Confinamiento en comunidad: navegar la incertidumbre desde la casa común

Por:

Desde: Pikara magazine

 

Joana G. Grezner escribe cómo es el confinamiento desde La Borda, una cooperativa de vivienda en cesión de uso y de protección oficial, donde el apoyo mutuo, la voluntad de transformación social y ambiental y la autogestión son ejes vertebradores.

 

El 23 de marzo, tras saber que una vecina y amiga con la que había tenido un contacto estrecho tenía síntomas de coronavirus, me aislé en mi casa durante dos semanas. Vivo sola, pero bien acompañada: mis vecinas y vecinos me hacían la colada y la compra semanal y me consultaban diariamente qué necesitaba; asumieron mi parte de la nueva rutina diaria de desinfección con agua y lejía inaugurada durante el confinamiento para reforzar los turnos de limpieza existentes; me trajeron pasteles, semillas, tierra para sembrar y trasplantar algunas de mis plantas, rebosantes de recién estrenada primavera; me visitaron a la puerta de casa y me enviaron mensajes, pelis y música alegre para sobrellevar la cuarentena. Casi cada mañana, hacía yoga por Whatsapp con una vecina y, con otras, dos tardes a la semana por skype, una rutina que dejó de ser presencial para cuidarnos.

Ver artículo AQUÍ

Autor:
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts