La vida secreta de las casas

Por: Jaume Prat Ortells

Desde: Diario 16

Hace así como un año tuvimos el disgusto mayúsculo de descubrir que la casa Guzmán (1972), obra del gran arquitecto Alejandro de la Sota, había sido derribada. La noticia saltó por el procedimiento de viajar hasta el solar y encontrarlo colonizado por una construcción nueva sin nada que ver con la anterior. Una vez asimilado el cabreo que pillé (que pillamos unos cuantos) y escritos los artículos esos de protesta que escribimos me paré a pensar en el tema. Primera conclusión obvia: no es lo mismo habitar que admirar. Lo primero es un acto transitivo. Cuando termina la vida de la familia, de un modo u otro, la casa muere. Admirarla es un acto discontinuo, tan discontinuo que la noticia no fue el derribo de la Casa Guzmán, sino encontrarnos con otra casa casi terminada en su lugar.

 

Acceder al Artículo AQUÍ

Autor:
Fundación Arquia
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts