EL VIAJAR DEL ARQUITECTO

solitario-Fundacion-arquia-caja-de-arquitectos- Ana Asensio-The AAAA Magazine

Autora: Ana Asensio (The AAAA Magazine)

Son las 6 de la mañana. Voy en un tren, mirando mi propio reflejo en los cristales desnudos hacia la noche.

Voy en un tren, sin embargo, no estoy viajando. Es sólo un traslado: viajar es un estado.

Viajar es no estar atado a un punto, ni a unas personas, ni a casi ningún objeto. Viajar es no tener lugar, ni paisaje, ni patria, como dice la canción. Es no tener nada de eso, para poder mirar con los ojos limpios sin los posos de los años, de la sociedad, de las expectativas, de esa tela de araña que se teje alrededor de ti como tu hogar.

Viajar no es simplemente conocer otras culturas, otras maneras de vivir. Es cómo recibimos esos conocimientos: transformados en sentimientos, directos al alma sin filtro, sin anestesia, en soledad. Viajar es un estado, y no es algo que se pueda hacer en unas fechas concretas y acotadas, con cada paso programado. Es arrastrarte por las vidas de los demás un instante, pero un instante intenso, concentrado.

Viajar requiere desmantelar la casa que tienes construida alrededor. No sólo las paredes y el techo, sino también esa carcasa que nos rodea, toda protección, para poder ser vulnerables. De algún modo, los arquitectos siempre necesitamos desmantelar las casas de los demás, desmontar las piezas, conocer a las personas que hay detrás, para reconstruir en nuestra mente su forma de vida.

Los arquitectos viajamos constantemente a través de la vida de los demás, y nos trasladamos en pequeños intentos de conocer in situ aquello que se ha estudiado por piezas. En un intento de viajar, observamos esas ilustraciones de los grandes maestros en sus grandes viajes, leemos sus viejas notas en libretas, alabamos cómo influyó en su obra.

 

Pero nada de eso es suficiente. Viajar es una fase formativa, un punto de no retorno, un cambio irreparable en la persona, un agujero en el ser hecho a propósito para ser llenado de inmediato.

Vivimos unos años extraños, donde la línea recta del camino a seguir, ese que nos habían transmitido (quizás) o que nos habíamos imaginado (quizás), no está tan clara. La línea pierde opacidad, se transparenta, se quiebra o se cubre de piedras.  Quizás es el momento de salirnos de la carretera y andar campo a través.

Hablo con muchos arquitectos que luchan por mantener su línea continua, o por el contrario, reinventan su profesión. Los hay muchos que también combinan el ‘antiguo modo de hacer’ con nuevas vertientes de la profesión, y disfrutan esa nueva etapa. Hay muchos estudiantes preocupados por su futuro, y muchos recién titulados en un limbo profesional. Hay muchos que emigran con una única visión: ese futuro profesional, esa línea continua que habían imaginado cuando comenzaron sus estudios con ilusión.

 

Pero, ¿no será quizás el momento de romper la tela de araña? ¿No es esta inestabilidad el primer golpe de  la demolición de nuestra casa? Decía Niemeyer: “la vida siempre me pareció más importante que la arquitectura”.

Quizás es el momento de no estar atado a un punto, ni a unas personas, ni a casi ningún objeto más que ropa, libretas, lápices y cámara. De ser efímero como la vida. Quizás es la hora de sacar un billete sin vuelta, de emigrar sin propósito, y de trasladarnos con sólo un estado de ánimo: viajar.

* créditos de la foto: Ana Asensio

 


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Ana Asensio

Ana Asensio

Ana Asensio es una estudiante (excéntrica) e investigadora de la Universidad de Granada (España), donde ha cursado los estudios de Arquitectura, complementados con una serie de becas en Venezia (Italia), Tetuán (Marruecos), Londres (Reino Unido) y Santiago (Chile). Después de trabajar durante años en comunicación sobre arte, diseño y arquitectura (Madoc del Ministerio de Defensa (España), Archdaily (Chile), Revista Arquine y Revista Código (México), Fundación Arquia (España), y otros), funda en 2014 AAAA magazine(ISSN 2386-2610) y en 2016 la editorial Minimum Editions, centradas en una visión humanista e híbrida de la arquitectura. Esta labor de investigación y difusión del arte y la arquitectura como expresiones humanas se complementa con la acción y experimentación, llevándola a involucrarse en instituciones como el IFAC (International Festival of Art and Construction) y el IPAZ (Instituto de la Paz y los Conflictos). Eterna viajera, activista y aprendiz exigente.
Ana Asensio

Últimos posts escritos por Ana Asensio (vea todos)

Ana Asensio es una estudiante (excéntrica) e investigadora de la Universidad de Granada (España), donde ha cursado los estudios de Arquitectura, complementados con una serie de becas en Venezia (Italia), Tetuán (Marruecos), Londres (Reino Unido) y Santiago (Chile). Después de trabajar durante años en comunicación sobre arte, diseño y arquitectura (Madoc del Ministerio de Defensa (España), Archdaily (Chile), Revista Arquine y Revista Código (México), Fundación Arquia (España), y otros), funda en 2014 AAAA magazine(ISSN 2386-2610) y en 2016 la editorial Minimum Editions, centradas en una visión humanista e híbrida de la arquitectura. Esta labor de investigación y difusión del arte y la arquitectura como expresiones humanas se complementa con la acción y experimentación, llevándola a involucrarse en instituciones como el IFAC (International Festival of Art and Construction) y el IPAZ (Instituto de la Paz y los Conflictos). Eterna viajera, activista y aprendiz exigente.

Posts relacionados

DONDE HABITA EL PENSAMIENTO

DONDE HABITA EL PENSAMIENTO

IMAGINA QUE NACES EN UN LUGAR VACÍO

IMAGINA QUE NACES EN UN LUGAR VACÍO

DEL PROCESO PERSONAL AL MOVIMIENTO SOCIAL

DEL PROCESO PERSONAL AL MOVIMIENTO SOCIAL

Venecia y la celebración de la enseñanza de arquitectura

Venecia y la celebración de la enseñanza de arquitectura

5 Comentarios

  1. Enrique Parra - 16 octubre, 2014, 22:03 Responde a este comentario

    Superinteresante la reflexión!!
    Ya desde nuestro primer año de carrera, algunos de nuestros profesores nos insistieron mucho en la importancia de viajar. Pero no de viajar como un mero turista, sino de ser un viajero. Descubrir paisajes y habitantes, costumbres y formas de entender la vida diferentes a las nuestras. La arquitectura tiene mucho más que ver con las formas de entender la vida que con cualquier corriente artística.
    Si estudias la vida de cualquier gran arquitecto se ve la influencia que en ellos tuvo el descubrir nuevas maneras de habitar en sus viajes. Hay quien diría que la ignorancia y los prejuicios solo se pueden curar leyendo y viajando…
    El caso de los arquitectos que estamos con un pie en la calle muchas veces me recuerda a “el viaje a ninguna parte”, unas veces al de Fernando Fernán Gómez y otras al de Bunbury… si usted me entiende ;)

    • Ana Asensio - 27 octubre, 2014, 23:01 Responde a este comentario

      Jajaja, exacto Enrique. Es una fase formativa, pero que no puede separar la influencia entre lo personal y lo profesional. Afecta a lo más profundo del ser, y al tipo de persona que eres, por tanto, también a qué arquitecto eres.

      Estamos en un momento en el que muchos andan cerca de un abismo con su mundo zarandeándose. Muchas personas ya han nacido con ese motorcillo en el cuerpo, pero, para los que no… éste es el momento, sin duda.

      ¡A saltar del nido los pajarillos! Sólo con alas, desnudos, y sin miedo!.

  2. Verónica Sánchez - 26 octubre, 2014, 10:21 Responde a este comentario

    Qué ganas de de dejarse viajar… muy bello, Ana

  3. El viajar del arquitecto | The AAAA Magazine - 1 noviembre, 2014, 11:01 Responde a este comentario

    […] Compartimos con vosotros el nuevo artículo escrito para la Fundación Caja de Arquitectos, “El viajar del arquitecto”, que podéis leer en su sitio original aquí. […]

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons