ana asensio

Experiencias de éxito en las escuelas de Arquitectura. Parte I: INTERCAMBIA

Cartel base sobre diagramas de popchartlab.com La imagen pertenece a una de una de las sesiones del curso ‘Proyectos de Divulgación y Escritura’ impartido por Manuel Saga’.

Es por todos sabido que los diferentes planes de estudios vigentes en nuestras ETSAs no satisfacen la complejidad de la enseñanza ‘en arquitectura’. Este proceso de aprendizaje y maduración donde los alumnos dedican el 200% de su tiempo a las asignaturas en sus vertientes teóricas y prácticas, viene usualmente aderezado por otras actividades, en las que los alumnos participan con un gran esfuerzo: asistencia a congresos, seminarios, workshops, talleres, viajes, y un largo etcétera.

Pero, ¿qué ocurre cuando alguna de esas actividades ‘extras’ acaba suponiendo un hito u oportunidad más que remarcable dentro del aprendizaje de los alumnos? Ocurre, que estamos asistiendo a una práctica de éxito.

Cada escuela, ya no dentro del panorama nacional sino alrededor del mundo, tiene sus particularidades, sistemas, tradiciones (y traiciones), por lo que se abre un campo extremadamente rico a ‘catalogar’. Propongo, con esta serie de posts, un breve viaje por algunas de esas experiencias que, sin ánimo de ser importadas y establecidas sin más, abren un abanico más que heterogéneo para el aprendizaje de la arquitectura.

No podría comenzar con otro ejemplo que mi propia escuela madriguera: La ETSAGr, y su programa de enseñanza ‘Intercambia’. *

En nuestra escuela, el alumnado siempre había discutido sobre la excesiva necesidad de ser autodidacta, de aprender por sí mismo procesos que deberían estar incluidos en la docencia. Aquello, por un lado, te hacía más fuerte y autosuficiente, aunque, por otro lado, te restaba oportunidades.

Una de las grandes carencias educativas era la formación en software de modelado, maquetación, edición fotográfica, y ese largo elenco de medios habituales de los arquitectos.

Así, Intercambia nació en el curso 2011-2012 con el objetivo de promover la realización de cursos sobre dichos programas de forma gratuita. La particularidad: que el proyecto estaba totalmente pensado y realizado por el propio alumnado. El mismo profesorado de Intercambia lo componían alumnos que, en su aprendizaje autodidáctico, se habían hecho auténticos expertos.

La iniciativa llegó como agua de mayo, y desde entonces, la oferta de cursos y los alumnos que los imparten no han hecho más que crecer. Los profesores reciben créditos académicos, experiencia docente, y una actualización constante de sus conocimientos, alimentados por los debates y puntualizaciones de sus propios alumnos.

A día de hoy, la oferta formativa es extensa y variopinta, abarcando ya no sólo software informáticos, sino formación en fotografía urbana, técnicas de dibujo al aire libre, historia del mueble y su aplicación en la arquitectura, proyectos de divulgación científica, encuadernación, gráfica, y todo aquello que sea propuesto y demandado.

En Intercambia han participado gratuitamente más de tres mil alumnos en sólo cuatro años, generando, como sus propulsores cuentan, “una escuela dentro de otra escuela”.

De la necesidad, surge el perfeccionamiento. De compartir esos procesos, nace una experiencia docente útil, humana, natural. Para que el poder pagar un workshop, un taller, o cualquier extra (o no poder), no sea una linde en la formación.

 

Esta experiencia nunca habría surgido ni continuado sin Francisco Lamas (ahora ex-subdirector de estudiantes), Ana Isabel Martín (antigua alumna de la escuela y responsable del proyecto) y María José Cifuentes y María Teresa Ureña (estudiantes de la escuela y co-coordinadoras del proyecto).

 

 

Autora:
(Almería, 1986) Arquitecta formada entre Granada, Venecia, Londres, Santiago de Chile y Madrid. Especializada en memoria y arquitectura popular (tesina de investigación, UGR), Asentamientos Humanos Precarios y Habitabilidad básica (postgrado UPM), realiza un activismo por investigación, documentalismo, divulgación y acción cultural, especialmente centrada en la experimentación arquitectónica, la cultura contemporánea y el medio rural.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts