Las mesas de trabajo

Este trayecto comienza en el corazón doméstico del hogar, continúa a través de los tres caminos de piedra, grava y cerámica de colores que recorrían el jardín de Morumbi de Lina o el Ford negro descapotable que Ray y Charles conducían cada día desde su casa a su oficina, y termina en sus mesas, reflejo de su actitud ante la vida y la profesión. Lugares de compilación, de acumulación, de respeto, de curiosidad e investigación.