Últimos posts
Tema - Becas
Tema - Canal Fundación Arquia

Marina Sánchez: Beca Arquia²

Tras incontables artículos redactados para el Blog de la Fundación Arquia, el formato de mi testimonio no podía ser otro.

Mi nombre es Marina Sánchez Guzmán, graduada en Fundamentos de Arquitectura por la Universidad de Málaga y Máster en Arquitectura por la Universidad Politécnica de Valencia. Resulté ganadora de una Beca Arquia en la convocatoria de 2021 y en julio de 2022 finalizó mi período de prácticas en la Fundación Arquia.

Aún tengo el recuerdo nítido de Maria al otro lado del teléfono, notificándome la oportunidad de dar un giro a mi vida y volar hasta Barcelona, uno de esos trenes que solo pasan una vez en la vida. ¿Cómo no cogerlo?, quien no arriesga no gana.

Invito a todos aquellos afortunados que reciben esa llamada a decir que sí, sin importar si el destino es un estudio europeo, americano, gestión cultural o campus de verano. Todas las experiencias son, al fin y al cabo, un regalo.

Aunque tenemos que ser sinceros, no todo es un camino de rosas. En un primer lugar, la búsqueda de alojamiento, que en ciudades como Barcelona, Madrid o París, puede convertirse
en una pesadilla. No queda otra que ser constantes y tener buen ojo para reconocer las numerosas estafas online hasta encontrar el que podrá denominarse ‘futuro hogar’. Una vez superado este primer obstáculo, mapa en mano y tarjeta de transportes. Aquí es muy cómodo y puedes llegar en unos minutos a casi cualquier parte dentro de la ciudad.

La localización de la Fundación es impresionante, en pleno centro histórico junto a la Catedral de Barcelona. El primer día me resultó curioso, el gran portón de madera coronado en arco, en el que una pequeña puertecita de paso te obliga a encogerte para no chocar. Un único tramo de escaleras te presenta el quiebro de acceso a través de una puerta de cristal. Caminas entre un despacho de dirección completamente transparente y una librería llena de publicaciones FQ, para finalmente desembocar en un espacio a doble altura, la oficina donde se traman todos los proyectos que desarrolla la Fundación Arquia. Al fondo, una doble altura para acoger el espacio de comedor y un gran baño invadido por estanterías llenas de libros.

A la localización, por impresionante, solo la superan las mujeres que allí habitan. Un equipo comprometido, inspirador y muy humano al que deseo un futuro a la altura de su espíritu noble. De ellas he aprendido sobre comunicación y difusión de arquitectura, trabajando en el Blog y Web de la Fundación Arquia, he aprendido sobre la gestión de un Centro de Documentación tan rico que no solo abarca audiovisuales, sino registro de obras construidas, ciclos, itinerarios…y siempre creciendo. Cómo omitir mi aprendizaje comercial, en la semana del libro en la ETSAB y en un Sant Jordi pasado por agua (y granizo) que nunca olvidaré.

Mi trabajo en la Fundación Arquia me ha permitido desarrollar una de mis pasiones, la escritura, e incrementar considerablemente mis conocimientos en el ámbito de la arquitectura: autores, obras, documentales…que me han motivado a investigar sobre numerosos personajes que me eran anónimos hasta ese momento.

La Beca, y en esto coincidimos todos, va más allá de la jornada laboral y nos permite conocer nuevas personas y nuevos rincones mágicos. Ir a una calçotada popular en las calles de Gràcia, admirar las vistas de la ciudad desde el Tibidabo, recorrer el Camí de Ronda, bañarse en el agua cristalina de una cala de Sitges y pasear los pueblos medievales de Girona son algunas de las fotografías que me llevo en la retina.

No tengáis miedo al idioma, siempre te contestarán en castellano si lo necesitas y es un gusto tener la oportunidad de hacerse el oído para alcanzar a entender un catalán que en muchas ocasiones se convertirá en telón de fondo y al mismo tiempo en un reto divertido.

No me quedan más palabras que las de agradecimiento. Dar las gracias a Alberto, que me animó a participar en la convocatoria de becas y me ha acompañado en esta aventura. Gracias a Maria, Alicia, Sonia, Anna, Mili y Yolanda, por el día a día, por compartir sonrisas y lágrimas. Y por último, gracias Sol, por darme esta maravillosa oportunidad de formar parte de la familia FQ.

Autora:
Graduada por la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Málaga y Arquitecta por la Escuela de la Universidad Politécnica de Valencia. Comenzó su andadura profesional desarrollando proyectos arquitectónicos en su Málaga natal y gracias a la beca Arquia en gestión cultural en la Fundación Arquia, ha tenido la oportunidad de gestionar el programa cultural arquia/filmoteca y generar contenidos como redactora del Blog de Fundación Arquia. Apasionada de la lectura y la arquitectura generadora de ciudad.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts