Últimos posts
Tema - Compromiso social
Tema - Sin categoría
Tema - urbanismo

¿Hay futuro para el ensanche de la ciudad?

Imagen Ensanche de Santiago de Compostela  Fuente: Google Maps

 

El Ensanche es una parte muy importante en la historia de la ciudad. A medio camino entre el casco histórico protegido patrimonialmente y los barrios contemporáneos, urge mejorar su habitabilidad y revitalizar su vida urbana.

Minimizando sus debilidades y potenciando sus fortalezas, debe acometerse la revolución que permita recuperar el carácter dinámico de esta parte de la ciudad y el ambiente modernista que la caracteriza.

 

Vivo en una ciudad cuyo casco histórico es patrimonio de la humanidad. Si dejamos al margen problemas como la saturación turística, es la “zona vip”: protegida patrimonialmente e incentivada desde el ámbito público y privado.

Pero hoy quiero fijar la atención sobre otra zona característica de muchas ciudades: el “Ensanche.

Los ensanches son zonas de crecimiento que surgen a finales del siglo XIX y principios del XX para acoger el gran aumento de población que supuso el desarrollo industrial.

En una época en la que no existía normas de calidad ni para las viviendas ni para los espacios exteriores, se construyeron altos edificios cerrando enormes manzanas en torno a patios interiores.

En el exterior: calles estrechas, sombrías, con pequeñas aceras en las que es casi imposible introducir algo de vegetación que humanice el espacio y suavice el clima.

Mucho ha mejorado el trazado de las ciudades desde entonces: viviendas más habitables, calles que permiten el paseo y la estancia de ciudadanos de todas las edades y automóviles que circulan en armonía con peatones y bicicletas.

Sin embargo, en muchas ciudades, el Ensanche sigue siendo una parte muy importante de la vida urbana. No se sabe muy bien cómo, pero esta parte de la ciudad resiste, a pesar de todo, y las estrechas calles permanecen llenas de gente a diario.

La crisis ha supuesto un duro golpe para los pequeños comercios que mayoritariamente llenan sus calles, especialmente los de propietarios independientes. El precio del alquiler de locales en estas zonas suele ser muy elevado y franquicias marcas compiten con otras condiciones. Si a esto le sumamos la competencia de los centros comerciales y el auge del comercio electrónico, lo sorprendente es que siga existiendo comercio tradicional en estas zonas.

Las recientes obras de humanización de las calles, incentivadas a nivel europeo y promovidas por los ayuntamientos han supuesto un soplo de aire fresco: dando prioridad a la accesibilidad, introduciendo vegetación, ampliando aceras e incorporando mobiliario urbano de calidad…

También se van dando pasos estratégicos como la asociación de los comerciantes y residentes de estas zonas para aunar esfuerzos, buscar estrategias comunes y utilizar la innovación y la tecnología para dinamizar las calles buscando un comercio sostenible y un vecindario amable para residentes y visitantes.

Las ventajas de estas zonas de la ciudad son conocidas: la experiencia de comprar en un “centro comercial abierto”, como se denominan frente a las grandes superficies, es totalmente diferente: la proximidad; la diversificación; el contacto con el exterior y con otras personas…

Las debilidades también son conocidas: la rigidez del trazado urbanístico permite pocos espacios de calidad para disfrute de los ciudadanos.

El Ensanche de una ciudad no deja de ser una zona histórica con sus peculiaridades. Pertenecen a una época determinada de nuestras ciudades que merecen ser tan preservadas y potenciadas como los cascos históricos tradicionales; teniendo en cuenta, además, que la cantidad de población residente es muy superior allí.

Podemos eliminar plazas de aparcamiento en las calles y dirigir el tráfico en una única dirección ampliando el ancho de las aceras; podemos incorporar vegetación y mobiliario urbano y mejorar sustancialmente el espacio, pero siguen siendo zonas de paso y necesitamos poder “estar”.

La solución parece clara si observamos desde arriba. Hay mucho espacio libre- ¿Por qué no disfrutamos de él? ¡OCUPEMOS LOS PATIOS! Hagamos lo que sea necesario para recuperar estos espacios residuales para la ciudad.

Autor:
Susana Rodríguez Carballido
Arquitecta gallega especialista en rehabilitación y eficiencia energética. Desde el comienzo de su carrera profesional, además de los procesos proyectual y ejecutivo de la edificación, su trabajo incluye la investigación de tipologías edificatorias y procesos constructivos.Con amplia experiencia en asesoramiento y formación técnica para profesionales de la edificación, es fundadora y directora de asesorArqla plataforma de Asesoramiento Profesional en Arquitectura.
  • Maria Gutierrez - 14 octubre, 2018, 14:35

    Lea usted a Camilo Site, a Jan Gehl, a Christopher Alexander… a ver si se aclara.
    “Mucho ha mejorado el trazado de las ciudades desde entonces: viviendas más habitables, calles que permiten el paseo y la estancia de ciudadanos de todas las edades y automóviles que circulan en armonía con peatones y bicicletas.”… ya me dirá usted donde vive…

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts