EL ARQUITECTO EGOICO

fundacion-arquia-blog-aquitectura-stepienybarno-arquitecto-egoico

Desde Stepienybarno

“Cada vez se pone más en evidencia la desconexión que tiene la arquitectura de la propia sociedad. Esta distancia, aparentemente insalvable, nos hace sentirnos incomprendidos.

A su vez, nuestro ego de arquitectos ha sido puesto en evidencia cuando han aparecido en escena nuestro star system o arquitectos con fular se han puesto  a hacer casas para famosos.

Sobre todo esto y mucho más va el post de hoy. ¿Te vienes con nosotros?

1_ MEA CULPA

Es un hecho que cuesta Dios y ayuda que aparezca un cliente que de verdad nos deje ofrecerle todo lo que podemos, desde nuestra posición de arquitectos. Normalmente, quien nos contrata se  empeña en que “proyectemos” maravillosas balaustradas, molduras y visillos. El promotor de turno sigue la misma línea con la excusa de que “eso es lo que quiere el cliente”. Así, rápidamente surgen las ganas de “educar  a la sociedad”, aunque luego tampoco se hace casi nada para conseguirlo.

Sin embargo, pocas veces se entona el mea culpa, se reconoce que hemos pasado en moto de hacer entender a la sociedad cuáles son nuestras fortalezas y por qué, realmente, somos útiles. A cambio, desde más de una poltrona se ha ofrecido la peor cara de nuestra profesión: un ego desbocado que sólo nos ha hecho daño.

Mientras escribimos estas líneas nos viene a la cabeza la anécdota que nos contaba un amigo aparejador que sufría los berridos y salidas de tono del arquitecto. Así que, aunque estaba acostumbrado a oír bastantes improperios, cuál fue su sorpresa cuando un día llegó a la obra y se encontró al arquitecto en cuestión dando martillazos a un revoco (relativamente mal ejecutado), mientras escupía toda clase de juramentos, hasta que se le acabaron las fuerzas.

En fin… que algunos arquitectos no han ayudado nada a que se nos vea como gente normal que resuelve problemas. Más bien todo lo contrario, por culpa de uno pocos se nos ve como una profesión de lo más egocéntrica y endogámica.

Y de reconocerlo, aceptarlo y ver cómo podemos cambiarlo creemos que depende, en buena medida, el futuro de la profesión. No podemos seguir creyéndonos los reyes de mambo, imponiendo nuestra sabiduría a todo el que se acerca a nosotros; más vale dejar de dar sermones y bajar a tierra las ideas. Es cierto que otras profesiones también tienen lo suyo, pero bueno… intentaremos hacer examen de conciencia y ver que podemos poner encima del tablero (…)”

 

 

Accede al artículo, AQUÍ

 

Autor:
Fundación Arquia
La Fundación Caja de Arquitectos se constituye como Fundación cultural privada el 23 de Mayo de 1990, con el objetivo de promover y fomentar fines de carácter cultural, social, asistencial, profesional y formativo en el campo de la arquitectura, la construcción, el diseño, el urbanismo y, en general, de todo aquello relacionado con la actividad de los arquitectos.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts