
    Tomo nota.

    Animaos a comentar. A ver si hacemos una lista.

    • Charo Velasco - 13 abril, 2018, 18:17

      A mi me viene a la cabeza el Palacio de Congresos de Foster en Valencia, cuando lo fui a ver no daba crédito…

      • José Ramón Hernández
        José Ramón Hernández - 15 abril, 2018, 21:10

        No lo conozco. Tomo nota. Muchas gracias.

  • Popi - 15 abril, 2018, 18:58

    Siguiendo con Sáenz de Oiza, el palacio de festivales de Santander. Mucho peor que la obra citada en el artículo.

    • José Ramón Hernández
      José Ramón Hernández - 15 abril, 2018, 21:14

      Sáenz de Oiza tiene una “etapa negra” (aunque salpicada también de ideas brillantes) y no quise extenderme. El palacio de festivales estaba entre mis candidatos, pero quise mencionar una sola obra y es que esa casa me parece un proyecto fallido. Pero sí; tal vez Santander sea todavía peor.

  • José Ramón Hernández
    José Ramón Hernández - 15 abril, 2018, 21:27

    En twitter me han comentado que la propuesta de Loos para el Chicago Tribune es una burla al planteamiento del concurso y a la arquitectura y cultura de los EE.UU., y que parece mentira que siendo yo irónico habitualmente no lo haya captado.
    Pues no. No capto la ironía, y si miro la planta la capto aún menos.
    Se trataría de una propuesta pre-postmoderna y pre-venturiana muchas décadas antes (1922), cuando el movimiento moderno estaba en su fase ascendente.
    La verdad es que nunca he entendido ese proyecto, y podría ser que todo fuera una broma, aunque Adolf Loos no me parece a mí precisamente un bromista. Lo veo más como un gruñón con su “ornamento y delito” que como un fanático amante de Las Vegas antes de Las Vegas.
    Menciono ese comentario y lo dejo aquí porque me parece interesante. Para que no se pierda.

  • Charo Velasco - 18 abril, 2018, 10:23

    Ahh, a mi personalmente también me pareció un proyecto fallido el edificio Fórum de Herzog & de Meuron en Barcelona, sobre todo en cuanto a los acabados.

    • José Ramón Hernández
      José Ramón Hernández - 30 abril, 2018, 13:27

      El Fórum de Barcelona no lo conozco. El CaixaForum de Madrid tenía unos zanquines vergonzosos en la escalera principal. Creo que ya, al cabo de no sé cuántos años, los han cambiado.
      Gracias por tu aportación.

  • José Ramón Hernández
    José Ramón Hernández - 30 abril, 2018, 13:29

    Caigo en la cuenta de que no he citado el palacio episcopal de Astorga, de Gaudí, que me parece un ejemplo notorio de lo que he querido decir.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts