Últimos posts
Tema - Architect and Society
Tema - Colectivos
Tema - entornos de arquitectura
zuloark
Por

“Colectivos”. Dices mucho esa palabra. 1 de 2

zuloark

<< Como cada uno de nosotros era varios, en total ya éramos muchos. >> Deleuze-Guattari

 

El problema de los ‘colectivos’ es que los llamemos ‘colectivos’.

Al principio al hecho de compartir el trabajo y a la búsqueda de “hiperespacios” no lo llamábamos de ninguna manera, felices en la indefinición a mediados de la década pasada, “Colectivo” se hizo trending topic. Aunque corto, insulso y cursi, no se pudo escapar de él, se hizo necesario como concepto generalizador y en cada conversación un “colectivos” como un “para entendernos” se te caía encima como un primo borracho.

¿Podríamos decir pues que el problema de la Arquitectura española es, antes que nada, semántico?

 

Os linkeamos una loncha temporal de algunos artículos que aparecieron a raíz de un par de globos sonda lanzados hace tiempo desde esta casa, Fundación Arquia, y la revista Arquitectura Viva. Con desiguales intereses (visibles y ocultos), abundaban en la necesidad de arrojar luz sobre el tema, reclamando todos, nuevos marcos profesionales y legales para nuestra profesión.
Arquitecturaviva_145 / Hace justo dos años que se publicó el polémico número dedicado al “fenómeno”. Sólo con leer la editorial la edición impresa se convierte en objeto de coleccionista.

Es enternecedor que nos recuerden que todo está inventado, mínimo desde los años 60. Aunque hay que reconocer que de tener hoy la densidad de arquitectos, el número de potenciales encargos privados y las tarifas mínimas fijadas por ley de entonces, muchos “colectivos de arquitectura” también se habrían mudado a un triplex en Gran Via.

 

A los pocos días del sismo llegan las reacciones desde los blogs más seguidos.

Más centrado críticamente, que otros blogs, pero aún demasiado simplificador. Olvida, por poner un ejemplo, que muchos “colectivos” ya existían y eran muy prolíficos, antes y durante la burbuja inmobiliaria que terminó asolando este país.

Poco tiempo después, el catedrático de la ESTAB para el El País arroja más sombra que luz sobre el tema.

Aún más triste que el victimismo acomplejado, es comprobar que el debate se quiera centrar en etiquetar a una generación de jóvenes arquitectos de “antisistema”, ya que maliciosamente se podría entender que lo que se intenta es encasillar a una generación para eliminar posibles competidores de los circuitos donde se encarga la construcción de arquitectura “tradicional”.

 

Con el título “Colectivos oportunidad real o ficción deseada” Carlos Camara lo intenta

El error es querer intentar “definir” qué es un “colectivo de arquitectura”. – Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.-  Cuando el interés del artículo lo tenía al alcance de la mano al plantear algo por lo que muchos trabajamos, que es cómo hacer económicamente sostenible este tipo de asociatividad y que se convierta en una opción profesional más. Si es a través de subvenciones, del establecimiento de un negocio de emprendeduría clásico o mediante el patrocinio del tío Gilito, es lo de menos.

Strabic.fr / Arquitectura-Social. En Europa hace tiempo que se habla de ello.

También los vecinos del norte se apuntaban al carro. Por cierto, allí también hay ejemplos maravillosos de “Collectifs”.

Dome desde Urbanohumano.org añade colores y complejidad al debate

Sin duda, el que mejor lo expone. Lo que más nos interesa: ¿cómo continuar generando y evolucionando entornos de trabajo en redes horizontales, distribuidos, que capitalicen la potencia de ser un grupo pero que además permita que la singularidad individual (de un miembro estable o uno eventual) pueda emerger y aportar al conjunto? Y todo esto en un marco legal que contemple su constante evolución y una organización económica que lo sitúe, por fin, lejos de la precariedad ¡Casi nada!

Simplificamos al decir “colectivos”, se extienden mitos y es seguir sin asumir la complejidad del estado de la cuestión. Y en el fondo, es inventar un debate estéril que aparta ‘al nuevo’, sin y con alevosía.
Los “colectivos”, que son o fueron, sus peculiaridades, sus secretos íntimos y todas las cosas inconfesables que albergan, sólo se saben desde dentro. Por tanto, la tarea de definirlos como “un todo” será,  además de ímproba y fútil, algo basado tan sólo en apariencias u oídas.

Autor:
Zuloark es un colectivo interdisciplinar dedicado a la Arquitectura, el Urbanismo y la investigación.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts