Últimos posts
Tema - Crítica de la arquitectura
Tema - Profesión

In the rear, with the gear

bienal-vencia-jose maria-echarte- fundacion-arquia

Resulta interesante, si de bienales hablamos, recordar sus títulos. Recuerden aquel “Less Aesthetics, More Ethics” de Fuksas –ah, la ironía-; el no menos significativo “El arquitecto como sismógrafo” que visto lo visto era un sismógrafo algo peculiar, o el inenarrable “Common Ground”, en el que el León de Oro se lo llevó una versión teatralizada de una favela vertical para europeos acomodados con ansias de cambiarlo todo, pero poco y sobre todo… lejos.

Conocido es mi análisis de la labor  de Alejandro Aravena, que sitúo entre el socialwashing y la continuación –por otros medios- del agotadísimo fenómeno del arquitecto heroico y estelar, pero esperaba al menos que tras la concesión del Pritzker, y con todo el músculo de la Bienal a su servicio, las bases de este “Informando desde el frente” produjeran al menos un distanciamiento de una realidad –aburrida- que ha convertido estos eventos (salvo honrosísimas excepciones, generalmente en los pabellones nacionales. El español a cuyos comisarios no cabe sino felicitar es un buen ejemplo) en una fiesta para círculos de poder anclados en el pasado.

Sin embargo, la conferencia de presentación ya dejaba muy claro lo poco que podíamos esperar. Podría, pues, parecer casual que, en una profesión en cuyas escuelas la presencia de mujeres es a día de hoy mayoritaria, el supuesto “frente” (con lo que tiene la expresión de revolucionaria) estuviera representado oficialmente por un panel de hombres, millonarios burgueses muchos de ellos, blancos todos, vestidos mayoritariamente de blanco (el nuevo negro) y la mayoría de una edad más que provecta. Congratulations, you have an all male panel. An all male, all White, all mostly in White panel.

El frente, que cosas, se parece mucho a la retaguardia con el envoltorio –esta vez- de lo revolucionario. Las casualidades no existen.

Por tanto, cabe preguntarse…   ¿Ha llegado Foster al frente en un Jet privado? ¿Las compañías petroleras… son el frente? ¿No hay mujeres en el frente? ¿Jóvenes? ¿Teóricos? ¿Críticos? ¿Arquitectos que hagan cosas diferentes? ¿Vive Rem Koolhaas en el frente? ¿O el frente se mueve a dónde está Rem Koolhaas porque Rem Koolhaas tiene que estar en el frente?

Hay algo muy peligroso en confundir este frente (gastado) con el auténtico frente (activo y generoso. De nuevo: mucho de lo expuesto en el pabellón español, por ejemplo): La posibilidad de creer que esta visión parcial de ciertos hechos nos sitúa en una vanguardia que, a fuerza de moverse para controlar la narrativa disciplinar, no mira hacia delante sino al lugar de donde viene.

En “Band of Brothers”, la fantástica serie de televisión sobre la compañía Easy a partir del día D, el personaje de Lewis “Nix” Nixon –interpretado por Ron Livingston- define su actividad principal como “In the rear, with the gear” [En la retaguardia con la impedimenta].

Nix es –a lo largo de casi toda la serie- un atisbo de practicidad, un conseguidor con una inusitada capacidad para adaptar una situación pavorosa a sus intereses… salvo en un episodio en el que los horrores que le rodean y que ha intentado evitar parecen alcanzarle. El título del episodio es “Why we fight?”. ¿Por qué luchamos?

Una pregunta que Nix no esperaba –quizá no quería- hacerse.

Una pregunta que llevamos –como disciplina- postergando demasiado.

Autor:
José Maria Echarte Ramos (Almería, 1973) es Arquitecto por la ETSAM (2000) y como tal ha trabajado en su propio estudio en concursos nacionales e internacionales, en obras publicas y en la administración. Desde 2008 es coeditor junto a María Granados y Juan Pablo Yakubiuk de n+1 Blog de Arquitectura y Crítica.

Deja un comentario

Tu correo no se va a publicar.

*

Últimos posts