LA CALLE Y LA ACERA, EL SALÓN DE LA CIUDAD | SABRINA GAUDINO

Por: Sabrina Gaudino

Desde: Arquitasa

«El sistema viario es el soporte de la movilidad de la ciudad, las arterias del organismo urbano. Calles, avenidas y paseos configuran el vacío en los llenos que define la edificación; ecuación de una relación no siempre armónica ni proporcionada. La calle, en el vertiginoso proceso evolutivo de las ciudades, se ha visto comprometida en sus más potentes cualidades: la de espacio público y elemento de sutura. La acera, como parte de la calle, es una unidad vertebradora que permite conectar al peatón con actividades, usos y velocidades.

Desde la planificación de las primeras ciudades el elemento fundamental de los trazados urbanos ha sido la calle. El cardo y decumanus establecieron la forma básica de trama sobre la cual se disponían las colonias y los campamentos militares. El entramado viario de la ciudad medieval se definió a partir de un esquema geométrico derivado del sistema jerárquico que tenía su base en el feudalismo y la actividad agraria. Si vamos hacia atrás en un repaso por la historia de las calles medievales, encontramos una determinante en la organización de las ciudades: «la relación espacial en los núcleos urbanos venía determinada por las distancias que podían recorrerse a pie en una jornada de ida y vuelta» (…) »

 

Acceder al Artículo AQUÍ

Autor:
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts