SISTEMAS OPERATIVOS URBANOS. EL CEREBRO CIBERNÉTICO DE LA CIUDAD

Computer_City_Dennis Crompton_1964

Por Daniel Ayala Serrano (@ayserrano),

Desde hace algunos años y como consecuencia de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, hemos contemplado cómo desde distintos ámbitos se ha coqueteado con la idea de desarrollar un cerebro cibernético para la ciudad.

Desde un punto de vista urbano y social, nuestro pasado más reciente y nuestro futuro más inmediato ha girado entorno a los datos.  Paralelamente las sociedades de los países desarrollados han comenzado a dar por concluido el proceso de confluencia de usuarios a internet[1], al tiempo la industria se ha lanzado a la conexión e interactuación de dispositivos (máquinas) a través de la Red en el llamado Internet of Things[2].   De esta forma, un nuevo flujo de datos procedentes de medidores de agua, sensores de tráfico, aplicaciones de transporte, pago con tarjeta, etc. ha aflorado recientemente a internet.

Bajo este ingente mar de datos se oculta la idea de poner todos los recursos a trabajar de manera simultánea.  Así, los distintos departamentos que operan en la ciudad tendrían acceso a un gran volumen de información facilitando los procesos de toma de decisión y mejorando los tiempos de respuesta y actuación.

Una aspiración, la de controlar los procesos urbanos que acontecen en la ciudad utilizando la capacidad de computación de los ordenadores y la conexiones que ofrecen las redes de comunicaciones, que, sin embargo, nace ya a finales de la década de 1950 y principios de 1960 de forma paralela a la aparición de conceptos como cibernética, teoría de la comunicación o inteligencia artificial.

Un ejemplo de cómo estas tecnologías calaron rápidamente en la vanguardia arquitectónica lo encontramos en un proyecto de coetáneo al célebre Plug in City.  Dirigido por Dennis Crompton -uno de los fundadores de Archigram- “Computer City”  (1964) ilustra la importancia de los flujos de información podrían adquirir en la configuración de los espacios urbanos.  En Computer City la ciudad se despliega junto a los canales de información por los cuales también fluyen las personas.  Allí donde la energía y los flujos de información son más fuertes la trama urbana se vuelve más densa y compleja.  Dispositivos sensoriales dispuestos a lo largo del entramado urbano conforman un sistema nervioso que registra cambios de comportamiento y  envía información a un ordenador central para que active los protocolos adecuados.

Computer City dibuja por tanto el primer sistema operativo urbano capaz de detectar y dar respuesta a las necesidades de la ciudad gracias a las señales electrónicas que le aportan sus receptores.

Al igual que hoy nos encontramos múltiples propuestas que exploran los límites entrelazados de la tecnología, la cultura, la ciudad y la sociedad como consecuencia de las emergencia de las nuevas Tics, Computer City era la respuesta urbana al desarrollo de un nuevo paradigma científico-técnico que surgió durante la II GM y la Guerra Fría y que supuso la transformación del modelo productivo, científico y social.

En nuestro caso, las Smart Cities o los Sistemas Operativos Urbanos constituyen por tanto una nueva oportunidad, como diría Peter Cook, de incorporar un nuevo conjunto de referencias al vocabulario de la arquitectura actual no sólo en el sentido formal sino también desde un ejercicio teórico de la misma que no debemos dejar escapar.

[1] Según el último informe de Naciones Unidas el porcentaje de usuarios que acceden a internet se acerca al 75% en 2014.

[2] En el último Mobile World Congress se ha anunciado la cifra de más de 75 mil millones de dispositivos conectados a Internet.

 


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Daniel Ayala

Daniel Ayala

Daniel Ayala Serrano, architect and urban planner connecting Tech, Cities & Gov. Consultan in Urban Projects.
Daniel Ayala Serrano, architect and urban planner connecting Tech, Cities & Gov. Consultan in Urban Projects.

Posts relacionados

ARQUITECTURA Y ¿REALIDAD AUMENTADA?

ARQUITECTURA Y ¿REALIDAD AUMENTADA?

¿QUIÉN DISEÑARA LA CIUDAD DEL FUTURO?

¿QUIÉN DISEÑARA LA CIUDAD DEL FUTURO?

1 Comentario

  1. Blog de Fundación Arquia | URBAN DASHBOARD ROOMS.  - 23 marzo, 2015, 10:40 Responde a este comentario

    […] el post anterior, “Un cerebro cibernético para la ciudad”, publicado en este mismo medio, hablábamos de los sistemas operativos urbanos como una nueva […]

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons