MACROESCENARIO CELESTIAL

fundacion-blog-arquia-el-viajero-el-pais-edgar-gonzalez

Edgar González Desde El Viajero, El País

“El verano pasado, cuando recorría la autopista número 5 en dirección a Los Ángeles desde Irvine (California), y después de cruzar la intersección sobre el río Santa Ana, algo llamó poderosamente mi atención. Tanto que le pedí a mi hermano, que conducía, que saliera de la autovía y que fuéramos a buscar ese intrigante conjunto de prismas reflectantes que vi desde la carretera. Su historia es la siguiente:

El joven reverendo Robert Schuller tuvo una visión del futuro una soleada mañana de 1955. Con el objetivo de atraer a un público que normalmente no acudía a la iglesia, publicó un anuncio en el periódico local que decía: “Ven tal cual eres, en tu coche familiar”. Desde el altar que él mismo construyó podía observar cómo los parroquianos aparcaban en el autocine que alquiló por 10 dólares en el condado de Orange, en la soleada California. Atendía a una corte de baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1965) hambrientos de un mensaje positivo, acorde con la nueva era, con algo que más tarde se denominaría Teología de la Autoestima y que abría una vía en el protestantismo estadounidense.

Cuatro años después, muy cerca de allí, compró cuatro hectáreas de tierra y convenció al arquitecto Richard Neutra para que proyectara un santuario. El edificio sería el primero de un complejo arquitectónico sin precedentes. El mensaje necesitaba un medio adecuado. Un generoso ventanal de suelo a techo, flanqueando ambos lados del alargado edificio de 2.000 metros cuadrados, permitía celebrar servicios en el interior y simultáneamente en el aparcamiento, mientras que un gran rectángulo naranja que remata la fachada acristalada hacía las veces de púlpito para las celebraciones de esta autoiglesia capaz de congregar hasta a 500 automóviles. (…)”

 

 

Accede al artículo, AQUÍ

Autor:
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts