VENTAJA, DISTANCIA Y ENVÉS:EXPLORACIONES EDITORIALES Y ARQUITECTURA EN LA ERA DE LA HIPERCOMUNICACIÓN

Diego de Velaquez_Venus del Espejo_1659 500

Por Paula V. Álvarez de Vibok Works

Los profundos cambios que las nuevas tecnologías de la comunicación han traído a los modos de pensar y hacer arquitectura plantean grandes retos a su edición, entendida ésta como actividad comprometida con la crítica y la producción de conocimiento, además de divulgativa. Con la híper-comunicación, el pulso crítico de los contenidos tiende a desacelerarse, lo que unido al incremento de una producción arquitectónica diseñada específicamente para los medios y condicionada por ellos, acaba por generar escenarios de conocimiento amorfos. En ellos, tareas editoriales como la selección de contenidos o la construcción de ejes discursivos prácticamente se diluyen. Con objeto de hacerlas resurgir, un buen número de arquitectos-editores se han lanzado a una exploración sobre los formatos en la que el saber específico adquirido en su formación encuentra un campo de aplicación inesperado. En sus manos, los formatos despliegan nuevas capas de significado en estrecha relación con los contenidos, capaces de cortocircuitar la lisa transmisión de las ideas cuando encuentran lectores cómplices.

Una de las vías de trabajo más activas consiste en reconfigurar el nuevo escenario comunicativo tomando ventaja de las reglas del juego de la híper-comunicación para activar una dimensión discursiva y crítica en su interior mismo. Así los blogs construidos como sucesión de píldoras críticas de rápida digestión y efecto diferido, que encuentran su último sentido en su administración dilatada. Que muchos de ellos surjan desde la vocación docente, y con el deseo de servir de estímulo para el aprendizaje, es un dato notable. El despliegue de esta lógica temporal desdoblada lo encontramos también en ezines de potente carga gráfica, sino directamente visuales, y que en palabras de Davide T. Ferrando tienen el gran mérito de aportar referencias arquitectónicas a menudo inéditas, útiles tanto para el diseño como la investigación arquitectónica.

Otra vía de exploración notable es la nueva subcultura de lo impreso que renueva la experimentación con los formatos que caracterizó muchas de las revistas de arquitectura y arte de los años 60 y 70. Ahora no se trata, sin embargo, de una reacción al encorsetamiento de los cánones editoriales asentados, sino de una perspicaz respuesta a la contradictoria convergencia cultural entre lo puntero y lo establecido que la híper-aceleración propicia. Esta distancia disidente la encontramos en los gallegos Fabulatorio, quienes inequívocamente cultivan “saberes” arquitectónicos en la edición, para elaborar de forma elegante y provocativa obras redondas y a la vez abiertas al lector. Quaderns desde Cataluña o Ruby Press desde Berlín destacan asimismo por su compromiso con la comunicación eficaz de las ideas a través de la escenificación silenciosa del proyecto editorial en su materialización física, añadiendo a los contenidos una sutil capa de significado que los revaloriza.

Sería erróneo inferir, sin embargo, que ventaja y distancia están en conflicto. Existen sagaces proyectos que las enlazan, como los híbridos editoriales-expositivos asociados a las investigaciones, no por casualidad conducidas por Beatriz Colomina, Clip, Stamp, Fold y Radical Pedagogies, esta última con la colaboración de Dpr Barcelona. Desde el compromiso con la producción de conocimiento, estos trabajos innovan en lo comunicativo, combinando espacios discursivos y de encuentro, digitales y analógicos. Otros trabajos en esta vía son las micro-ediciones que sobreponen la lógica multiplicativa del collage al esfuerzo de síntesis de la escritura. Aquí estuvo la apuesta de la recientemente concluida Fulcrum (Londres), que con un impacto insólito para estar realizada con apenas una impresora cedida a un grupo de estudiantes de la AA, sacó asombroso provecho a una circular semanal. La receta fue sencilla: yuxtaponer dos puntos de vista en el anverso, y una imagen en el reverso, pensada como un subtexto que comunica a golpe de vista el espíritu de los vertiginosos 100 números. También con una muerte anunciada, HipoTesis desde Madrid trabaja con la yuxtaposición y el collage, esta vez en la lógica interna del protocolo editorial: cada número reúne 15 reflexiones cuyos autores se comprometen a comentar a otros cuatro, elegidos por los editores. Tanto los diálogos cruzados de HipoTesis como los de Fulcrum evocan el concepto foucaltiano de “rituales de verdad”, recientemente recuperado por José M. Torres Nadal para aludir a los círculos, los clubs, etc. como lugar de producción de arquitectura.

Estas aventuras comparten un interés por el espacio como sustrato que articula y estimula la disposición receptiva del otro e idealmente lo incorpora; los formatos son reinventados como modalidades espaciales en las que la experiencia estética es inseparable de la cognitiva. En su conjunto constituyen una prueba del potencial de nuestro expertise para conferir un sesgo crítico a la comunicación de las ideas, de la ocasión que ofrece la edición para reconquistar el valor cultural de la arquitectura frente al expositivo. Una vez llegados aquí, podemos ir más lejos y explorar el envés de este argumento. En un momento en que la híper-comunicación nos arrastra de tal modo que convierte los medios en lugar de producción y a ultranza espacio habitado, ¿podría el “conocimiento situado” de estas exploraciones editoriales sugerir métodos para recuperar una dimensión crítica no ya en la comunicación, sino en la construcción de las ideas arquitectónicas? ¿Podría el arquitecto cultivar la edición en el proyecto como una oportuna vacuna frente al aplanamiento de la sobre-exposición comunicativa?

* Imagen de portada: “Venus del Espejo” de Diego de Velázquez


* Este artículo ha sido escrito con carácter divulgativo; así que, si te apetece compartirlo en cualquier otro medio, estaremos encantados de que lo hagas siempre y cuando cites el lugar donde lo has encontrado.

*Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

* Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

arquia-boton-twitter1  arquia-boton-googleplus1  arquia-boton-facebook1

Paula Álvarez

Paula Álvarez

Formada como arquitecta y al frente del estudio Vibok Works , el trabajo de Paula V. Álvarez reúne investigación, edición, escritura y experimentación creativa. Sus intereses de investigación incluyen el estallido de la categoría de espacio con la globalización y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación, las resonancias y disonancias entre la lógica organizativa de los espacios sociales digitales y materiales, y el uso de técnicas editoriales en el diseño y pensamiento en urbanismo y arquitectura desde un compromiso social y crítico a partir de la última década del s. XX .
Formada como arquitecta y al frente del estudio Vibok Works , el trabajo de Paula V. Álvarez reúne investigación, edición, escritura y experimentación creativa. Sus intereses de investigación incluyen el estallido de la categoría de espacio con la globalización y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación, las resonancias y disonancias entre la lógica organizativa de los espacios sociales digitales y materiales, y el uso de técnicas editoriales en el diseño y pensamiento en urbanismo y arquitectura desde un compromiso social y crítico a partir de la última década del s. XX .

4 Comentarios

  1. Miguel Villegas - 25 agosto, 2014, 14:37 Responde a este comentario

    Creo que, desde hace tiempo, el futuro de la edición de arquitectura es la construcción de conocimiento. Soy bibliófilo confeso, amo el libro como objeto humano y espero que nunca lo perdamos.
    Me cuesta trabajo leer en papel por encontrarme ediciones que descuidan la tipografía, y el coste de muchos ejemplares, sin ser caro, es excesivo para la economía actual.
    Aparte, desde hace años, los libros en papel se me hacen inertes. He disfrutado enormemente con tu construcción de enlaces, transformación de la información en conocimiento al realizar las conexiones de otro modo virtuales (que no se refiere en este caso a digitales). El esfuerzo que has hecho al conectar, es lo que le da el verdadero valor a lo digital.

    Si echamos un vistazo a los últimos diez artículos de este blog sólo dos, además del tuyo, incluyen 1 enlace. Y es al CSCAE…

    • Paula V. Álvarez - 26 agosto, 2014, 18:15 Responde a este comentario

      Hola Miguel,

      Gracias por tu comentario y tu visión. Yo sin embargo, soy adicta aun al papel, quizás porque paso tanto tiempo delante del trabajo frente a una pantalla, que valoro cada vez más el placer del libro en las manos. También me gusta mucho el formato “reader”, quizás este admite más fácil lectura en digital que otro tipo de ediciones. Para mi la forma en que se narra, comunica o cuenta un trabajo o un tema, es tan valiosa para el campo de la arquitectura como la construcción de conocimiento.

      La edición de arquitectura es un tema bastante amplio. Aquí me he querido centrar en formas de edición creativa realizada por arquitectos, sin menoscabo de la labor editorial más invisible del editor detrás de la publicación de ensayos, tesis o trabajos académicos, para detectar qué publicar, pulir el texto junto al autor, acercarlo al público y ponerlo en valor. Pero esta es otra historia.

      Agradezco que aprecies el esfuerzo de incluir enlaces :-)

  2. Fran - 26 agosto, 2014, 11:40 Responde a este comentario

    Editar arquitectura tiene algo parecido a proyectarla, en cuanto a que es darle algo más que la suma de las partes que lo forman. Ambos le dan “vida” a elementos con su conjugación. Manipulan información para convertirla en conocimiento.
    Quizás, la diferencia es, cuando se edita arquitectura se continua de otra “forma” la vida de esta.
    Intentando responder a tu pregunta, entiendo que una posible edición virtual, quizás por una mayor accesibilidad, es más un instrumento proyectual. Convierte el proceso en una situación más crítica, no de la comunicación, sino como dices “en la construcción de las ideas arquitectónicas”.

    enhorabuena por el artículo!

    • Paula V. Álvarez - 27 agosto, 2014, 13:55 Responde a este comentario

      Gracias Fran,

      Suscribo 100% tu definición de la edición como algo que continua la vida de la arquitectura, es fantástica, y salva la diferencia entre edición creativa y la edición en un sentido más amplio.

      En cuanto al papel de lo digital y la difusión en masa, es cierto que la noción cultural de la arquitectura para el gremio en general, en nuestro presente, se construye en este espacio, escindiéndose de alguna manera de las elaboraciones desarrolladas en entornos académicos o más especializados, probablemente con un mayor peso a largo plazo. Por ello valoro mucho los perfiles académicos que construyen conocimiento sirviéndose de las redes, y de una forma generosa y altruista. Sin esta labor, la construcción cultural de la noción de arquitectura quedaría en manos de los intereses económicos de las esferas comerciales de mayor peso (y el peso en la red no depende de la calidad, aunque tampoco es su enemigo).

      Gracias de nuevo por tu reflexión!

Deja tu comentario

Tu correo electronico no se va a publicar.

Tienes a tu disponibilidad estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

*


*

Simple Share ButtonsComparte este artículo:
Simple Share Buttons