Últimos posts
Tema - Arquitecto y sociedad
Tema - edificación

Desde Ucrania con amor: postales del Derzhprom

Cuando en 1920 Járkov fue elegida capital de la recién creada República Soviética de Ucrania, carecía de edificios o infraestructuras adecuadas y lo suficientemente representativas para esa nueva función. Auspiciado por el Comisario Soviético Polaco y antiguo jefe de la cheka, Felix Dzherzhinsky, se celebró en 1925 un concurso de ideas para dotar a la ciudad de un complejo gubernamental que la convirtiese en un centro soviético burocrático y moderno, y que encarnase los valores socialistas. Entre los 17 proyectos presentados, el jurado escogió el del equipo formado por Serafimov, Kravets y Felger, bajo el lema «Nezvanyy Gost» (literalmente, “Huésped no Invitado”), y en tan solo tres años se erigió el Palacio de la Industria o Derzhprom, logrando ser el primer rascacielos soviético y el edificio más alto de Europa del momento.

Construcción del Derzhprom, 1926-29, Járkov, Ucrania

Serguéi Eisenstein rodó en Odessa, en 1925, una de las escenas más famosas de la historia del cine, la de la matanza en la escalinata de la película El acorazado Potemkin. Menos conocida es Lo viejo y lo nuevo (Staroye i novoye, 1929), cuyo título hace referencia a la reforma agraria llevada a cabo en la Unión Soviética, y que se trata quizás de su obra más experimental. Si “lo viejo” es la comunidad rural y su economía de subsistencia, “lo nuevo” se materializa en el tractor que anhela para el koljós la campesina María Lápkina. Para rodar la escena en la que la protagonista se presenta en la sede gubernamental y realiza la solicitud, Eisenstein no dudó al escoger el imponente complejo edificado del Derzhprom como representación del Templo de la Industria.

Celebración del 1 de mayo en la Plaza de Libertad, finales de los años 30, Járkov, Ucrania

Tras actuar en enero de 1929 en Járkov, Bela Bartok escribió una carta a su mujer manifestando cuánto le había impresionado la arquitectura del Derzhprom: “Vi un edificio muy nuevo, un auténtico rascacielos, en el novedoso estilo de Dessau, sin ornamento y agrupado en bloques”. La comparación no es casual: el compositor húngaro había dado dos años antes un concierto para el  «Círculo de Amigos de la Bauhaus» interpretando obras propias y de su compatriota Zoltán Kodály, y se conserva una foto en la que posa junto a Paul Klee y Walter Gropious en los jardines de la sede diseñada y construida en 1926 por este último.

Publicación del recién inaugurado Derzhprom en la revista francesa L´Architecte, 1929

Entre 1931 y 1932, el escritor, historiador y crítico de arte inglés Robert Byron realizó un largo viaje que recogió en First Russia, then Tibet, libro en el que plasmó sus impresiones sobre la URSS en el periodo posterior a la muerte de Lenin, bajo la incipiente dictadura de Stalin, pero antes de que comenzase la terrible represión que censuró cualquier movimiento de vanguardia arquitectónica. Durante sus viajes, Byron dibujaba y fotografiaba generalmente edificios con los que luego ilustraba sus relatos; gracias a él se conservan multitud de bellísimas imágenes del Derzhprom apenas finalizada su construcción, aunque erróneamente fechadas muchas de ellas en 1929 ó 1930.

El Derzhprom fotografiado por Robert Byron en 1929 (¿), Járkov, Ucrania

La exposición “Lost Vanguard: Soviet Modernist Architecture, 1922-32”, organizada en 2009 por el MoMA de NYC, mostraba la arquitectura soviética de vanguardia en el periodo posterior a la revolución de 1917 a través de las fotografías tomadas por Richard Pare a lo largo de ocho viajes a los países miembros de la antigua URSS entre 1992 y 2002. “A pesar de ser fundamentales para entender la historia de la arquitectura moderna, los proyectos presentados raramente han sido publicados y resultan en general desconocidos”, afirmaba el texto introductorio. Entre las imágenes de edificios, en general gravemente deteriorados o incluso en ruinas por su abandono, destacan dos que retratan el aún imponente Derzhprom, que tiene además el honor de aparecer en la contraportada de su catálogo.

Imagen de la exposición “Lost Vanguard: Soviet Modernist Architecture”, 2007, MoMA, © John Wronn

A lo largo de 2017 se presentaron 96 candidaturas de 34 países para su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Entre mucho parque natural, centro histórico de ciudad y sitio arqueológico, como viene siendo habitual y lleva tiempo visibilizando el DOCOMOMO, apenas representación de la arquitectura del último siglo. Considerando que la obra de Le Corbusier no fue declarada Patrimonio de la Humanidad hasta 2016, no extraña que un año antes en ese listado de candidaturas se encontrase el Puente de Brooklyn o los primeros rascacielos de la Escuela de Chicago. Sí es significativo que Ucrania presentase el Derzhprom alegando, entre otros valores estilísticos y formales, su excelente estado de conservación y la inalterabilidad de su uso interno y función de nodo urbano en el contexto de Maidán Svobody o Plaza de la Libertad.

Plaza de la Libertad en los años 70; la estatua de Stalin, instalada en 1964, fue derribada en las manifestaciones del 2014

El 1 de marzo de 2022, las fuerzas aéreas del ejército ruso iniciaron los bombardeos sobre Járkov, y desde entonces han destruido multitud de edificios dotacionales y residenciales, asolando parte de la ciudad. De momento el Derzhprom resiste los ataques, como ya hiciera durante la Segunda Guerra Mundial cuando los nazis intentaron en varias ocasiones hacerlo desaparecer por considerarlo un símbolo comunista; parece que el lema con el que los arquitectos presentaron el proyecto, Nezvanyy Gost o Huésped no Invitado, era premonitorio.

 

Esperemos que este monumental conjunto, epítome del constructivismo arquitectónico soviético, siga durante mucho tiempo presidiendo la Plaza de la Libertad, materializando la idea de una Ucrania pujante y autónoma.

imagen de la Plaza de la Libertad tomada desde un avión alemán durante la Segunda Guerra Mundial

tanques soviéticos frente al Derzhprom durante la reocupación de Járkov en 1943

Autor:
Ester Roldán (1976), arquitecta por la ETSA de Valladolid y DEA por la ETSA de Barcelona. En 2000 funda longo+roldán arquitectos junto a Víctor Longo, con quien desarrolla desde entonces proyectos en los que intenta materializar sus ideas arquitectónicas experimentando en intervenciones que van de la escala urbana a las instalaciones efímeras, y por los que han recibido numerosos premios, apareciendo así mismo publicados en revistas especializadas nacionales e internacionales. No limita sin embargo su trabajo al ámbito de la construcción, y colabora asiduamente como articulista en varios medios, imparte clases y conferencias y participa activamente en todo tipo de propuestas culturales.
  • Rosa Calvo - 28 marzo, 2022, 15:43

    Muy buen artículo para reflexionar.
    En el s. XXI, ¿no hemos aprendido esa lección repetida del pasado: los efectos irreversibles de la guerra, de todas las guerras: pérdidas humanas, traumas individuales y colectivos, destrucción del patrimonio…?
    Gracias por abordar desde la arquitectura asuntos candentes de actualidad.

  • Tioda - 29 marzo, 2022, 17:06

    Excelente artículo,..y la referencia musical a la Bauhaus.

    No he podido disociar de las fechas la música de Falla, el Pabellón Barcelona, el Gatepac,…o la violencia del 34 y el 36…!!!

  • Paula V. ÁLvarez - 30 marzo, 2022, 12:51

    Excelente artículo y fabulosa la reflexión sobre el devenir de la cultura arquitectónica, enhorabuena y gracias por tratr estos temas, seguiré con atencion tu trabajo. Un saludo!

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts