Quiero ser #superordinario

IF HOUSE _ Vicente Iborra + Iván Capdevila (PLAYstudio)

 

Volvió a suceder. En esta ocasión, una antena colocada según las lógicas de la telecomunicación pero en absoluto según aquellas lógicas de la composición arquitectónica que muchos seguimos reproduciendo automáticamente. ¿Por qué semejante imagen nos produce tal desasosiego? Este texto, por cierto, contiene más preguntas que respuestas.

 

Lo ordinario, en sus múltiples acepciones –lo cotidiano, lo banal, lo encontrado “tal cual”, lo existente- ha sido celebrado por muchos de nosotros, los arquitectos, desde hace décadas. A la cabeza nos vienen textos de Robert Venturi y Denise Scott Brown, Rem Koolhaas, los Smithsons… De hecho, en 2010 Enrique Walker reunió muchos de ellos en un libro titulado precisamente así. Sin embargo, muchos de estos casos –ya históricos- así como otros más recientes en nuestro contexto nacional, se apropian de manera unilateral y algo elitista de este concepto. Hoy en día, lo ordinario entendido como la manifestación cotidiana de la sociedad –en sus múltiples facetas- se ha convertido en recurso habitual de ciertos discursos ampliamente reconocidos y promovidos por un sector de la crítica arquitectónica. Pero, ¿qué hay realmente de ordinario en estos productos arquitectónicos? Cuando Archigram –quiero evitar ejemplos más cercanos- realizaba sus collages a partir de imágenes de la cultura popular poco acababa quedando de ésta: la subjetividad del arquitecto anulaba prácticamente la del supuesto usuario. Los productos finales eran altamente sofisticados y sólo accesibles para un público cultivado arquitectónicamente. De hecho, estos productos con base en lo cotidiano se celebran antes y ahora en salas de exposiciones y publicaciones especializadas muy alejadas del origen de estos.

 

¿Podemos seguir hablando, pues, de lo ordinario en arquitectura?

 

En paralelo y en un ámbito más general e inclusivo, por cierto, Google Images o Pinterest posibilitan –empoderan- a potenciales clientes expresar sus deseos más profundos a través de imágenes. El maravilloso mundo de las imágenes, hasta hace poco restringido a los expertos, se ha democratizado. Tal y como Jelena Prokopljevic plantea en su artículo, estas plataformas pueden estar habilitando una nueva ideología al suministrar “una serie de imágenes y conceptos con los cuales un grupo social se pueda identificar.” Se convierten poco a poco en herramientas de comunicación entre arquitectos y ‘los otros’. O en otras palabras, se convierten en herramientas instituyentes de lo ordinario como gran paradigma. Igual desasosiego que la antena nos produce el color de las paredes o la inclusión de esa mesa camilla o esas cortinas opacas de flores tapando la bella ventana a 90º. Tanto esfuerzo para eliminar el pilar en esquina para acabar así –no podemos obviar la reprimenda de Mies van der Rohe a Philip Johnson en su Casa de Cristal. Ahora viene la controversia: ¿traemos un camión repleto de muebles “adecuados” para hacer las fotos? ¿Hasta qué punto la arquitectura, si es buena, puede sobrevivir el impacto de la subjetividad ordinaria? O mejor dicho, ¿acaso la arquitectura no debería convivir sin complejos con las decisiones de sus moradores? ¿Qué pasaría si renunciáramos a los estándares impuestos por determinadas revistas de arquitectura o cierta crítica y mostráramos la “Realidad” de nuestra arquitectura enfrentada a lo auténticamente ordinario? Tal vez, como apunta Carlos Santamarina-Macho, “son estas rupturas de lo convencional (…) las que tornan cualquier simple y monótona vivienda en un hogar, personal y único.”

Pronto lo sabremos. Mientras tanto, estoy en proceso de aceptarlo.

Quiero ser #superordinario.

Autor:
Iván Capdevila es Doctor Arquitecto y Master por la Bartlett School de Londres. Combina su actividad docente e investigadora como profesor de Proyectos Arquitectónicos en la UA con su actividad en PLAYstudio (www.playstudio.es) la cual ha sido premiada en numerosos concursos internacionales, destacando cuatro primeros premios en Europan.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts