Últimos posts
Tema - Formación
Tema - Investigación

¿Merece la pena hacer el doctorado en arquitectura?

Tokyo

Se entiende por Doctorado el tercer ciclo de estudios universitarios oficiales, que conducen a la adquisición de las competencias y habilidades relacionadas con la investigación científica de calidad. Se trata de unos estudios superiores que conducen a la obtención del título de Doctor, la titulación académica más alta que se puede llegar a obtener. Además, según la RAE, el Doctorado se define como “conocimiento acabado y pleno en alguna materia”.

Acerca del Doctorado en Arquitectura, en este blog podemos leer distintas opiniones, que van desde afirmar que el ámbito de la investigación en Arquitectura se justifica solo para adquirir la habilitación necesaria para poder inscribir la tesis, pero no por el legítimo interés en sumarse a alguna de las líneas de investigación. O que el Doctorado no tiene ninguna repercusión en el ejercicio profesional del arquitecto, salvo para el ejercicio de la docencia, a no ser que la especialización que supone ser doctor se ponga al servicio del mercado laboral internacional. Por otra parte, acerca de las publicaciones científicas, requisito sine qua non para poder defender una Tesis doctoral, se ha dudado de su rigurosidad al basarse en revisiones realizadas por, a su vez, otros doctores que no necesariamente son expertos en la materia de otros investigadores. Sobre este punto, sin embargo, también aparecen voces como la de Carlos Cámara, que defiende que la clave está en el conocimiento sobre método científico que un doctor puede aportar en la investigación en general.

Ante este panorama de opiniones encontradas acerca del Doctorado en Arquitectura, me gustaría aportar mi propia reflexión resumida en 3 ideas principales, después de haber realizado el programa de Doctorado en la ETSA de Madrid, el cual me ha llevado seis años de investigación, incluyendo una estancia pre-doctoral de dos años en una universidad de Japón:

  1. Un Doctorado exige optimismo. Frente a todas las ocasiones en las que te van a decir que en España no se valora el Doctorado, que el futuro de un doctor no está nada claro, o que ninguna empresa lo va a valorar, y aunque pases momentos duros, creo que es importante mantener en mente que el Doctorado es algo gratificante, que te permite profundizar en el tema que te apasiona y es una experiencia que va a enriquecerte como profesional y como persona.
  2. Un Doctorado es útil. En mi caso, algo irrenunciable a la hora de plantear mi tema de Tesis ha sido que, como resultado, pudiera entregar una herramienta práctica que sirviera para poner en valor (más) la buena arquitectura.
  3. En un Doctorado no sólo vas a aprender sobre un tema específico, o sobre habilidades transversales relacionadas con investigación. A mí me gusta decir que un Doctorado es un viaje personal: el camino de irme a un lugar lejano, que empecé sin saber bien por qué, y que termina dándome lo que no sabía que andaba buscando.

¿Estás planteándote iniciar el Doctorado? ¿Estás ya trabajando en tu investigación o la has concluido, y tienes otro punto de vista? Volviendo a la pregunta que da título a este texto, en mi opinión, hacer el Doctorado SÍ merece la pena, y mucho.

Autor:
Arquitecto, Máster en Project Management, Máster en Construcción y Tecnología Arquitectónica y estudiante de Doctorado en la Universidad Politécnica de Madrid, interesada en la relación entre arquitectura de oficinas, productividad intelectual y eficiencia energética de los edificios. Aficionada a viajar, a la cultura tradicional japonesa y aprendiz del arte del Origami. Actualmente vive en Yokohama (Japón), donde compagina su actividad como arquitecto e investigadora en la Universidad de Keio. 

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts