POR QUÉ NECESITAMOS A LOS “STARCHITECTS”

starchitects-RAQUEL-MARTINEZ-FUNDACION-ARQUIA

Estimado lector. No tuerza el gesto. El título de este artículo no es un reclamo para que siga leyendo. De verdad pensamos que, los arquitectos estrella cumplen su función en este complicado mundo de la arquitectura. E intentaremos explicarlo sin recurrir al manido argumento de la envidia.

Vamos a ello:

Razón 1. Porque proponen.

Sus propuestas pueden interesar más o menos, pero lo cierto es que las hacen. O mejor dicho, pueden hacerlas. Ese status especial que les otorga su visibilidad mediática les permite plantear cosas que le están vetadas al común de los mortales; así que, de alguna forma, actúan de avanzadilla de la innovación en arquitectura. Es cierto que no todas estas propuestas son válidas, ni interesantes, ni viables. Pero lo que es incuestionable es que sin esa consideración “estelar” estas ideas nunca saldrían a la luz. Ni las buenas ni las malas.

Otro asunto es nuestra posición respecto a ellas. Es labor del resto de la comunidad filtrar lo interesante que haya en ellas, mejorarlas, corregirlas y aprovechar esa punta de lanza para conseguir que esta rueda no deje de girar. Nuestra respuesta habitual suele ser, sin embargo, la crítica destructiva y demoledora. O la mímesis aborregada, que no sabemos qué es peor.

Razón 2. Por puro pragmatismo.

En el fondo, estos personajes están haciendo algo que continuamente les recomendamos a los arquitectos de las nuevas generaciones: explorar una línea de negocio. Nos puede parecer más o menos lícita la explotación mediática de una disciplina a la que estamos convencidos de que se le debe un mayor respeto; pero, a fin de cuentas, el hecho de que alguien salga en un programa de variedades, vista de forma estrambótica, o se haga fotos con el político de turno, no tendría por qué influir en la calidad de su arquitectura. Y además, esto lleva inventado más años que el TBO. Uno de los más grandes arquitectos de la historia se vestía de fantoche a la mínima y no tuvo problema en arrimarse a un régimen colaboracionista (para luego dar marcha atrás), o en ir vendiendo sus productos a cualquier fabricante de coches que le pudiera financiar sus locuras.

Razón 3. Por el principio de acción-reacción.

La buena arquitectura no vende. La presencia de temas de arquitectura en prensa no especializada es escasa. La gran mayoría de las referencias a arquitectura en los medios de comunicación se refiere a estas figuras. Es difícil imaginarse una columna periódica de crítica de arquitectura hablando de algo que no tenga que ver con estos personajes. Por supuesto que sería deseable, pero seamos realistas. Y como se suele decir, “que hablen de mí, aunque sea bien”. Por resumirlo en una frase, es necesario que existan los “stars”, porque sin ellos no tendríamos el blog de n+1.

Estamos de acuerdo en que el fenómeno “starchitect” no es ideal. Realmente, no es ni siquiera saludable, si pensamos en aquellos que se han quedado solo con la parte del “show bussiness” explotando planteamientos publicitarios que tienen poco o nada detrás. Pero pensemos en que estos personajes están haciendo, aunque seguramente de modo involuntario, una labor propositiva y de difusión mediática de la que todos nos estamos beneficiando de una forma o de otra.

 

Imagen: Foto de los autores de la baraja “Play Architecture”.

 


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Raquel Martínez

Raquel Martínez

Raquel Martínez, arquitecto por la ETSAM (2000), y Alberto Ruiz, arquitecto por la ETSAM (2001) y Máster en Teoría, Historia y Análisis de la Arquitectura (2014); son amigos y residentes en Madrid. Desde el año 2009 están involucrados en el Grado en Fundamentos de la Arquitectura de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en el que son profesores. Comparten interés por la arquitectura de mediados del siglo XX y el dibujo a mano, algunos proyectos profesionales y un espacio de reflexión en el blog arquitectura con minúsculas.
Raquel Martínez, arquitecto por la ETSAM (2000), y Alberto Ruiz, arquitecto por la ETSAM (2001) y Máster en Teoría, Historia y Análisis de la Arquitectura (2014); son amigos y residentes en Madrid. Desde el año 2009 están involucrados en el Grado en Fundamentos de la Arquitectura de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en el que son profesores. Comparten interés por la arquitectura de mediados del siglo XX y el dibujo a mano, algunos proyectos profesionales y un espacio de reflexión en el blog arquitectura con minúsculas.

Posts relacionados

¿QUIÉNES SON LOS INFLUENCERS DE LOS FUTUROS ESTUDIANTES DE ARQUITECTURA?

¿QUIÉNES SON LOS INFLUENCERS DE LOS FUTUROS ESTUDIANTES DE ARQUITECTURA?

LA CIUDAD FUERA DE LA CIUDAD (VOL. 1)

LA CIUDAD FUERA DE LA CIUDAD (VOL. 1)

PROYECTOS PARA NO DORMIR (II). DEL AUTOPLAGIO O LA COHERENCIA DE LENGUAJE

PROYECTOS PARA NO DORMIR (II). DEL AUTOPLAGIO O LA COHERENCIA DE LENGUAJE

LA ARQUITECTURA ES UN ESTADO MENTAL

LA ARQUITECTURA ES UN ESTADO MENTAL

4 Comentarios

  1. Jesús A. Izquierdo (@jesus_izq) - 13 octubre, 2015, 10:19 Responde a este comentario

    El argumento recuerda a las típicas novelas gráficas de Batman, donde no se sabe qué fué primero, si el héroe enmascarado o el villano de cara pintada. Ambos no existirían el uno sin el otro y se retroalimentan en cada capítulo. ¿Eso justifica la necesidad del starchitect? No lo sé, pero es lo que hay y no creo que desaparezca.
    Buen debate Raquel.

  2. alberto - 13 octubre, 2015, 10:44 Responde a este comentario

    La cuestión es si compensa el “peaje” debe abonar la arquitectura y la profesión. A lo tenor de lo visto y sufrido hasta la actualidad, me atrevería a decir que es un balance negativo.
    Lo que es innegable, es que es un debate abierto.

  3. Carlos Cámara - 13 octubre, 2015, 11:43 Responde a este comentario

    Gracias por aportar este nuevo enfoque hacia los star-architects. Me resulta muy interesante vuestra postura, situada entre el rechazo automático por todo lo que tenga nombres y apellidos de Star Architects y la “mímesis aborregada” que tan bien describe a los que replican sin cuestionarse nada que venga de los gurus estrella. La verdad es que me habéis hecho pensar y cuestionarme mi posicionamiento de oposición frontal hacia ellos. Tendré que hacer una lista mental de aspectos negativos y hacer como propone Alberto: calcular si el balance es positivo o negativo.

    • Carlos Cámara - 13 octubre, 2015, 11:44 Responde a este comentario

      …aunque si pensamos que sin los star-architects no tendríamos N+1, será muy difícil de equilibrar esto y aún tendremos no solo que agradecerles su existencia sino ofrecerles tributos y algún que otro sacrificio ;)

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons