1

Bauman, Zygmunt: Tiempos líquidos: vivir en una época de incertidumbre.

2

«Pero huye entretanto, huye irreparablemente el tiempo» Virgilio, Geórgicas III,2,84

3

Stepien, Agnieska. Barnó, Lorenzo. Eficiencia y productividad en arquitectura. Fundación Arquia. 2019, Madrid, pag. 9

Tiempo de reflexión

Ya hemos sobrepasado julio, ha transcurrido más de la mitad del año, el ecuador, un tiempo que coincide con la época estival (verano, o algo similar, en esta parte del hemisferio).  Un momento propicio para realizar un alto en el camino y tomarse un tiempo propio para reflexionar.

Frente al hoy donde todo es velocidad y la inmediatez 1, es en este precioso instante donde uno toma una decisión, sobre qué quiero (o necesito) pensar o hacer.

“Hacer cosas es un gran reto, aunque muchos nos conformamos con decir que las vamos a hacer. Casi hacerlas no cansa. Y siempre hay alguien que, después de todo, piensa que al final las hiciste.” Xoan Tallón

Para este proceso de autocuestionamento, he rehuido de las instrucciones del inefable George Perec pero he imitado su espacio de observación. Por tanto alejado de las premuras del tiempo y de la elaboración de listas o de apuntes interiores, esperando no haber perdido oportunidades.

La elección ha sido fácil, un espacio alejado pero cercano al mar. No es ningún misterio que contemplar un mar en calma con una ligera brisa y sin ningún ruido, es relajante. Un espacio lejos de las responsabilidades cotidianas, un espacio propio,

¿cuántas veces podremos disfrutar de un lugar así?¿Lo tenemos habitualmente?

Parece difícil, incluso podríamos describir como imposible, el disfrutar del repaso mental. Buen tiempo, buen lugar… aunque esto último quizás de para una serie propia, escoger el lugar, porque ¿qué lugar escogerías tu lector para realizar este pequeño ejercicio?

A priori es de lo más sencillo pero, intuyo que un lugar así no es será fácil de encontrar… o sí, pero ojo

“Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus”. 2

Vamos cerrando nuestro análisis, que todos queremos playa y juerga, y en verano un buen descanso apetece a todos, así que realiza una «distribución del tiempo» adecuada ya que

“todos tendemos a requerir más tiempo para nosotros y para nuestras cosas, pero la verdad es que el día solo tiene 24 horas y la cuestión es cómo aprovechar”.3

Notas de página
1

Bauman, Zygmunt: Tiempos líquidos: vivir en una época de incertidumbre.

2

«Pero huye entretanto, huye irreparablemente el tiempo» Virgilio, Geórgicas III,2,84

3

Stepien, Agnieska. Barnó, Lorenzo. Eficiencia y productividad en arquitectura. Fundación Arquia. 2019, Madrid, pag. 9

Autor:
Arquitecto autónomo y no colegiado (@AAlonsoOro), que compagina la labor de editor en veredes, arquitectura y divulgación (@veredes) con las tradicionales de arquitectura. En 2019, lanza VAD. veredes, arquitectura y divulgación es una revista científica internacional de periodicidad semestral y formato digital y físico que pretende ser un canal de difusión de trabajos y reflexiones centrados en la cultura, la teoría y el proyecto de arquitectura.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts