Limitaciones positivas

El sistema de código postal se utiliza en la mayoría de países del mundo para organizar eficientemente el reparto de una pieza de correo. En España está formado por 11.752 códigos de cinco cifras de las cuales las dos primeras corresponden a la provincia y las tres últimas a la ‘zona postal’.

 

Se trata de una descripción abstracta y sintética de la realidad mediante el uso de un lenguaje extremadamente limitado y, precisamente por ello, muy eficiente, en que cada código describe un lugar de forma precisa, sin atender a peculiaridades o rasgos folclóricos, para terminar definiendo una cartografía en la que es posible identificar ciertas características geográficas, políticas y demográficas del territorio.
La creación de estructuras complejas mediante el uso de un lenguaje limitado es un proceso utilizado también en algunos trabajos artísticos que nos interesan. Obras que se adaptan a unas reglas de juego utilizando muy pocos recursos de un modo muy eficiente. Obras que se desarrollan dentro de unos márgenes estrechos que, lejos de limitar su potencial expresivo, favorecen la creación de estructuras extremadamente lógicas, sofisticadas, bellas.

OuLiPo, acrónimo de ‘Ouvroir de littérature potentielle’ (‘Taller de literatura potencial’), fue un grupo de experimentación literaria creado en 1960 en París, entre cuyos miembros estaban Perec, Duchamp o Calvino. Sus textos, más preocupados por la estructura formal que por su contenido literario, partían de una serie de constricciones autoimpuestas: la prohibición de utilizar una letra, fonema o palabra, la estructuración del texto mediante un algoritmo matemático, etc.
Los alemanes Bernd y Hilla Becher recorrieron durante más de 50 años distintos países fotografiando edificios y estructuras industriales. Las condiciones de ejecución -fotografías siempre en blanco y negro, siempre desde la misma distancia, siempre en un plano perpendicular al objeto fotografiado- y exhibición -matrices formadas por entre seis y doce edificios con idéntica función creando hermosas series de elementos iguales y distintos- se ajustaban a unos códigos muy estrictos, siendo éste un aspecto imprescindible para comprender la magnitud de su obra.
En 1995, un grupo de cineastas daneses creó el movimiento ‘Dogma 95’, una crítica al peso creciente de la tecnología y la posproducción en el cine contemporáneo. Sus películas se ajustaban al llamado ‘Voto de Castidad’, un decálogo con instrucciones tales como rodar cámara en mano, en localizaciones reales, sin añadir ni posproducir efectos de sonido o imagen, sin luz artificial, sin ser permitidas las películas de género, ni los saltos temporales o espaciales, etc.

La arquitectura es, por definición, una disciplina ‘contaminada’ por constricciones de todo tipo (contextuales, físicas, presupuestarias, urbanísticas, programáticas,…). No es tan habitual que el arquitecto decida añadir a estas, inevitables, otras limitaciones autoimpuestas o reglas de juego estructuradoras del proyecto. Pero ocurre, y a veces con resultados tan interesantes -y distintos- como el Orfanato de Van Eyck en Amsterdam, la propuesta de Koolhaas para el Parque de la Villette en París o la mucho más reciente y cercana Escuela de Arte y Diseño de Amposta, obra de Gerard Puig y David Sebastián.

Autor:
(Barcelona, 1982) Arquitecto por la ETSAB y socio fundador junto con Sandra Torres de estudi08014, un espacio transversal de investigación y desarrollo en arquitectura. Sus trabajos han sido premiados en certámenes locales e internacionales y publicados en distintas revistas, catálogos y plataformas digitales.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts