GENERACIÓN #INSTAGRAM

fundacion-arquia-arquitectura-alex-duro-instagram-fotografia

¿Eres instagramer? Si lo primero que te ha venido a la mente es “¿Eso que es?” la respuesta es no. La red social Instagram, desde 2012 propiedad de Facebook, fue fundada en 2010 con el objetivo de proporcionar una plataforma en la que usuarios de todo el mundo compartieran sus fotografías. A priori una de tantas otras redes sociales, si bien su éxito se ha basado en el dinamismo y especificidad de contenidos que ofrece.

Sin embargo no estaríamos hablando ahora mismo de Instagram de no ser por su reciente aplicación como herramienta de difusión arquitectónica. De todas las novedades que ofrece OMA.EU – web publicada en 2015 – sin duda la más interesante y esperanzadora es la relativa a la fotografía de arquitectura. O a lo que llaman #OMApostoccupancy.

Haciendo uso del contenido publicado en Instagram, OMA.EU selecciona imágenes aparentemente espontáneas de usuarios de todo el mundo, con la única condición de citar su @autor. Esta estrategia nos ofrece la posibilidad de liberalizar la mirada y poner en manos del usuario los medios suficientes para que éste narre la arquitectura desde su propia perspectiva. Es la muerte del fotógrafo profesional.

Y es que tenemos malas noticias para el fotógrafo de trípode y carrete, incluso para su moderna versión equipada con drone y GoPro. Hemos asistido a la sustitución del © por el @. El rol del fotógrafo profesional ha quedado obsoleto con la aparición de tan inmenso número de usuarios de Instagram, u otros omnívoros consumidores de redes sociales.

fundacion-arquia-arquitectura-alex-duro-instagram-fotografia-2

Imagen 1_ T4 Madrid por @_sergiogp

Ahora bien, ¿qué clase de fotografías nos ofrece Instagram? Podemos diferenciar dos familias. Una primera familia de fotografías amateur con tintes profesionales, que se esfuerzan por jugar a ser fotógrafo profesional, a menudo con un smartphone y bastantes buenos resultados (Imagen 1). Y más interesante si cabe, una segunda familia de fotografías, espontáneas y rebosantes de naturalidad, que nos dan una visión más real de lo que ocurre en los edificios una vez que el arquitecto desaparece después del día de la inauguración. Fotografías, a diferencia de la mayoría de fotografías profesionales, no escenográficas ni preparadas, y que hablan de la post-ocupación de la arquitectura. Es a lo que llamamos fotografía de post-ocupación. (Imagen 2)

fundacion-arquia-arquitectura-alex-duro-instagram-fotografia-3

Imagen 2. A la izquierda © Philippe Ruault. A la derecha @romicortierdesign. 

Dos espacios similares narrados por un fotógrafo profesional o como fotografía de post-ocupación.

Entendida esta situación, esta oportunidad, ¿quién volverá a ponerse a disposición de un fotógrafo profesional de arquitectura cuando puede dejar que, de manera natural, el discurso sea narrado por aquellos que la viven? Instagram nos permite no sólo compartir nuestras imágenes sino visitar ciudades o edificios a golpe de hashtag. En una sociedad que pasa horas y horas en la web, ningún proyecto volverá a llamarse sino con la almohadilla que permita localizarlo en redes. Y bien, ¿queda espacio para la fotografía o sólo para la #fotografía?


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Alex Duro

Alex Duro

Alex Duro (Madrid, 1990). Arquitecto por la Escuela de Arquitectura de la UAH, 2015, y Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados por la ETSAM, 2016. Recibe varios premios por su PFC entre los que destaca el primer premio en la VI Muestra de PFC de la BEAU XIII. Realiza la Beca Santander 2013 en METALOCUS y la Beca Arquia 2015 en Foster + Partners. Ha colaborado con José Juan Barba Arquitectos y JMSG.
Alex Duro

Últimos posts escritos por Alex Duro (vea todos)

Alex Duro
Alex Duro (Madrid, 1990). Arquitecto por la Escuela de Arquitectura de la UAH, 2015, y Máster en Proyectos Arquitectónicos Avanzados por la ETSAM, 2016. Recibe varios premios por su PFC entre los que destaca el primer premio en la VI Muestra de PFC de la BEAU XIII. Realiza la Beca Santander 2013 en METALOCUS y la Beca Arquia 2015 en Foster + Partners. Ha colaborado con José Juan Barba Arquitectos y JMSG.

Posts relacionados

LA TIRANÍA DE LA (¿BUENA?) IMAGEN

LA TIRANÍA DE LA (¿BUENA?) IMAGEN

L’ARCHITECTURE EST MORTE. VIVE L’ARCHITECTURAL!

L’ARCHITECTURE EST MORTE. VIVE L’ARCHITECTURAL!

REFLEXIONES DE CÓMO LA ARQUITECTURA CAMBIÓ MI VIDA

REFLEXIONES DE CÓMO LA ARQUITECTURA CAMBIÓ MI VIDA

LA PROFESIÓN DE ARQUITECTO EN EL CINE. PARTE I

LA PROFESIÓN DE ARQUITECTO EN EL CINE. PARTE I

1 Comentario

  1. Ana Asensio - 3 diciembre, 2016, 14:54 Responde a este comentario

    Quizás un debate interesante sería por qué asociamos la fotografía de post-ocupación a lo amateur. Por qué no hay una fotografía profesional que incluya la “contaminación” del usuario. Por qué aún hoy día, en la era de la “arquitectura social”, tantos arquitectos exigen a sus fotógrafos que no fotografíen ni difundan su obra una vez ha sido habitada. Por qué se sigue usando indiscriminadamente el tampón de clonar desde la fotografía profesional para eliminar imperfecciones y puntos negros de la cara de la arquitectura, como enchufes, o cables por las paredes. Los usuarios asumen las pecas de la arquitectura, sus manchas del sol, las canas de la edad y los gestos viciados, mientras que los arquitectos y sus fotógrafos aún siguen creyendo en la belleza perfecta e inalterable de Adonis sXXI.
    No creo que la figura del fotógrafo/a de arquitectura esté muerta, ni mucho menos. Instagram no es más que un consumible más, como tantos otros, con una mirada que es carne de obsolescencia si no rellena ese contenedor visual de algo más de contenido. Lo que le ocurre al fotógrafo/a de arquitectura es que comparte la misma malatía que los arquitectos: la falta de acercamiento al terreno llano de la vida, con sus bellezas y sus imperfecciones.

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons