1

De entrada nos sorprendió esta distinción tan local: nunca pensamos en el Renacimiento como un arte específicamente Italiano; aunque lo sea inevitablemente, forma parte del Patrimonio de la Humanidad y por tanto su valor es global

2

Así define la Convención de la UNESCO el patrimonio cultural de la humanidad

Experiencias de clase: a favor de una historia global de arquitectura 2

Pabellón de las Naciones en la feria de Nueva Delhi (Pragati Maidan), diseñado por el arquitecto Raj Rewal, inaugurado en 1972 y derribado en 2017.

 

El primer día de clase presentamos el temario de la asignatura de Historia de Arquitectura: Grecia-Roma-Románico-Gótico-Renacimiento-Barroco. En las 15 sesiones hay que enfundar un conocimiento de las principales etapas históricas de la arquitectura occidental, además de dos exámenes parciales. Una estudiante de origen Asiático pregunta: “¿por qué estudiamos tantas cosas de Italia?”1 El curso siguiente incluimos, aunque sea de manera esquemática, dos temas: arquitectura tradicional de Asia oriental y arquitectura del Bizancio. En seguida aparecieron nuevas conexiones y nuevas visiones sobre la arquitectura de Europa Mediterránea. Al contestar en el examen la pregunta sobre Bizancio, un estudiante desarrolló la influencia de la Hagia Sofía de Constantinopla sobre la arquitectura del imperio Otomano y el mundo Musulmán. Un tema más a añadir al temario de la asignatura, aunque sea de manera todavía más esquemática…

 

De la manera similar la historia de la arquitectura moderna raras veces llega a abordar las “otras modernidades” de los países socialistas, del mundo post-colonial de Asia o África, de la era atómica y del post-socialismo. Fue allí donde los conceptos modernos –las enseñanzas de los Maestros del Movimiento Moderno- fueron llevados al límite en un proceso de negociación con la topografía, el clima, los materiales, conocimiento y tecnología local. Se tuvieron que adaptar a las realidades culturales y a los dictados políticos e ideológicos a veces muy distintos de los que marcaron su origen para mostrar las virtudes y las vicisitudes de la modernidad.

 

El texto de Manuel Saga  me ha hecho reflexionar sobre mi experiencia docente de los últimos años en el campo de historia y teoría. La escuela de arquitectura se está internacionalizando a pasos de gigante, quizás más la privada donde ya buena parte del contenido se imparte en inglés para formar arquitectos que actuarán en contextos diversos. Por otro lado, también los programas de intercambio y los study abroad hacen necesario ampliar la mirada. Además hay un creciente interés por incluir la historia de urbanismo y arquitectura en otras disciplinas de humanidades o economía que se abren al mercado global de una manera muy decidida. Inevitablemente, ésta apertura hacia las miradas de otras culturas u otras profesiones plantea cuestiones sobre los temas y la manera de explicar la historia.

 

Parece que cada vez más hay que mediar las dos maneras de explicar la arquitectura: a través de objetos o como consecuencia de diferentes procesos de negociación y adaptación donde la visión tiende a ser interdisciplinar. Porque en el fondo estudiamos la historia para aprender de ella, pero también para proteger a los monumentos, conjuntos y lugares 2 que forman nuestras ciudades, nuestra identidad y nuestra diversidad.

 

 

 

Notas de página
1

De entrada nos sorprendió esta distinción tan local: nunca pensamos en el Renacimiento como un arte específicamente Italiano; aunque lo sea inevitablemente, forma parte del Patrimonio de la Humanidad y por tanto su valor es global

2

Así define la Convención de la UNESCO el patrimonio cultural de la humanidad

Autor:
(Belgrado 1972) Arquitecta por la universidad de Belgrado (1998) y Doctora por la UPC de Barcelona (2006) con la tesis sobe representación e ideología en la obra arquitectónica. Ha co-comisariado con Jaume Prat e Isaki Lacuesta el pabellón Catalán en la XV Bienal de Venecia, en la edición anterior participo en el pabellón de Corea ganador del León de Oro. Ha investigado la modernidad arquitectónica del mundo socialista, escrito y dado conferencias en diversas universidades europeas. Colabora con el departamento de Historia contemporánea de la UAB y es miembro del comité científico del Premio Europeo del Espacio Público.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts