El porqué de las calles

el-porqu-de-las-calles-play-fundacion-arquia

Desde los tiempos críticos con el Movimiento Moderno,  el entendimiento de la ciudad como construcción colectiva que somos capaces de interpretar, ha tenido gran trascendencia en la disciplina. Detrás de muchas de estas ideas está el concepto de permanencia, entendiendo que nuestras ciudades son el resultado de una suma de acciones que han dejado huella en su forma. No es este el sitio donde ahondar más en este enunciado, pero sí parece adecuado para charlar sobre la condición social de nuestra profesión en base a dos cuestiones: cómo, por nuestra formación, somos capaces de explicar el porqué de la forma de nuestras ciudades; y cómo los mapas, al mostrar aquello que ha permanecido, nos pueden ayudar a conseguirlo.

Estamos hartos de escuchar que la ciudad costera turística donde vivimos “no tiene nada… el Postiguet y el castillo”. Con estas palabras se critica la escasa presencia de monumentos (en comparación con otras ciudades) estableciendo una perversa asociación entre monumentalidad y calidad urbana. Esta actitud puede ser comprensible en turistas que nos visitan durante un fin de semana, más preocupados por saber dónde van a comer el arroz (no paella) que otra cosa… lo preocupante es cuando lo dice un ciudadano. Desde PLAYstudio pensamos que estas afirmaciones (no sólo en Alicante) se hacen desde el desconocimiento de nuestras propias ciudades.

Es aquí precisamente donde podemos actuar como mediadores. Por la formación adquirida los arquitectos somos capaces de “leer” nuestras ciudades para entonces poder explicarlas. Nosotros coleccionamos los mapas que caen en nuestras manos, planos turísticos de las ciudades que visitamos porque con ellos podemos “leerlas”… o al menos interpretarlas de forma vaga (como cuando ponemos un texto en google translator). Pero yendo más allá, cuando investigamos la historia de las ciudades y observamos sus representaciones a lo largo del tiempo, somos capaces de entender por qué son como son, y por qué sus calles y plazas tienen una forma determinada.  Así, por poner algunos ejemplos, entenderemos (y, por tanto, seremos capaces de explicar) por qué Alicante o Barcelona tienen Rambla, por qué el Boulevard Péripherique de París está donde está o por qué el Ring y el Guertel Vienés son como son.

La mediación de los arquitectos, como agentes capaces de explicar la ciudad (al menos en lo que se refiere a su forma construida) tampoco es nueva. En este sentido, multitud de ellos ejercen guiando a turistas y ciudadanos de manera desinteresada (en jornadas organizadas por colegios profesionales y asociaciones culturales) o como profesionales (no es extraño encontrar arquitectos explicando el urbanismo de ciudades como Berlín).

Sin embargo, nos parece relevante cómo las nuevas tecnologías, como el mapping,  pueden ayudarnos a explicar nuestras ciudades a todo aquel que tenga conexión a internet. Iniciativas como Carta Histórica de Barcelona http://cartahistorica.muhba.cat/ o imagineRIO http://imaginerio.org/ son tremendamente útiles, ya que sintetizan mediante una sucesión de mapas, un conocimiento que anteriormente sólo podíamos encontrar en artículos de investigación especializados.

Con todo ello, ahora vemos como instituciones públicas de grandes metrópolis se han dado cuenta de que si queremos que turistas y ciudadanos entiendan y aprecien nuestras ciudades es necesario mostrarles su historia. Y qué mejor forma de hacerlo que mediante mapas, el mismo tipo de representaciones gráficas que utilizamos cuando hacemos turismo o cazamos Pokémons.

 

Foto de portada: http://cartahistorica.muhba.cat/

Autor:
Play Studio
Iván Capdevila y Vicente Iborra, profesores de la Universidad de Alicante en la actualidad, desde el 2003 viven, trabajan, estudian, investigan y dan clases en lugares tan dispares como España, Reino Unido, Austria, Noruega, Corea, Méjico, Bielorrusia… www.playstudio.es www.morethangreen.es

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts