Un curso extrañamente inolvidable

Vistas desde la mesa del profesor curso 2020-2021

La universidad está llena de lecciones que nunca se olvidan. Para mí, la más reciente ha sido este año, ya desde el lado del encerado, cuando llegué el primer día al aulario para comenzar la docencia semipresencial.

Para quienes no recuerden (o no sepan) cómo son los pasillos de arquitectura les diré que están abarrotados de estudiantes que van de un lado a otro cargando carpetones, maquetas, planos de gran formato y material de dibujo. Todos los años hay muchos nervios en el ambiente del primer día, reencuentros y desencuentros, gente que llega tarde y conversaciones muy animadas especulando con lo que está por venir.

Pero este año no. El primer día de este curso extrañamente inolvidable reinaba el silencio, apenas había  algún estudiante curioseando por los talleres y, por supuesto, con la mascarilla bien puesta. Nada que ver con un día normal de universidad, parecía como si hubiese llegado a una fiesta demasiado pronto o demasiado tarde.

La primera clase no fue menos rara. Se ha impuesto la semipresencialidad, algunos alumnos en clase presencial y otros tantos observando desde casa. Es una sensación extrañísima. Es como estar en un programa de radio con público, solo que hay material visual y ahí es donde cada profesor ha tirado de imaginación: pantallas compartidas a través del proyector para los presentes y de Teams (o Skype, o Discord o el programa de turno) para los que están en casa,  webcams enfocadas a la pizarra para los dibujos, tabletas digitales y videos pregrabados… No hay solución única y todas buscan la mejor manera de que el medio no sea un problema para compartir el contenido. Sin duda alguna, tanto el final del curso pasado, como este al completo, están siendo periodos que están poniendo a prueba las voluntades de profesores y alumnos.

Jose María Echarte y Almudena de Benito en clase “virtual”.

Más allá de los pijamas mañaneros y los niños espontáneos correteando de fondo que nos ha regalado este Gran Hermano improvisado, no ha faltado quien ha sabido sacarle provecho a los medios para darle un poco de vidilla a las clases. Y es que estar en clase y en casa a la vez no solo nos va a dejar un buen puñado de anécdotas para el recuerdo, si no que nos obliga a hacer una reflexión sobre los espacios domésticos de trabajo.

Skape, proyecto académico de Yolanda Cuadrado, Irene Dominguez y Patricia Ortiz.

Viviendas, formas de habitar, ciudades postpandemia… Seguramente haya sido el tema estrella de la temporada. Raro es el taller de proyectos que esta temporada se libra de un ejercicio sobre el COVID19. Así que, si normalmente los proyectos que se hacen durante la carrera siempre dejan huella, en esta ocasión parece que tendremos a una generación entera de arquitectos con esta cuestión marcada a fuego.

Autor:
(Murcia, 1986) Arquitecto y Arquitecto Técnico por la UCAM. Dirige el blog Pedacicos Arquitectónicos junto a Antonio Navarro y Juan Francisco Martínez además de MetaSpace Blog junto a Manuel Saga, desarrollando paralelamente su labor profesional en el campo de la construcción, el diseño y la docencia.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts