Últimos posts
Tema - Arquia / Proxima
Tema - Foro – VI Edición
Tema - Pensamiento y crítica
Tema - VI Edición
1

La mesa se planteó a partir de preguntas directas a cada uno de los autores, sin explicar en ningún momento cuál era su proyecto ni en qué consistía. Entre el público nos preguntábamos qué era lo que estábamos viendo, y por qué eran esos y no otros los proyectos que responden a lo que es “investigación” para los jurados del concurso. Había que llegar con las propuestas estudiadas de antemano.

2

Editado por After Belonging Agency y publicado por Lars Mûller

3

Editado por José Aragüez y también publicado por Lars Mûller (la casualidad)

4

Realizado por Juan Pedro Vega de Arquitectura a Contrapelo.

5

Realizado por Nomad Garden.

6

Ni siquiera se dejó tiempo para la discusión tan intensa que sí hubo en las mesas anteriores.

 “Pensamiento Operativo” en el Festival ARQUIA Próxima

Mesa de discusión “Pensamiento operativo” celebrada durante el Festival ARQUIA Próxima
 © Península Work

Cuando asistí al Festival ARQUIA Próxima mi interés se centró en el espacio reservado a proyectos de investigación y teoría. Habían sido agrupados en una única mesa, presentada con estas palabras: “La investigación ofrece una vía alternativa con la cual abordar temas más amplios a los puramente disciplinares, generando un conocimiento periférico a la arquitectura y apuntando en muchos casos nuevas vías que inspiran la práctica profesional”. La investigación aparece, así, como algo alternativo, secundario, con una misión romantizada y alejada de la disciplina. Su título era “Pensamiento Operativo”. Operativo más que un apellido pareciera una disculpa, una justificación de que si pensamos lo hacemos para aplicar rápidamente el conocimiento, o al menos para que lo apliquen los que se dedican a la arquitectura “de verdad”.

Entre las realizaciones1 estaba el libro After Belonging,2 en el que se recoge el proyecto curatorial de la Trienal de Arquitectura de Oslo de 2016. Otro libro, “The Building”3 es producto de una serie de encuentros académicos entre 2014 y 2016 en los que se trató la conexión entre la teoría periférica y la práctica de la arquitectura dirigida a la edificación. El ganador de la categoría, Bartlebooth, es una editorial que desde 2013 viene publicando libros y  “experimentos” de tiraje limitado en las que participan múltiples autores. Hasta aquí parece que investigación: edición. En ninguno de los proyectos el autor realiza un aporte singular, sino que mantiene la figura de dinamizador de procesos de mayor recorrido, editando el trabajo de firmas y expertos a menudo veteranos.

El proyecto ORDEN4 llamó la atención por su sencillez y claridad. Se trata de una serie de láminas que ordenan representaciones arquitectónicas de ciudades, manzanas, casas o circuitos de Fórmula 1. Pósters sin necesidad de investigación profunda o axiomas teóricos que se venden a 18 euros en su página web (yo ya he pedido el mío). Garden Atlas5,por su lado, es una herramienta web que permite realizar fichas técnicas de jardines y facilita el mapeado de las especies, su clasificación con dibujos botánicos y un álbum de fotos. Es la infraestructura de una base de datos que aún está por construirse y que busca la colaboración de usuarios externos. Por último, El Booom del Verano, Realizado por Vilaplana&Vilaplana, es una instalación urbana temporal de tintes rossianos, que se basa en el uso de la forma, la memoria y lo lúdico.

El panorama me dejó preocupado. Aunque las seis propuestas son de una calidad innegable, la mesa se sintió como un cajón desastre ubicado a la cola del festival6. La investigación española emergente en arquitectura estuvo representada por tres procesos editoriales, una serie de pósters, una herramienta digital y una falla. Curioso cuanto menos. Además, que sólo un tercio representen procesos académicos rigurosos pone en cuestión para qué diablos nos dejamos el lomo en las universidades apoyando la investigación joven. ¿Dónde están los productos de nuestros doctorandos y másteres? ¿Dónde están los artículos originales? ¿Las tesinas y las tesis? ¿Se gasta el dinero en becarios de posgrado cuyos productos no merecen ser reconocidos?

También, despierta debate que la mitad de los seleccionados sean procesos editoriales. ¿De verdad necesitamos que nuestras ideas estén acompañadas de grandes voces para que adquieran relevancia? ¿Tienen que estar OMA, Bernard Tschumi, o Jill Stoner en nuestros proyectos para que se valore lo que tenemos que decir? Me gustaría creer que no.

 

Notas de página
1

La mesa se planteó a partir de preguntas directas a cada uno de los autores, sin explicar en ningún momento cuál era su proyecto ni en qué consistía. Entre el público nos preguntábamos qué era lo que estábamos viendo, y por qué eran esos y no otros los proyectos que responden a lo que es “investigación” para los jurados del concurso. Había que llegar con las propuestas estudiadas de antemano.

2

Editado por After Belonging Agency y publicado por Lars Mûller

3

Editado por José Aragüez y también publicado por Lars Mûller (la casualidad)

4

Realizado por Juan Pedro Vega de Arquitectura a Contrapelo.

5

Realizado por Nomad Garden.

6

Ni siquiera se dejó tiempo para la discusión tan intensa que sí hubo en las mesas anteriores.

Autor:
Arquitecto, Investigador. Investigador pre-doctoral en el programa Arquitectura. Historia y Proyecto del Politécnico de Turín. Ex Profesor de la Universidad de Los Andes, Colombia. Colaborador de Historia National Geographic. Fundador de blogURBS y URBS Revista de Estudios Urbanos y Ciencias Sociales . Antiguo corresponsal de La Ciudad Viva .
  • Chema - 13 noviembre, 2018, 19:04

    Hola Manuel.
    Tengo la sensación de que te equivocaste de sala o de Convocatoria.
    Si uno lee las convocatorias de la Fundación Arquia, encuentra lo siguiente:

    Festival Arquia Próxima
    “La Fundación Arquia convoca el concurso arquia/próxima, concebido para ofrecer apoyo a los arquitectos españoles en los diez primeros años de ejercicio profesional y basado en la difusión, promoción y puesta en valor de sus realizaciones y principios como profesionales”.

    Concurso Bienal de Tesis de Arquitectura
    “Podrán participar en el concurso aquellos arquitectos españoles que hayan leído su tesis doctoral en cualquier escuela o facultad de Arquitectura del mundo, así como aquellos arquitectos extranjeros cuya tesis doctoral haya sido leída en cualquier escuela de Arquitectura española”.

    Por lo que no llego a entender tu conclusión de donde están los productos de nuestros doctorandos y másteres, ¿En la convocatoria Concurso Bienal de Tesis de Arquitectura de la Fundación Arquia????

    Recientemente, ante la crisis de trabajo en España en la construcción, hemos asistido a la mayor producción de tesis de la historia en las Escuelas de Arquitectura, en un periodo tan escaso, y después la ansiedad por acreditaciones y puntos Aneca con el único y loable objetivo de colocarse a trabajar en una de las nada más y nada menos que 33 Escuelas de Arquitectura.

    Esto ha llevado en muchas convocatorias, y a muchos arquitectos sin obra o trabajo profesional, a querer colarse en muchas convocatorias por la puerta de atrás…. en busca de un reconocimiento donde no le corresponde.
    Existen muchisimas convocatorias y premios académicos en los que uno puede presentar sus trabajos tesis y artículos, incluido el de Arquia, en el que además te publican un libro.

    Claro que hay que seguir investigando en la trayectoria profesional, pero…
    ¿Para eso hay que apuntarse a la Universidad? NO.
    ¿Sólo se puede investigar en el ámbito de la universidad? NO.
    ¿Es bueno que existan procesos de investigación ajenos a lo académico y más próximos a la Profesión? SI.
    ¿Debería los Colegios Profesionales fomentar la investigación? SI.
    ¿quién se lee las revistas de los artículos de puntos Aneca? NADIE

    Y si tanta trascendencia tienen esos artículos o Tesis para la Profesión, ¿Por qué no los publican y difunden las Universidades o las Escuelas de Arquitectura?

    Insisto, hay que leerse las bases de la convocatoria………..

    Saludos, y gracias por tus apreciaciones.

    Chema.

  • Manuel Saga - 13 noviembre, 2018, 19:46

    Hola Chema. Gracias por asumir que no he leído las bases de la convocatoria. Es una forma excelente de comenzar la conversación. Muy bien.

    Si hay una mesa en el festival que se declara como dedicada a la investigación, y un premio en “innovación” entregado a uno de los finalistas de esa mesa, entonces la convocatoria reconoce con claridad que dentro de esas realizaciones en los diez primeros años de profesión también están las de investigación. No entiendo por qué consideras que no corresponden aquí los proyectos académicos. Como bien dices “promoción y puesta en valor de sus realizaciones y principios como profesionales”. ¿Qué realizaciones? Todas.

    Los arquitectos menores de 35 defienden tesis y tesinas de calidad en condiciones muy diferentes a las del doctorando arquitecto español típico. Estoy de acuerdo en que, en ocasiones, los arquitectos más veteranos se lanzan a hacer sus tesis por reconvertir una carrera profesional que no iba por esos derroteros originalmente, pero no creo que sea el caso general entre los jóvenes. Por eso, entre otras cosas, merece la pena que Arquia Proxima tenga su propio espacio para la investigación y que incluya tesis y producción académica de arquitectos españoles sub35, porque sus condiciones no son las mismas que las de la generalidad del gremio.

    Dicho de otro modo: si el objetivo de Arquia Proxima es dedicar un espacio a la producción de los arquitectos jóvenes españoles e incluyendo la investigación, no tiene sentido dejar por fuera las realizaciones académicas. Da igual que existan otros espacios. También hay espacios exclusivos para proyectos editoriales, de interiorismo o de diseño web. No pasa nada. Si esas realizaciones, sean de investigación o no, luego resultan ser tan buenas que ganan otros concursos en los que compiten con arquitectos veteranos, bien por ellos. ¿Dónde está el problema?

    Ahora las preguntas cortas

    “¿Para eso hay que apuntarse a la Universidad? ” – Define “apuntarse”. ¿Apuntarse es ser estudiante? ¿profesor? ¿investigador? ¿becario?

    “¿Sólo se puede investigar en el ámbito de la universidad?” Se puede investigar fuera, siempre y cuando se cumplan unos mínimos en rigor y control externo. Lo que ocurre es que las universidades son instituciones regladas, en España además públicas en su mayoría, que llevan SIGLOS construyendo y perfeccionando eso que se llama investigación. ¿Es perfecto? No. ¿Lo va a mejorar una oficina de arquitectos trabajando por su cuenta? Lo dudo.

    “¿Es bueno que existan procesos de investigación ajenos a lo académico y más próximos a la Profesión?” Por favor, nómbrame el primero. No existe, claro, porque para ser un proceso de investigación serio necesita seguir unos requerimientos que en este momento sólo la academia puede garantizar, con notables excepciones. Estoy de acuerdo con tu reclamo de acercarse al mundo profesional, pero eso para nada significa alejarse de la academia.

    ¿Debería los Colegios Profesionales fomentar la investigación? Sí, pero está fuera por completo de sus posibilidades, sus objetivos, su formación, su presupuesto…

    ¿quién se lee las revistas de los artículos de puntos Aneca? Los artículos de impacto no se miden por la cantidad de personas que los leen, sino por lo útil que son para las personas que los leen. Si un artículo sólo lo leen 10 personas pero las 10 lo utilizan para crear nuevo conocimiento, vuelven a publicar, son reconocidos y citan su fuente original, entonces ese artículo será excelente. Da igual que “nadie” lo lea. Da igual que no le guste a tu prima. Lo que importa es que sea útil.

    ¿Por qué no los publican y difunden las Universidades o las Escuelas de Arquitectura? Esta sí es una buena pregunta. Buena para otra ocasión. Aquí estábamos hablando del Festival.

    Un saludo.

  • Chema - 14 noviembre, 2018, 19:21

    Hola de nuevo Manuel.
    Comenzando por el final, efectivamente hay que hablar del Festival pero el que ha reivindicado los doctorandos y másteres (universidad) es tu artículo.

    Tu enfoque sobre los arquitectos de menos de 35 respecto de los veteranos, como tú los denominas (doctorando arquitecto español típico), es bastante impropio de un docente y da bastante que pensar… Actitudes excluyentes en un momento de crisis creo que restan, más que suman.

    Partes de la premisa que fuera de la Universidad no se puede investigar…. Y que lo que esté fuera de las reglas de la investigación universitaria, no es digno de denominarse como tal.
    Arquitectos del mundo!!, NO podéis ni sabéis escribir libros con rigor!!, NO podéis escribir artículos científicos!!, NO podéis editar revistas indexadas!!, NO podéis hacer exposiciones!!……. Si no pertenecéis al mundo universitario ni se os ocurra!!. El Croquis es una birria porque sus directores y editores no están vinculados a la Universidad!!

    Afirmar sobre la posibilidad de la investigación fuera de la Universidad, “¿Lo va a mejorar una oficina de arquitectos trabajando por su cuenta? Lo dudo”, habla por sí mismo… creo que desconoces el mundo laboral profesional.

    Negar a los Colegios el fomento de la investigación entre sus colegiados, es una mezcla entre ignorancia de no haberse leído unos estatutos, negar el conocimiento fuera de mi despacho universitario y no fomentar el conocimiento fuera de las aulas….

    En fin, creo que es bueno que vuelvas a leer la convocatoria.
    Gracias por tus apreciaciones.
    Saludos.
    Chema.

    • Manuel Saga - 14 noviembre, 2018, 21:59

      Estimado Chema,
      Contesto a cada párrafo por separado para no liarme:

      1- Estás confundiendo. Has preguntado que por qué las universidades no divulgan tesis y tesinas en arquitectura. Yo creo que la cuestión pertinente a este debate es por qué Arquia Próxima parece que no recoge las que destacan entre los arquitectos menores de 35. Son temas distintos. Que la Universidad divulge o deje de hacerlo debería darle igual a Arquia Próxima. No estamos aquí para irnos pasando el marrón entre instituciones, sino para recoger las prácticas relevantes en esa arquitectura que “necesariamente cambia en función del tiempo y del contexto y es nuestra labor como arquitectos adaptarnos a esos cambios hasta encontrar nuestro propio posicionamiento.”

      2- Ser un arquitecto doctorando español típico no tiene nada de malo. Quiere decir que tu background es probablemente profesional o que estás combinando tus inquietudes profesionales con la investigación. Creo que en los casos más jóvenes no es tan así. Lo que si me parece impropio es hablar de “ansiedad por acreditaciones”. Es como decir que los arquitectos de ahora estamos “ansiosos por cumplir el CTE”. Es la normativa que nos toca cumplir para demostrar que hacemos bien nuestro trabajo y ser retribuidos en consecuencia. Tildarlo de “ansiedad” me parece cuanto menos impertinente.

      3- La actitud excluyente no la veo. Yo parto de la premisa de que las instituciones más preparadas para investigar son las universidades y los centros de investigación. Por eso me parece que lo ideal es promover el acercamiento entre academia y profesión sobre todo cuando se habla de procesos de investigación, porque la academia dispone (o debería disponer, pero ese es otro tema) de los protocolos necesarios. Las exclamaciones que has escrito creo que hablan más de alguna mala experiencia tuya que del punto que defiendo. Si un artículo científico es un texto que se rige por protocolos de investigación académica, es lógico que un documento que elige ignorarlos no sea un artículo científico. Si quieres hacer otra cosa hazla, seguro que tiene un valor enorme, pero no lo llames investigación. Si no se diseña como investigación, no se piensa como investigación, no se hace como investigación, y no sabe a investigación, pues no es investigación. Efectivamente El Croquis es genial, un hito español del mundo editorial arquitectónico, pero desde luego no es un producto de investigación. No pasa nada. No es bueno ni malo, es la realidad.

      4- Efectivamente una oficina de arquitectos, por su cuenta, sin conexión con pares académicos ni entes reguladores, no puede producir investigación. Tampoco puede hacerlo una universidad, por su cuenta, sin conexión con pares académicos ni entes reguladores. Mi punto es: si una oficina quiere generar investigación seria, entonces debe someterse a los mismos requerimientos que cualquier entidad dedicada a la investigación. Creo que es difícil que una oficina promedio de 10-30 “empleados” consiga cumplirlos por un mero tema de infraestructura y recursos, pero quién sabe. Estoy abierto a sorpresas.

      5- Ojo que estás mezclando investigación y conocimiento. Comunicar el conocimiento en los colegios de arquitectos es loable. Fomentarlo también. Podemos debatir, reflexionar y trascender todo lo que quieras. Eso sí, investigar precisa de protocolos y recursos que quedan fuera del alcance de los colegios.

      6- Gracias por insistir. Yo te recomiendo que reflexiones sobre qué implica producir una investigación seria que sea defendible y constrastable a nivel internacional. Decir que las reflexiones y el conocimiento que se generan en torno a un proyecto son investigación muestra falta de perspectiva, y aleja a la profesión y la academia españolas de ser considerados con seriedad en ciertos escenarios.

      Al final el tema se ha desviado. Yo no digo que Arquia Proxima deba ignorar las realizaciones que vimos en el Festival. De hecho he escrito “las seis propuestas son de una calidad innegable”. Lo que defiendo es que, si Arquia Proxima dice contemplar la docencia y la investigación como prácticas relevantes tal y como anuncia en la descripción de la convocatoria de este año, entonces debe llamar a las cosas por su nombre y no confundir. Si la mesa “Pensamiento Operativo” es de investigación, que lo sea de verdad. Que no deje por fuera las prácticas académicas más rigurosas o tradicionales y las mezcle con productos de creación libre que son de una naturaleza distinta. Que no llame churras a las merinas. De ese modo podríamos de verdad estar todos juntos en el mismo festival, y evitar esa separación entre academia y profesión que denuncias y con la que estoy de acuerdo.

      Por cierto José María, estaría bien que firmaras con un nombre reconocible si vas a hacer una crítica con sustento de mi labor docente, no digamos ya si vas a cuestionarla de forma pública sin base alguna. No es correcto hacer esas cosas entre compañeros.

  • Ignacio Sánchez - 15 noviembre, 2018, 0:46

    “…Además, que sólo un tercio representen procesos académicos rigurosos pone en cuestión para qué diablos nos dejamos el lomo en las universidades apoyando la investigación joven…”

    Pues a mi me parece que esos ‘posters’ representan una investigación arquitectónica tan válida como rigurosa. De verdad que lo que dice Chema es cierto, creo que no has entendido ni las bases ni el fundamento del Festival Próxima, que no tiene nada que ver con la academia y si con el ejercicio.

    • Manuel Saga - 15 noviembre, 2018, 11:15

      Hola Ignacio,

      A ver si va a resultar que los que estáis confundiendo cosas y separando academia de profesión sois vosotros. La convocatoria de 2018 de Arquia Próxima habla específicamente de investigación y de arquitectos españoles “ejerciendo la docencia en Escuelas de Arquitectura punteras”. Uno de los finalistas de la categoría, The Building, es el resultado de un proceso surgido nada menos que de AA, Columbia y Princeton. Desde luego no es parte de eso que llamas “ejercicio”, al menos no en el sentido tradicional. Garden Atlas se hace en colaboración con el MECD y el IAPH, dos entidades que seguro les han pedido pruebas y verificaciones continuas del rigor de su trabajo.

      Llamadme radical si queréis pero veo bastante claro que ORDEN, por muchísimo que me guste, es un proyecto de una naturaleza distinta al de los anteriores. Estáis leyendo la palabra “póster” con un tono despectivo que no tiene. Igual ocurre con el “Booom del verano”.

      Me interpretáis como una especie de Guy Fawkes que viene a reventar el parlamento cuando resulta que vivo dentro de él. Creo que Arquia Próxima es un tesoro que no solo tiene mucho que ver con la academia (sólo hay que ver la cantidad de participantes y jurados vinculados a ella), sino que además debe progresar en el reconocimiento de las prácticas emergentes que existen dentro de ella.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts