1

Allan Kaprow -La educación del des-artista

2

David A. Kolb -Experiential learning: experience as the source of learning and development.

3

Giorgio Agamben – ¿Qué es un dispositivo? Sociológica, número 73, pp 249-264
–  [El dispositivo] se trata de un conjunto heterogéneo que incluye virtualmente cada cosa, sea discursiva o no: discursos, instituciones, edificios, leyes, medidas policiacas, proposiciones filosóficas. El dispositivo, tomado en sí mismo, es la red que se tiende entre estos elementos.
–  El dispositivo, siempre tiene una función estratégica concreta, que siempre está inscrita en una relación de poder.
–  Como tal, el dispositivo resulta del cruzamiento de relaciones de poder y de saber.

La des-educación del arquitecto

Demolición de las torres AfE de la Universidad Goethe

Título “La des-educación del arquitecto”1

¿Tiene sentido hablar de enseñar o de aprender? Es más, ¿se puede enseñar o simplementese puede aprender? ¿Es quizás la enseñanza un mero acompañamiento al aprendizaje?

El aprendizaje es un proceso holístico de adaptación al mundo. El aprendizaje no es más que el proceso principal de adaptación del ser humano a su entorno social y físico.2

Considerando que el aprendizaje es de naturaleza dinámica, cualquier propuesta para desarrollarlo que se proponga como estáticacarece de sentido; quizás no sea aprendizaje lo que genera sino adoctrinamiento.

Aprendizaje:
(De aprendiz)
Acción y efecto de aprender algún arte, oficio u otra cosa.
Adoctrinar:
Instruira alguien en el conocimiento o enseñanzas de una doctrina, inculcarle determinadas ideas o creencias.

Es un error de partida, que incluso entre “los preocupados por la cuestión de la docencia en las escuelas de arquitectura” la pregunta sea — ¿Cómo se enseña en las escuelas de arquitectura actualmente? — y no — ¿Cómo se aprende? ¿Cómo se generan esas condiciones que empoderan al alumno y permiten el aprendizaje? — Dar este giro en el planteamiento supone cambiar el punto de mira. Así el centro de la cuestión dejará de ser el maestro — ¿Cómo el gran maestro es capaz de transmitir su infinita sabiduría? —  para pasar a estar en el nosotros — ¿Cómo nosotros, conjunto de personas con variedad de experiencia, conocimientos e intereses, es decir, comunidad de aprendizaje,  somos capaces de desarrollar esa inteligencia ante un campo del conocimiento, pensamiento y práctico concreto: la arquitectura? —

Es inevitable reconocer (por mucho que algunos se empeñen en ignorarlo) la relación entre la arquitectura y los procesos sociales, políticos y económicos. El reconocimiento de esto, implica aceptar la naturaleza dinámica de la práctica arquitectónica, ya que así lo es la evolución social, política y económica.

Entender por tanto la arquitectura en su dimensión más estratégica — como sistema de pensamiento y posicionamiento frente a la realidad — nos lleva a concebirla como generador de dispositivos, según la concepción de Agamben3:  condiciones y cualidades producidas para interferir en y con la vida íntima y pública de las personas, la sociedad.

El lugar desde el cual revolucionar una disciplina está  en cómo ésta se aprende, se desarrolla y evoluciona. Es por ello que nuestras escuelas tienen la obligación de desarrollar y liderar una concepción de la práctica arquitectónica desde una posición pro-activa y no sólo aleccionadora o estrictamente analítica. Es la universidad el lugar desde el que cuestionar las instituciones, transgredir los límites de la disciplina y agitar y modificar las convenciones sociales, políticas, económicas y tecnológicas. Y es aquí donde, entonces, se hacen necesarios otros agentes que trabajan de forma complementaria a esta disciplina: sociólogos, filósofos, políticos, economistas, etc. y cuya inclusión en la docencia arquitectónica es indispensable.

Sin embargo, parece ser que las escuelas de arquitectura son ese Olimpo, desde donde se esgrimen las grandes verdades académicas afirmando y reafirmando y volviendo a reafirmar las grandilocuencias pasadas como verdades universales. Y mientras todo se mueve a nuestro alrededor, en nuestras grandes escuelas nos asimos desesperadamente para quedarnos quietos.

¿Podemos pasar por favor a la realidad, salir al mundo y entender la arquitectura como un lugar más extenso que el ocupado por arquitectos, con cuestiones planteadas por arquitectos, para arquitectos entre arquitectos?


Imagen de portada: Demolición de las torres AfE de la Universidad Goethe (Fráncfurt) de 116 metros de altura. Fueron los edificios más altos demolidos en Europa con explosivos. El acto duró apenas unos segundos y contó con la asistencia de miles de ciudadanos curiosos, según citan las fuentes. Foto tomada por agencia EFE, encontrada en www.20minutos.es

 

Notas de página
1

Allan Kaprow -La educación del des-artista

2

David A. Kolb -Experiential learning: experience as the source of learning and development.

3

Giorgio Agamben – ¿Qué es un dispositivo? Sociológica, número 73, pp 249-264
–  [El dispositivo] se trata de un conjunto heterogéneo que incluye virtualmente cada cosa, sea discursiva o no: discursos, instituciones, edificios, leyes, medidas policiacas, proposiciones filosóficas. El dispositivo, tomado en sí mismo, es la red que se tiende entre estos elementos.
–  El dispositivo, siempre tiene una función estratégica concreta, que siempre está inscrita en una relación de poder.
–  Como tal, el dispositivo resulta del cruzamiento de relaciones de poder y de saber.

Autor:
Maite Borjabad López-Pastor, arquitecta por la ETSAM (2013). Actualmente cursa becada por La Caixa, “Master in Critical Curatorial and Conceptual Pracice in Architecture” en Columbia University. Su práctica e investigación orbitan entre la pedagogía en la arquitectura y la experimentación de nuevos formatos de comunicación e iniciativas de práctica y crítica arquitectónica.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

Últimos posts