Alex Duro
Por

LA (ANUNCIADA) MUERTE DEL PAPEL: PAPEL VS. WEB

ALEX-DURO-FUNDACION-ARQUIA

La aparición de Internet y la WWW conllevaron el inicio de una lucha: el papel, medio por antonomasia de difusión arquitectónica entra en combate con la web, más joven, ágil y dinámica.

Entramos con esta revolución en una fase que tiene más que ver con códigos de programación que con gramajes y formatos físicos y que, como en todo inicio, comenzó de forma torpe y dubitativa. Las primeras ‘revistas digitales’ se esforzaban por recrear una publicación en papel en un software electrónico en un alegato pseudo-romántico por mantener lo que caracterizaba al antiguo formato. Pero, ¿si la estructura varía, no cambia también la forma? Parece una pregunta aplicable a la misma arquitectura.

 

Su naufragio era inminente, una idea que nació muerta como demostraron sus herederos, los blogs de arquitectura. Estos se consolidan tras el entendimiento de editoriales y revistas de la necesidad imperante de migrar su contenido a la nueva plataforma digital.

Esta situación queda definida y enmarcada en un periodo de 20 años – que hablan del cambio de siglo y la revolución digital – con dos proyectos editoriales del estudio holandés OMA.

En 1995 y tras cinco años de trabajo se publica Small, Medium, Large, Extra-Large definida en su contraportada como una “masiva novela sobre arquitectura”. Esta publicación es un manifiesto en sí mismo, no sólo arquitectónico, sino editorial. Explora y explota todas las vías de una publicación en papel ofreciendo además no sólo el producto sino el proceso; croquis a mano, reflexiones o proyectos no construidos.

 

Veinte años después OMA publica en 2015 su nueva web. Una vez más y muy hábilmente se exploran y explotan los recursos asociados a la nueva estructura con picardía y astucia introduciendo ahora lo que podría dar lugar a una segunda revolución en la difusión de arquitectura: la inclusión del usuario en la narrativa arquitectónica. La participación.

En la noticia que publican el 15 de septiembre de 2015 con motivo del lanzamiento presentan la plataforma como aquella que “modelando datos internos y abrazando información externa, funciona como un sensor omnívoro, rastreando los proyectos de OMA desde su concepción hasta su post-ocupación”.

Una información externa que va desde artículos de los antes citados blogs de arquitectura y periódicos generalistas a la aparición de fotografías extraídas de la red social Instagram. Precisamente es esto lo que resulta más interesante de su presentación: la aparición de la post-ocupación en el discurso arquitectónico y la continuada revaloración de lo visual en la web.

 

La cultura de la imagen ha encontrado en Internet y en su velocidad y gran difusión el mayor aliado para su definitiva expansión. Las redes sociales son el golpe mortal y definitivo con que dar un anunciado jaque mate a la difusión tradicional. Instagram nos permite viajar desde el sillón e incluso ofrecer al mundo nuestra visión sobre la arquitectura que visitamos. Pero, ¿qué hay del fotógrafo profesional en este proceso?, ¿y del arquitecto?, ¿es ahora un editor de contenidos?, y, con la llegada de la web, ¿qué papel le queda al papel?

Autor:
Alex Duro
Alex Duro (Madrid, 1990). Arquitecto por la Escuela de Arquitectura de la UAH, 2015, y Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados por la ETSAM, 2016. Recibe varios premios por su PFC entre los que destaca el primer premio en la VI Muestra de PFC de la BEAU XIII. Realiza la Beca Santander 2013 en METALOCUS y la Beca Arquia 2015 en Foster + Partners. Ha colaborado con José Juan Barba Arquitectos y JMSG.
  • Eutimio Montes - 15 junio, 2016, 9:42

    Y así es como se perdió el maravilloso olor de la página amarillenta.
    Una pena.

    • Alex Duro - 16 junio, 2016, 8:45

      Bueno lo cierto es que sí, es una pena. Pero creo que habría que distinguir ahora entre revistas y libros. Si las revistas en papel se ven sobrepasadas por la velocidad web, es probable que los libros encuentren más recorrido al poder ofrecer un contenido no tan divulgativo y más reflexivo. Aquí las páginas amarillentas pueden tener más sentido.

      • Eutimio Montes - 16 junio, 2016, 11:45

        Como tú, creo que ambas cosas son complementarias siempre. Ni siquiera es el mismo tipo de conocimiento el que se divulga en papel y el que se divulga en la red. Seguramente lo que nunca tuvo mucho sentido fue la idea de revista de arquitectura, que queda rápidamente desfasada (tal cual sale)

  • Julia Ayuso - 21 junio, 2016, 0:39

    Al respecto del tema de las publicaciones, del papel sobre el papel de los arquitectos y la era de las redes sociales, me viene a la mente el famosísimo “The eyes of the skin” del maestro Pallasmaa.

    […] I will survey the interactions of the senses and give some personal impressions of the realms of the senses in the expression and experience of architecture. In this essay I proclaim a sensory architecture in opposition to the prevailing visual understanding of the art of building.

    Plataformas como Instagram son un claro ejemplo de medios de difusión, esta vez sobre arquitectura, donde la primacía del sentido de la vista sobre los demas sentidos es absoluta. Creo que sería revelador el encontrar nuevos formatos donde se ofrezca una experiencia completa, y es ahí tal vez donde los arquitectos podrían marcar la diferencia. Lanzo una idea al aire: https://www.youtube.com/watch?v=TckqNdrdbgk. Qué pasaría si herramientas como la que se muestra en el vídeo se aplicaran en nuevos formatos de difusión de la arquitectura…

    • Alex Duro - 21 junio, 2016, 13:12

      Me parece muy acertado ver Instagram como una nueva herramienta de difusión arquitectónica, no sólo asociada a lo visual sino también como oportunidad participativa: cualquier persona puede mostrarnos su realidad.

      A proposito de buscar nuevos formatos de difusión, creo que la realidad virtual va más allá de la difusión, para la que también sería muy interesante. Cuando puedes recorrer el edificio antes de ser construido se introduce un concepto de pre-occupancy, que dirían los ingleses, con el que me planteo una pregunta que se desarrollará en futuros artículos: ¿qué sentido tiene construir un edificio proyectado desde lo virtual – sin tener en cuenta la gravedad, por ejemplo – cuando puedes habitarlo de acuerdo a nuevas normas?, ¿qué futuro tiene aquí la arquitectura? o ¿a qué nuevas arquitecturas dan resultado nuevas formas de proyectar?

      Una vez más, el cambio de formato tiene que dar lugar a un cambio de resultados.

  • Fermina Garrido - 21 junio, 2016, 22:45

    He leído tu post con atención porque en breve publicaré uno con un tema que podría ir en paralelo, el de los libros de arquitecto.
    Desde las primeras propuestas de páginas web de arquitectos muchos han intentado hacer algo diferente, presentaciones flash, organizaciones crípticas o inusuales, intentando contar algo más allá de lo que los formatos de artículos o entradas en blog y presentación de proyectos en páginas web permitía.
    Creo que a lo largo de estos años, las páginas web y los blogs compiten de manera exitosa con las revistas de arquitectura, tanto aquellas que mostraban y muestran proyectos, como las que se dedican a publicar artículos de teoría. Sin embargo, en la dicotomía que ha existido durante el siglo XX entre libros de arquitectura/de arquitectos, así como los primeros tienen cada vez menos sentido y corren la misma suerte que las revistas, los libros de arquitecto han encontrado su lugar. Al final las webs de arquitecto terminan funcionando como libros de arquitectura, pero en ellas todavía no se consigue un medio adecuado para construir una idea, posicionarse en un mundo cultural o presentar la obra formando un conjunto que vaya más allá, que explore el pensamiento que la sostiene.
    Esta última actualización de la página de OMA (aunque recoge los conceptos que Koolhaas había presentado en el libro post-occupancy de 2007) sí me parece una manera nueva de narrar la realidad arquitectónica.

  • Ana Asensio - 3 diciembre, 2016, 15:03

    Dudo mucho de ese jaque mate del que hablas. Por infinidad de motivos que no me caben aquí.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts