¿QUIEN TEME A LAS BAJAS TEMERARIAS?

Mies burger _ bonsai arquitectos - fundacion arquia

Resulta estimulante escuchar las últimas entrevistas que Luis Fernández-Galiano ha hecho, dentro de la serie ‘Arquia/Maestros’ a Antonio Vázquez de Castro, Antonio Lamela o Federico Correa. Para mí, que sumo este año veinticinco años de ejercicio profesional, sus palabras evocan ecos de un tiempo lejano, asociado a sensaciones de la Escuela de Arquitectura… un tiempo donde la emoción de enfrentarse al proyecto arquitectónico estaba exenta de consideraciones como presupuesto, honorarios, o trámites ante administraciones de todo género y especie. Aspectos todos ellos necesarios y constitutivos del éxito del propio proyecto. La verdad es que hay cuestiones que forman parte del ADN fundamental de lo que podemos entender como ‘ser arquitecto’, que están ahí y nos permiten reconocernos como colectivo, y la verdad es que reconforta reencontrarse, a través de la experiencia de veteranos arquitectos, con esa visión de los temas fundamentales que nos unen en torno a los grandes invariantes de la Arquitectura.

 

Ahora bien, hay cuestiones importantes que reciben normalmente menor atención en los programas formativos de las Escuelas Técnicas, donde lo que cobran los arquitectos, la organización eficiente de los Estudios, la proyección digital de su imagen, o la relación con los clientes, se consideran cuestiones que deben venir dadas por la propia actividad, cuando son, realmente, perentorias para los jóvenes –y no tan jóvenes- arquitectos.

Cuando yo estudié, el factor ‘honorarios’ no era un tópico de interés. Por un lado, velado por esa connotación tabú que relegaba los temas asociados con tarifas, contratos, o responsabilidades profesionales a la categoría de secundarios. Y por otro lado, confiado a la tutela de los Colegios Profesionales y al Decreto de Tarifas –como garantes de unas reglas del juego que permitían a los arquitectos concentrarse en el ya de por sí complejo ejercicio libre de la profesión-.

 

Muchas cosas han pasado en estos veinticinco años. Nuestra reflexión al hilo de este tema, se debate entre la expectación y la desesperanza. Expectación ante el impulso que viene desde Europa, recogido primero desde Asemas, y más recientemente desde el Consejo Superior (1), para debatir con las administraciones unas tarifas reguladoras de la actividad profesional –en la línea de las HOAI alemanas o de las directrices que otros países europeos han establecido al respecto- defendiendo que una política de honorarios recomendables garantiza una mejor atención y calidad del servicio, y controla la competencia desleal. Desesperanza ante la constatación de que los propios profesionales, a pesar de estos esfuerzos, estamos minando la profesión con prácticas improcedentes. En Andalucía este año pasado hemos sido testigos de adjudicaciones con bajas temerarias -justificadas y admitidas por la Administración- de más del 50 y 60 % sobre los tipos de salida (que ya eran ajustados).

Y esto en un contexto donde las exigencias son cada vez mayores para los profesionales. Se nos viene encima la revolución BIM, y los retos de las Directivas sobre eficiencia energética, que exigen ya preparación e inversiones continuas y añaden capas de complejidad a los proyectos. La pregunta es: ¿hay sitio para la esperanza de un futuro digno para los arquitectos?

(1)_ Ver Boletín CSCAE nº 8/2015: Estudio comparativo de honorarios profesionales en Europa (pg 24-39)

(2)_ Foto: “¿Cuánto gana un arquitecto en…? Sueldo de un arquitecto por países” en Arquiparados 29/01/14 http://www.arquiparados.com/t471-cuanto-gana-un-arquitecto-en-sueldo-de-un-arquitecto-por-paises

 

Autor: Luis Llopis. Arquitecto.

Bonsai Arquitectos

28.02.17

Autor:
Bonsai Arquitectos
Luis Llopis. Arquitecto. ETSAM, 1992. @luisbonsai Tengo varios másteres y bla, bla. Me apasiona la arquitectura de Fallingwater, viajar tomando apuntes en mi cuaderno de dibujo, y desconectar sumergiéndome en el mundo submarino. / Eva Chacón. Arquitecta. ETSAG, 2006. @evabonsai Yo también tengo másteres, doctorado, etc. Soy curiosa por naturaleza, amante de la 'cocina' arquitectónica y la buena música. Si no me encuentras, búscame subida a alguna cubierta, árbol o montaña con buenas vistas. / Nos vemos en las redes y en www.bonsaiarquitectos.es
  • Mariajesús Tobío Ferreirós - 2 mayo, 2017, 10:49

    Buenos días Luis,
    al hilo de tu pregunta final, sobre si “¿hay sitio para la esperanza de un futuro digno para los arquitectos?” decirte que yo sólo sé que el futuro será una consecuencia de lo que nosotros hagamos en el presente. Por lo que pienso que sí hay sitio para un futuro digno para los profesionales de la arquitectura. Ahora bien, lo de “Digno” es algo que hay que pelear a diario, y desde luego con bajas del 50%-60% no veo cómo se puede llegar a conseguir.
    Te agradezco que hayas evocado a esas emociones de la Escuela, cuando se afrontaba un proyecto libre de preocupaciones tales como “presupuesto, honorarios, o trámites ante administraciones de todo género y especie” que tan determinantes resultan para su éxito. Porque efectivamente lo son. Y mucho.
    Dale las gracias a Eva por invitarme a leer este post. No suelo pasarme mucho por aquí.
    Así que si sirve para sumarme a la pregunta final que planteas, quisiera dejar aquí un post que he escrito en junio 2015, en un blog que no es el mío-propio.
    Y es que necesitaba remover conciencias y necesitaba decirlo. Lo puedes leer en http://blog.planreforma.com/por-que-arquitectos-cobran-lo-que-cobran/
    Muchas gracias por el post. Abrazo

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts