Últimos posts
Tema - Arquitecto y sociedad
Tema - Profesión
manuel saga

Homologar títulos de arquitectura de América Latina en España: tres retos (III)

Publicidad de la aerolínea Avianca publicada en la revista colombiana de arquitectura Proa n. 21, Bogotá, marzo de 1949.

Esta es la tercera y última entrega de la serie de artículos dedicados a los retos que enfrentan los arquitectos y arquitectas de América Latina cuando homologan sus títulos en España. El primero implica planear la habilitación y decidir cuándo hacerla según los objetivos que se persiguen. El segundo reto supone comprender el proceso de habilitación, conocer qué titulaciones universitarias están implicadas y cómo se consigue cada una de ellas. El reto final es prepararse para el contexto en que sucede todo lo anterior.

 

Reto número tres: superar el choque cultural y académico con la universidad española.

Un profesional que cambia de país y está dispuesto a continuar su formación para seguir trabajando pocas veces es un profesional mediocre. Entre los arquitectos latinos que deciden establecerse en España abundan los recuerdos de etapas estudiantiles felices, grados con honores y otros estímulos que les llevaron a dar un paso más allá. Son comunes los testimonios en los que se habla de la facultad de arquitectura como de una familia. Coinciden del mismo modo en que el ambiente de las escuelas de arquitectura españolas es muy diferente al latinoamericano.

El proceso de adaptación es duro. Los criterios de evaluación, el contacto con los docentes, el trato diario, las costumbres, la cortesía, todo es distinto. Para más inri, los candidatos a la homologación deben lidiar con una innegable brecha profesional y vital entre ellos y sus compañeros de clase más jóvenes. El choque cultural y académico suele llevar a conflictos de todo tipo, muchos convencionales, algunos más serios. También es necesario conciliar esta nueva vida estudiantil con la situación migrante, la distancia con los seres queridos y otras circunstancias asociadas a la vida en el extranjero que pasarán factura tarde o temprano.

Ojalá la transición se produzca de forma fluida, pero lo más probable es que en algún momento surjan problemas. Por ello es inteligente trabajar la previsión de riesgos y tomar consciencia de las posibles dificultades para enfrentarlas lo mejor posible. Una primera clave es buscar grupos de apoyo y hacer un esfuerzo por integrarse en las redes académicas y profesionales locales. Eso sí, aunque abundan los profesores y directivos conectados con el contexto internacional iberoamericano, siguen existiendo aquellos que no acaban de aceptar la llegada de nuevos talentos desde el sur global. Ocurre en las escuelas de arquitectura tal y como ocurre en el resto de la sociedad española. Una buena estrategia es detectar esos círculos más sensibles dispuestos a actuar como anfitriones y crear buenos lazos con ellos.

En síntesis, los tres retos para la homologación que se han tratado en esta serie aluden a la planeación estratégica, el conocimiento del proceso académico/administrativo y la llegada a un ambiente universitario cargado de luces y sombras. Los arquitectos migrantes que persiguen el título español suelen proceder de contextos igualmente complejos. En la mayoría de los casos ya cuentan con las herramientas necesarias para salir airosos. La clave está en conocer bien el terreno al que se llega y prepararse ante las eventualidades que seguro aparecerán.

 

Si ha llegado hasta aquí, seguramente esté planeando enfrentarse a estos retos, ya los ha superado, o conoce a alguien que lo ha hecho. El final de esta serie es para usted. ¿Cuál fue su experiencia? ¿Cuál sería para usted el cuarto reto a superar?


Este artículo ha sido elaborado a través de entrevistas con diversos arquitectos y arquitectas. Entre ellos se encuentran: Rafael de Lacour, subdirector de la ETSA de Granada – UGR y coordinador del máster habilitante en arquitectura; Raquel Martínez, coordinadora del grado en fundamentos de la arquitectura de la Universidad Rey Juan Carlos; Johanna Díaz, arquitecta colombiana graduada por la Universidad Nacional de Colombia con grado de arquitecta homologado y estudiante del Máster habilitante de la ETSA de Granada – UGR; Olga Sánchez, arquitecta venezolana egresada de la Universidad de Los Andes de Mérida, con grado de arquitecta homologado por la UGR; Paz Molinari, arquitecta argentina graduada por la Universidad de Buenos Aires y habilitada como arquitecta en la ETSA de Madrid – UPM; María Antonieta Loaiza, arquitecta Venezolana graduada por la Universidad Central de Venezuela y habilitada como arquitecta en la ETSA de Barcelona – UPC; y Alejandro Henríquez, arquitecto colombiano graduado por la Universidad de Los Andes con 15 años de experiencia profesional en Barcelona.

Links 
Manuel Saga: Decálogo del arquitecto emigrante. Blog de Fundación Arquia (Marzo 2015)
Manuel Saga: Homologar títulos de arquitectura de América Latina en España: tres retos (1/3). Comprender la utilidad de la habilitación y planearla en consecuencia. Blog Fundación Arquia (Junio 2020)
Manuel  Saga: Homologar títulos de arquitectura de América Latina en España: tres retos (2/3). Descubrir cómo se realiza la homologación del título. Blog Fundación Arquia (Agosto 2020)
Manuel  Saga: Homologar títulos de arquitectura de América Latina en España: tres retos (3/3). Superar el choque cultural y académico con la universidad españolaBlog Fundación Arquia (Noviembre 2020)
Autor:
Arquitecto, Investigador. Investigador pre-doctoral en el programa Arquitectura. Historia y Proyecto del Politécnico de Turín. Ex Profesor de la Universidad de Los Andes, Colombia. Colaborador de Historia National Geographic. Fundador de blogURBS y URBS Revista de Estudios Urbanos y Ciencias Sociales . Antiguo corresponsal de La Ciudad Viva .

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts