LA GRAN FAMILIA

on the origin of species

Autores: Iván Capdevila y Vicente Iborra _ PLAYstudio

Hace algunos años Luís Fernández Galiano titulaba como “Formas en Familia” el artículo introductorio a la monografía del estudio Mansilla+Tuñón. En él, se trataban de evidenciar las relaciones de parentesco existentes entre sus trabajos y cómo era posible la reelaboración de ideas y obsesiones pasadas en los proyectos presentes. Por aquella época, un nuevo star architect como Bjarke Ingels calificaba la actitud de su estudio como “evolución” frente a la postura revolucionaria de pasados gurús de la arquitectura. Así, mostraba cómo los hallazgos de un proyecto podían dar sus frutos en otra situación, en otro contexto, en otro proyecto sin tener conciencia de ello en un primer momento. En ambos casos, estas relaciones de parentesco dan lugar a familias de proyectos enlazados en forma de árboles genealógicos. Esta actitud, aprender de lo hecho anteriormente, es una cualidad que intentamos practicar en nuestro estudio.

Otra versión clásica de la familia arquitectónica era aquella en la que diversas generaciones de arquitectos se enlazaban entre sí en una cadena maestro-discípulo, en la que cada eslabón recogía e interpretaba lo aprendido del anterior, dando lugar a otras genealogías. Pero nuestra familia (y cuando decimos nuestra nos referimos a la de cada uno de los arquitectos) es mucho más amplia: todos nosotros tenemos primos segundos, tíos abuelos, o tías de leche sin que ellos mismos nos reconozcan. Cada uno formamos nuestra propia familia en base a nuestros intereses y obsesiones.

La familiaridad en la arquitectura, como en cualquier otra cosa, salta más allá de nuestras realizaciones (por emplear un término Aarquia/proxima), y da lugar a corrientes de pensamiento en las que se comparten actitudes, posicionamientos o modos de trabajo. En los últimos años, debido en parte a la situación de crisis en la profesión, la familia se ha convertido en colectivo, sustituyéndose así las relaciones jerárquicas filiares por relaciones horizontales entre compañeros.

Sin embargo, los mismos males que afectan a las familias auténticas (de carne y hueso) pueden aparecer en las arquitectónicas. Así la distancia entre la endogamia y la reelaboración de la producción propia puede ser pequeña, pasando a convertirse en estilo (en su peor acepción) o en arquitectura “con firma”. Por otro lado los arquitectos nacemos (como profesionales) con lo que podíamos  denominar familia adoptiva, que no es otra que el conjunto de los compañeros agrupados en los colegios profesionales. No nos quedan caracteres en el artículo para abordar este tema, que además tiene su propia temática en el blog, pero simplemente debemos recordar que la pertenencia a ésta no debe convertirse en un corporativismo mudo.

Y por último, debemos ser vigilantes en no convertir nuestra familia en la famiglia (aludiendo a la Corleone), dando lugar a lobbies o grupos de poder (otra forma de amiguismo al fin y al cabo) resultando círculos cerrados que se retroalimentan en las posibles facetas de la profesión.

Todo esto no es nuevo (ni lo bueno, ni lo malo)… ha existido, existe y existirá así que: la familia bien, gracias.

 

Imagen de portada: Charles Darwin. On the Origin of Species. Fuente: Wikipedia

 

 


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Play Studio

Play Studio

Iván Capdevila y Vicente Iborra, profesores de la Universidad de Alicante en la actualidad, desde el 2003 viven, trabajan, estudian, investigan y dan clases en lugares tan dispares como España, Reino Unido, Austria, Noruega, Corea, Méjico, Bielorrusia… www.playstudio.es www.morethangreen.es
Iván Capdevila y Vicente Iborra, profesores de la Universidad de Alicante en la actualidad, desde el 2003 viven, trabajan, estudian, investigan y dan clases en lugares tan dispares como España, Reino Unido, Austria, Noruega, Corea, Méjico, Bielorrusia… www.playstudio.es www.morethangreen.es

Posts relacionados

MINIYO/DR.MALIGNO vs. GOLLUM/SMÉAGOL. DOS POSICIONES DOCENTES (… AUNQUE NO LO PAREZCA)

MINIYO/DR.MALIGNO vs. GOLLUM/SMÉAGOL. DOS POSICIONES DOCENTES (… AUNQUE NO LO PAREZCA)

EL EXTRAÑO SABOR DEL CERDO AGRIDULCE

EL EXTRAÑO SABOR DEL CERDO AGRIDULCE

EL PORQUÉ DE LAS CALLES

EL PORQUÉ DE LAS CALLES

LA SOSTENIBILIDAD DE LA ARQUITECTURA PASA POR LOS NIÑOS

LA SOSTENIBILIDAD DE LA ARQUITECTURA PASA POR LOS NIÑOS

2 Comentarios

  1. Jesús A. Izquierdo - 28 septiembre, 2014, 12:51 Responde a este comentario

    En un muy buen libro “La configuración del tiempo” de Kubler, se explica la evolución de los objetos concebidos por el ser humano, los que perduran, las líneas que mueren, las nuevas invenciones… y creo que algo tiene que ver con este post, al menos en su primera parte. Supongo que hay que añadirle una buena dosis de capitalismo liberal, publicidad, espectáculo y cortoplacismo para explicar algunos hechos recientes.

    En lo tocante a las familias tipo loobies siempre han existido y me temo que siempre existirán y como todo en la vida, tiene su parte positiva y su parte negativa. Sin duda alguna pienso que la única manera de que funcione una organización colegial es con el control y participación activa de los colegiados. Casi nada, pero en ello estamos cada vez más personas.

    Un saludo.

  2. Vicente Iborra - 29 septiembre, 2014, 8:45 Responde a este comentario

    Efectivamente Jesús, el Kubler de “La configuración del tiempo” está detrás de esa primera parte. En cuanto a las otras, las Corleone, como ambos hemos señalado han estado, están y estarán, por eso entendemos que es importante recordarlo, primero para identificarlas cuando las reconozcamos y segundo para que nosotros mismos no demos lugar a una. Si el paso entre las familias de proyectos y la endogamia es corto… aquí también.

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons