1

Según la estadística del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en los 3 últimos años se ha producido un descenso de un 17,2% en los estudios universitarios de la rama de “Arquitectura e Ingeniería” (puedes comprobarlo en este artículo publicado en abril de este año en ‘20 MINUTOS’).
http://www.20minutos.es/noticia/2724267/0/universidades-matriculados-ingenieria-salidas-laborales/

2

Los datos tomados para este artículo han sido tomados de los informes anuales titulados “Datos y Cifras del Sistema Universitario Español” elaborados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para los cursos 2013/14 y 2014/15. Ver PDFs aquí:
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/educacion-mecd/areas-educacion/universidades/estadisticas-informes/datos-cifras/DATOS_CIFRAS_13_14.pdf
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/educacion-mecd/areas-educacion/universidades/estadisticas-informes/datos-cifras/Datos-y-Cifras-del-SUE-Curso-2014-2015.pdf

Estudiar arquitectura: un fenómeno en preocupante regresión

estudiantes-etsa-valladolid-500ppp-by-rodrigo-almonacid

Foto (c) Rodrigo Almonacid: alumnos de la E.T.S. Arquitectura de Valladolid visitando el yacimiento romano de Tusculum, Italia, 2009.

Lo que intuíamos hace un tiempo, ya es un hecho confirmado: estudiar Arquitectura no interesa. O, para ser precisos, interesa cada vez menos. En los últimos años, al comienzo de cada curso académico, se constata una bajada en el número de nuevos matriculados en Arquitectura (1). Empezó con un lento descenso en la demanda por los futuros estudiantes universitarios, que empezaron a elegir otros estudios donde graduarse. Quizá este fenómeno ha pasado inadvertido pues no ha afectado apenas a las escuelas de arquitectura: se seguían llenando las aulas; aunque, eso sí, ya no con el mismo perfil de estudiante. Éste llega cada año con una nota general de corte más baja (de 8,44 de nota media de ingreso en “Arquitectura y Construcción” en 2013/14 a 8,26 en 2014/15), y en correspondencia también con la preparación específica (en “Dibujo Técnico II” se ha descendido de 7,56 a 7,33 en los dos últimos cursos igualmente), según fuentes ministeriales (2).

En términos demo-geográficos, el estudiante cada vez es más “local”, y elige estudiar algo que tenga en su propia ciudad para evitar sobrecostes por desplazamiento fuera del hogar familiar a los ya altos costes de los estudios universitarios. La elección, a diferencia de lo acostumbrado, ya no solo depende del gusto y capacidad del joven bachiller, sino de un factor económico cada vez más decisivo. En las grandes capitales (Madrid, Barcelona) este declive solo afecta a la calidad de los ingresados, pero no a la cantidad de admitidos, pues incluso las migajas de las grandes ETSAs dan para llenar escuelas satélites de estas en muchos casos. Por el contrario, aquellas con una demografía menos densa se resienten mucho, y más si el coste del crédito universitario es muy elevado respecto a otras localizaciones, como está ocurriendo en Valladolid, que pese atender las 9 provincias de Castilla y León, Cantabria y Asturias ha descendido en casi un tercio los nuevos matriculados en 2016/17. Compárese el coste de 23,34€/crédito de la ETSA.Valladolid (la 3ª más cara de España) con el de Galicia, de sólo 11,89€/crédito, la mitad de barata. ¿Increíble, verdad?

La consecuencia directa —aunque me temo que tampoco nos estamos apercibiendo del asunto, quizá aún es algo pronto para detectarlo—, es que el alumno egresado sale con una nota media en su expediente académico de casi medio punto menos: de 7,10 en 2009/10 a 6,67 en 2012/13. Es decir, los arquitectos salen con una preparación peor para enfrentarse al panorama laboral más complicado de la historia de la profesión, y más si hablamos en términos de competitividad profesional y de la retribución del trabajo en el mercado. No digo que salgan mal preparados, pero sí peor que antes, por motivos varios que darían para escribir otro post…

Justificaciones hay muchas para esta regresión, pero sobre todo una: la escasez de trabajo como “arquitecto” (en su ejercicio “clásico” como diseñador de edificio, quiero decir). Este hecho es innegable, pero también lo es el hecho de que ni las ETSAs ni los Colegios de Arquitectos están sabiendo transmitir la gran cantidad de trabajos para el que está capacitado un arquitecto, lo que la gente conoce como las “salidas laborales”. Error de bulto y de urgente rectificación.

La sociedad española actual tiene un mal concepto de nuestra profesión —no digo nada nuevo—, y es lógico que unos padres no deseen que su hijo pase a ser uno más de los estigmatizados por la crisis. ¿Nos vamos a quedar con los brazos cruzados esperando? Acabaré en tono positivo: como el futuro promete ser más halagüeño, este sería objetivamente un buen momento para animar a estudiar Arquitectura, ¿no?

Notas de página
1

Según la estadística del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en los 3 últimos años se ha producido un descenso de un 17,2% en los estudios universitarios de la rama de “Arquitectura e Ingeniería” (puedes comprobarlo en este artículo publicado en abril de este año en ‘20 MINUTOS’).
http://www.20minutos.es/noticia/2724267/0/universidades-matriculados-ingenieria-salidas-laborales/

2

Los datos tomados para este artículo han sido tomados de los informes anuales titulados “Datos y Cifras del Sistema Universitario Español” elaborados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para los cursos 2013/14 y 2014/15. Ver PDFs aquí:
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/educacion-mecd/areas-educacion/universidades/estadisticas-informes/datos-cifras/DATOS_CIFRAS_13_14.pdf
http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/educacion-mecd/areas-educacion/universidades/estadisticas-informes/datos-cifras/Datos-y-Cifras-del-SUE-Curso-2014-2015.pdf

Autor:
Rodrigo Almonacid
(Teruel, 1974) Arquitecto por la ETSA.Valladolid (1999) y doctor en Arquitectura (2013). Fundador del estudio [r-arquitectura], oficina de proyectos arquitectónicos y editor del blog de [r-arquitectura] . Investigador permanente sobre Arquitectura Moderna y Contemporánea, profesor de la ETSA.Valladolid, y autor del libro Mies van der Rohe: el espacio de la ausencia.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts