Últimos posts
Tema - Pensamiento y crítica
Tema - urbanismo

En casa de herrero, cuchillo de palo (el Barrio Europeo de Bruselas)

Foto: Rue Belliard (18/10/2019 19:16). Vicente Iborra

En un año he visitado Bruselas un par de veces, y para mí ha sido sorprendente visitar el llamado Barrio Europeo  (una parte del Leopold Quarter). En la vista aérea, antes de ir, reconocí su planificación ordenada junto al Parque de Bruselas, que denota su origen decimonónico, con amplios patios en el interior de sus manzanas. La morfología sin duda me llevó a Barcelona y su ensanche, y lo imaginé con la vivacidad de esa trama urbana. Nada más lejos de la realidad. La primera vez lo visité un fin de semana, con lo que lo pude ver en todo su esplendor: un barrio con sus edificios institucionales completamente vacíos, las calles desérticas y ningún tipo de actividad en la calle. El espectáculo lo observaba atónito desde una acera de 1,5m junto a una calzada de 5 carriles en un sentido (Rue Belliard); posiblemente la calle menos pensada para el peatón en la que he estado en mi vida (o en el top 5 de ese ranking). En ese momento vinieron a mi mente pasadas lecturas sobre los movimientos culturales de los 70 en Bruselas (ARAU o la Escuela de Arquitectura de La Cambre) y las entendí. Meses más tarde volví con la esperanza de que no fuera así realmente (de que hubiera visto un espejismo). Llegué anocheciendo y habían implantado un carril bici provisional en esa misma calle… la impresión fue la misma o peor. El mismo barrio desértico, pero ahora además oscuro y sin ningún tipo de actividad nocturna.

 

Soy consciente de la diferencia entre instituciones. Ni Bruselas es la Unión Europea, ni la UE decide sobre la capital belga. Pero de la misma manera que las instituciones europeas transformaron la ciudad, y dieron lugar a lo que allí llaman “la burbuja” creada por los altos niveles de renta generados, la propia ciudad (su morfología, su transporte o sus espacios públicos) puede influenciar a la institución, y sobre todo a las personas que en ella trabajan.  Me imagino a los trabajadores de las instituciones europeas, impulsando iniciativas contra el cambio climático desde uno de los ejemplos más claros de área monofuncional que conozco en el centro de una ciudad europea. Y me hago estas preguntas: ¿Es posible impulsar la ciudad sostenible que promueve el Objetivo 11 de los ODS, trabajando en un barrio en el que sólo hay oficinas? ¿Es posible desarrollar políticas contra el cambio climático cuando sus trabajadores (que no habitantes ni vecinos) van y vienen a diario recorriendo kilómetros y kilómetros para llegar allí? No puedo decir que estemos ante un ejemplo decir una cosa y hacer completamente lo contrario, dado que la ordenación de ese barrio no corresponde a las instituciones que allí se ubican, pero como creo que uno piensa como vive (o al menos como le dejan vivir), para mí sería un poco bipolar.

 

Sin embargo, no quiero acabar el post con una visión negativa sobre Bruselas. Por un lado encontramos la maravillosa trama urbana de algunos barrios históricos de la ciudad. Con sus características manzanas conformando calle, una agradable escala del espacio público y verdes patios interiores, se configuran una trama urbana reconocible y valiosa… es una pena que al parecer la gran mayoría de los habitantes de “la burbuja” vivan a kilómetros de estos barrios. Por otro, y casi en el lado opuesto de la moneda del proceso de implantación que tuvieron las instituciones europeas en la ciudad, encontramos potentes iniciativas urbanas lideradas por la oficina del bouwmeester maître architecte . Entre ellas destaca la Ciudad Productiva a lo largo del Canal, que supera (o al menos lo pretende) las habituales regeneraciones urbanas gentrificadoras de antiguas áreas industriales, manteniendo los usos productivos presentes en el corazón de la ciudad.

 

Autor:
Arquitecto, doctor, profesor en la Universidad de Alicante y ganador de 4 primeros premios en EUROPAN. Apasionado de la ciudad y los fenómenos urbanos, trabaja, investiga y reflexiona sobre un futuro sostenible desde el Mediterráneo.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts