Últimos posts
Tema - Arquitecto-cliente
Tema - Profesión
1

If you are looking for inspiration to reproduce this type of language, we recommend the el Manual de Discurso Automático para Arquitectos by José Ramón Hernández Correa in his blog.

Los arquitectos son de Venus y los clientes son de Marte

los arquitectos son de venus y los clientes son de marte

“¡Lo que ellas quieren de ellos, lo que ellos esperan de ellas!”

Autores del texto: Raquel Martínez y Alberto Ruiz

Imagen: Portada del libro “Los hombres son de Venus las mujeres son de Marte” modificada por los autores.

 

Escena 1

X., estudiante de arquitectura en su primer año de Proyectos, se dispone a exponer su propuesta a Y. experimentado profesor del Área, que le mira con ojos aburridos.

Comienza su explicación indicando por dónde se accede al edificio, cuál es el tamaño del vestíbulo y, cómo va a distribuir las habitaciones, Y. le interrumpe. Alega que el proyecto es aburrido, no tiene alma ni idea, pregunta por la poética y por las intenciones.

X., confundido y algo humillado, recoge sus planos y calla. No cree que hiciera falta sacar a su abuela en la conversación.

Escena 2.

X. tras unos duros años de carrera y con su flamante título bajo el brazo, recibe a su primer cliente, Z, constructor local que busca un arquitecto joven para una pequeña promoción de viviendas.

X. comienza a hablar de su propuesta de desarrollo de atmósferas habitacionales. De la propuesta de fusión morfológica que permitirá soñar a los espacios urbanos que la arropan. Z. le interrumpe. Mira a X., resopla, se levanta y sale del estudio.

X., confundido y algo humillado, recoge sus planos y calla. No cree que hiciera falta sacar a su madre en la conversación.

En un artículo de Stepienybarno, El lenguaje de los arquitectos, publicado en La ciudad viva, los autores inciden en la diferencia entre palabra y palabrería, tan habitual en nuestra profesión. Profesión que, regularmente, se queja de la visión distorsionada que la sociedad tiene de su labor. No entendemos que se nos identifique con el tópico del profesional caprichoso y pagado de sí mismo, que resulta más un estorbo que un agente útil en el proceso de construcción de los edificios.

La culpa, como de costumbre, al empedrado. La sociedad no está preparada para nuestras bienintencionadas propuestas. La opinión de los “no iniciados” nos interesa poco y, demasiado a menudo, optamos por un lenguaje deliberadamente críptico, aprendido y asimilado ya en las aulas, que si bien puede resultar poético y evocador, no sólo no es asequible, sino que, en general, está totalmente vacío de contenido.

El reciente salto al mundo digital de un conocidísimo cocinero que, en su cuenta de Twitter, se pregunta por el conocimiento intrínseco asociado a los raviolis nos ha proporcionado horas de sanísimo cachondeo durante este verano. A menudo, la búsqueda de la trascendencia nos hace caer en el más absoluto de los ridículos. Pero, por aquello de la viga en el ojo ajeno, invitamos a los lectores a abrir por una página al azar de alguna revista dedicada a la arquitectura. Nosotros lo hemos hecho:

“El futuro claustro resultante, (…) constituirá un espacio panóptico y fluyente que convertirá lo que era simple patio en una homotecia invertida y ampliada de la vivienda de doble rostro.”

Es cierto que, se puede alegar que este tipo de cosas aparecen en publicaciones especializadas, y que todos los colectivos tienen su propia jerga, a modo de código interno, solo conocido por los miembros de la secta. Pero, ¿es eso lo que realmente queremos? ¿Tiene algún sentido empeñarnos en encerrarnos en nuestro propio mundillo endogámico mientras nos alejamos cada vez más de esa sociedad a la que pretendemos servir? ¿Es nuestra arquitectura la que no interesa o deberíamos replantearnos la forma de comunicarla?

Por otra parte, tenemos la sensación de que muchos miembros de la secta ni entienden ni les gusta este tipo de lenguaje, pero callan para no parecer fuera de sitio. Al fin y al cabo, nada hay más fácil de imitar que la cháchara rebuscada y carente de sentido1. Vayan a darse un paseo por el Congreso de los Diputados si no nos creen…

En resumen: ¡Menos soluciones habitacionales en no-lugares, y más viviendas en solares vacíos!

 

Notas de página
1

If you are looking for inspiration to reproduce this type of language, we recommend the el Manual de Discurso Automático para Arquitectos by José Ramón Hernández Correa in his blog.

Autor:
Raquel Martínez, Arquitecto por la ETSAM (2000), y Alberto Ruiz, arquitecto por la ETSAM (2001) y Máster en Teoría, Historia y Análisis de la Arquitectura (2014); son amigos y residentes en Madrid. Desde el año 2009 están involucrados en el Grado en Fundamentos de la Arquitectura de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en el que son profesores. Comparten interés por la arquitectura de mediados del siglo XX y el dibujo a mano, algunos proyectos profesionales y un espacio de reflexión en el blog arquitectura con minúsculas.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts